Cultura

MÚSICA // OPINIÓN

A 15 años de “Chop Suey”: un grito al suicidio

Este mes se cumplieron 15 años del lanzamiento de la canción “Chop Suey”, de System of a down, su sentido, las diferentes versiones y su impacto.

Martes 16 de agosto de 2016 | 19:00

En 1998 la banda armenia ya nos había sacudido con su primer álbum homónimo. Para ese entonces no se sabía si System Of A Down (SOAD) nos sorprendería con algo más, hasta que un 13 de agosto de 2001 salió “Chop Suey” como adelanto del álbum Toxicity. Este álbum fue anunciado como una fuerte crítica hacia los Estados Unidos, y como lo vivieron ellos, ya que estaban instalados en California, pero esta canción estaba descontextualizada del resto del álbum.

Jet Piolet y X tratan de los bombardeos propinados por los estadounidenses a diferentes países y de los que sufrieron los armenios, por otro lado ATWA (air, tres, wáter, animales and al the way alive) y Science, hablan de la concientización ecológica y del calentamiento global. “Chop Suey”, comienza un “Wake up (wake up)”, y sugiere, como la persona en cuestión, cubre las cicatrices de su intento de suicidio.

Esta canción fue escrita por Shavo, el bajista de la banda, y en un principio se llamaría “Suicidal”, pero luego cambiaron al nombre, al considerarlo muy fuerte. Él se crió con su abuela, la cual falleció durante su adolescencia. Se adjudica, que esta fue la fuente de inspiración de la letra de la canción, y los intentos de suicidio de Shavo, luego de este hecho.

En la historia del rock, no es la primera vez que se alude al suicidio. “Bohemian Rhapsody” refiere a esta situación y, en su parte neurálgica, rumbo a la coda, dice:
“Así que crees que puedes pararme /y escupirme en los ojos /Así que crees que puedes amarme y dejarme morir /Oh, cariño, no puedes hacerme esto, cariño /Sal de aquí, sal fuera de aquí /Nada importa en realidad /Cualquiera lo puede ver /Nada importa en realidad /Nada importa en realidad para mí /Allá donde el viento sople”.

En la misma parte en “Chop Suey” dice: Padre en tus manos, yo encomiendo mi espíritu / ¿Padre en tus manos, por qué me has desamparado? /En tus ojos, me desamparaste /En tus pensamientos, me desamparaste /En tu corazón, me desamparaste /Oh, confía en mí, suicidio hipócrita /Yo lloro cuando los ángeles merecen morir /En mi hipócrita suicidio, /Yo lloro cuando los ángeles merecen morir”.

En ambos está la búsqueda de una explicación divina, que no encuentran, y no pueden dar explicación a esta situación.

Después de 15 años, SOAD sigue en pie, después de muchas idas y vueltas, esta canción sigue siendo una de sus mejores canciones. Larga vida a ellos.






Temas relacionados

Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO