Mundo Obrero Estado Español

JUVENTUD PRECARIA

1 de cada 5 jóvenes con trabajo en riesgo de pobreza

Desde 2011 esta tasa aumentó en un 6% en jóvenes de 18 a 25 años, a lo que hay que sumarle el 48% de paro juvenil y la juventud sin papeles ultraprecaria que no recogen las estadísticas.

Lunes 30 de julio de 2018 | 18:02

Nuevas estadísticas de Eurostat muestran un preocupante aumento de la pobreza entre jóvenes asalariados, ligándolo además al aumento de la dificultad para emanciparse, que lleva al 92,4% de los jóvenes entre 18 y 24 años a vivir en el hogar familiar y al 40% de los que tienen entre 25 y 34 años.

Todo esto sucede mientras los bancos rescatados durante la crisis siguen desahuciando y tienen en su poder una gran parte de las viviendas vacías. Ha quedado claro que la “recuperación” económica de la que habla el gobierno se ha hecho a costa del sudor del conjunto de la clase trabajadora y los pueblos del Estado español. Una década de recortes sociales, bajada de salarios y poder adquisitivo, millones condenados a la pobreza, al paro y la emigración, sólo está sirviendo para volver a enriquecer a especuladores y empresarios.

Así mismo, los últimos datos de la Encuesta de Estructura Salarial recogen un panorama desolador para la juventud trabajadora, en base a los datos recogidos en 2017. En 10 años de crisis han expulsado a 300.000 jóvenes de sus estudios por no poder pagarlos, la ocupación ha caído de 4,9 a 2,5 millones en la mitad más joven de la población activa y se ha establecido la brecha salarial por edad más profunda de toda la OCDE.

Entre 2011 y 2015 el salario medio para la juventud baja de 11.954€ a 11.039€ al año si se miden los salarios brutos, a los que habría que descontarles las cotizaciones, en torno a 690€, el IRPF y las elevadísimas tasas que cada vez más trabajadores precarios pagan por ser falsos autónomos.

En 2017 sólo un 4,25% de los contratos firmados sería indefinido y a jornada completa, pero la cifra bajaría si tenemos en cuenta que esta encuesta no cuenta como trabajadores a los jóvenes que han estado de alta menos de dos meses, a los que trabajan en el sector primario, perciben salario en especie y el empleo doméstico.

Esta estadística que deja fuera en torno a los inmigrantes que viven en el Estado Español, quienes están sobrerrepresentados al máximo en sectores ultraprecarios, desde la venta ambulante en las calles, perseguida por la policía, hasta los trabajos semiclandestinos en agricultura y talleres por sueldos de dos euros la hora en condiciones infrahumanas. Tampoco aparecerán en estos datos los 2,5 millones de personas que han emigrado en busca de trabajo fuera del Estado Español en una década de crisis capitalista.

Según otro estudio, de la Fundación Reina Sofía de 2016, el 47,4% de los jóvenes entrevistados consideran que estarán en peores condiciones de empleo que la que tuvieron sus padres. Y esta perspectiva llega al 57% entre los jóvenes de clase media baja y baja.

Son los efectos de diez años de crisis de un sistema que ha sometido la mayor parte de nuestra vida consciente al temor y la incertidumbre, donde se da por asumido que vamos a vivir peor que nuestros padres y el interrogante ahora es si lo haremos peor que nuestros abuelos. ¿Es qué no ha quedado suficientemente claro que el capitalismo no tiene nada que ofrecernos a las y los jóvenes de todo el mundo?

No se trata de enfrentar, mediante la competencia, a unos trabajadores más precarios con otros supuestamente “privilegiados”, sino de enfrentar al sistema capitalista. Es necesario que peleemos codo con codo por las reivindicaciones de todos los sectores de la clase trabajadora nativa e inmigrante, para acabar con la división de nuestras filas que nos ha impuesto la ofensiva neoliberal en las últimas décadas.

Tenemos que luchar contra la precariedad laboral, por acabar con el paro repartiendo el trabajo sin reducir el salario y por hacerles pagar la crisis a los capitalistas. La organización capitalista del trabajo nos impone que compitamos entre nosotros para aceptar cada vez peores condiciones. A la vez, mientras los que trabajan realizan largas jornadas, millones se quedan en el paro. Por eso, es necesario un programa realmente anticapitalista, que se proponga avanzar sobre la propiedad de los grandes capitalistas podremos conseguir un trabajo en buenas condiciones para todos.

Es nuestra respuesta contra un régimen y un sistema que nos quiere condenar a ser la generación perdida. A no poder ni estudiar ni trabajar, por las tasas de escándalo, el desmantelamiento de la enseñanza pública y el paro y precariedad al que nos abocan al acabar los estudios. Y por si esto fuera poco, ahora nos quieren así hasta los 70 años o más, mientras a nuestros mayores les están condenando ya en vida a pensiones de miseria.

A la vez, queremos pelear junto a la clase trabajadora. Con las mujeres precarias que comienzan a organizarse y ser ejemplos de dignidad obrera, como Las Kellys, con quienes marchamos el 8M. Con la juventud precaria que dice basta y se planta, como las auxiliares y repartidores de Telepizza o Deliveroo. Con los trabajadores ultraexplotados de Amazón, que hacen huelgas contra el hombre más rico del mundo. Con los y las pensionistas, esos jóvenes del 68 que están dando un ejemplo a la juventud del 2018: es la hora de decir basta y recuperar las calles para imponer nuestras reivindicaciones.

Es la hora derribar este sistema y su régimen y levantar una sociedad nueva de sus cenizas, en favor de la clase trabajadora, las mujeres, los migrantes, la juventud y las mayorías sociales.






Temas relacionados

Juventud    /   Mundo Obrero Estado Español   /   Juventud Trabajadora   /   Juventud precarizada

Comentarios

DEJAR COMENTARIO