Mundo Obrero Estado Español

ARAGÓN

Adiós a Antonio Aramayona: Un luchador incansable

El pasado martes murió en Zaragoza, Antonio Aramayona, uno de los mayores activistas aragoneses en defensa de la educación pública. Un “perroflauta motorizado” como el mismo se definía.

Jorge Calderón

Historiador y Profesor de Secundaria, Zaragoza

Miércoles 6 de julio de 2016 | 16:12

Era profesor de Filosofía, cofundador de la asociación aragonesa Movimiento hacia un Estado Laico, miembro de la asociación Derecho a Morir Dignamente y miembro de la Marea Verde, entre otros colectivos.

A pesar de toda una vida dedicada al activismo político, su gran acción y por la que siempre será recordado, se desarrolló durante el último gobierno del PP en Aragón.

Desde junio de 2013 y durante casi un año, durante unas horas cada día, estuvo protestando en el portal del domicilio de Dolores Serrat, la consejera de Educación del PP. Este se encuentra ubicado en una de las calles más céntricas de la ciudad (la calle Alfonso). Su protesta era absolutamente pacífica. Solo se ponía en el portal, con unas pancartas en defensa de la escuela pública y contra los recortes.

Sin embargo, su sola presencia era un ejemplo de dignidad, de ejemplo de lucha contra los recortes, y en defensa de la educación pública. Eran numerosas las personas que diariamente se acercaban y le acompañaban dándole ánimos para seguir adelante.

Como decimos, su solo presencia era incómoda para la consejera que más ha recortado y degradado la educación pública en Aragón. Por ello, mando a sus “perros de presa” (la policía) para que lo quitaran de ahí. Ante la negativa continuada de Antonio, decidió llevarlo a juicio. El fiscal pidió 20 días de multa -160 euros- por dos faltas de desobediencia. Finalmente el juez rechazo la imputación de desobediencia al entender que no ha sido acreditado que el denunciado alterara el orden, ni la seguridad jurídica, ni la convivencia, sino que al contrario tuvo un comportamiento correcto, educado y cordial.

Tras su absolución volvió a su lugar habitual de protesta, y a pesar de sus limitaciones físicas, al tener que desplazarse en una silla de ruedas, no dejo nunca de luchar. Además escribía numerosos artículos en su blog de internet.

Emotiva carta de despedida
Si ejemplar fue su vida, no lo ha sido menos su muerte. Ha decidido irse, dejar de vivir cuando y como él ha querido. En una emotiva carta de despedida publicada en su blog, lo explica con frases como estas:

“Cuando estés leyendo estas líneas, ya habré muerto. He decidido finalizar mi vida, ejercer mi derecho inalienable a disponer libre y responsablemente de mi propia vida”.

“Te preguntarás por qué, a qué viene esta decisión tan inusitada. De hecho, no soy un enfermo terminal, no me han detectado una enfermedad grave e incurable. Tampoco estoy deprimido. Simplemente, ha llegado mi momento de morir. Es el momento justo de morir. Ni demasiado pronto. Ni demasiado tarde”.

“Si acabo con mi vida, si acabo, solo es, pues, por amor a la vida. Y si alguna vez hubiera ayudado a alguien a morir bien, habría sido un inequívoco acto de amor, el último acto de cariño y amor que puede darle. Te lo repito, se puede dejar libre y responsablemente la vida sin tristeza, sin temor, solo con quietud y por amor a la vida”.

Un ejemplo para todos

Con estas breves líneas, solo quiero decirte adiós y gracias. ¡Gracias!, por una vida dedicada a la lucha, al activismo político, a la defensa de una educación pública de calidad, y a una muerte digna para todos.

Tu a pesar de que la vida no te lo ha puesto fácil, poniéndote barreras difíciles de superar, te has repuesto a todo y has sabido seguir adelante sin descanso. Has luchado contra todo y contra todos, siendo un gran ejemplo.

¡Adiós compañero! Tu recuerdo y tu imagen, seguirán siendo una referencia a seguir para todos los que seguimos luchando por una educación pública de calidad para los hijos e hijas de la clase trabajadora.






Temas relacionados

Educación pública   /   Mundo Obrero Estado Español   /   Aragon

Comentarios

DEJAR COMENTARIO