Mundo Obrero Estado Español

OPINIÓN

Amazon hiperventila con su modelo fraudulento

Inspección de Trabajo obliga a Amazon a dar de alta a 3.000 falsos autónomos. El gigante liderador por Jeff Bezos, el capitalista mas rico del mundo, tendrá que pagar unos seis millones de euros por cotizaciones impagadas.

Viernes 16 de octubre | 14:37

Esta semana Amazon celebraba los días más importantes del año en relación a ofertas y potenciales ventas, el famoso Prime day, mientras se conocía una sentencia que cuestiona su estrategia de entregas a domicilio basadas en un modelo fraudulento de precariedad laboral.

Este 14 de octubre los números en millones en pedidos se han dado de bruces con un varapalo al moderno modelo de explotación que se está imponiendo dentro de la mal llamada economía colaborativa. Amazon hiperventila en su día fetiche para asomar por entre las costuras las heridas en su columna vertebral, los conductores de reparto.

Una denuncia de Inspección de trabajo y UGT ha logrado que la justicia reconozca como falsos autónomos a 3000 conductores de Amazon, que en condiciones de precariedad se hacen cargo de un servicio delegado en sus riesgos amparados en ninguna garantía laboral. Así se pone en cuestión una pequeña parte del actual sistema de precarización al que son sometidos trabajadores jóvenes y mayores con menos recursos a nivel social, inmigrantes, haciendo que sean dados de alta en el régimen de seguridad social y admitidos como empleados dependientes.

Te puede interesar: Amazon Flex, la lógica insaciable de la explotación capitalista

Este reconocimiento deja al descubierto los escrúpulos de compañías multinacionales, presentadas por muchos como “ejemplares” a nivel de referencia empresarial, que desarrollan estructuras de explotación laboral que penetran profunda y destructivamente a nivel social, justificadas por vacíos legales y alimentadas por el actual sistema ultraliberal afianzado mundialmente (y asumido como la única modernidad posible abrazada al deseo de consumo insaciable).

A día de hoy Amazon, en un contexto de pandemia mundial, se ha encaramado en lo más alto a nivel de beneficios, reptando y despreciando a codazos el derecho laboral como premisa, contra sus conductores de reparto y sus plantillas en los almacenes. Porque ese es el secreto del éxito de Jeff Bezos: la hiperexplotación de decenas de miles de trabajadores y trabajadoras en todo el mundo con la que sacia su sed de ganancias.

Te puede interesar: Jeff Bezos aumenta su fortuna en 13.000 millones de dólares en un solo día

Con la sentencia que impone a Amazon que regularice la situación de 3000 conductores de reparto, esta semana el marketing con sonrisa de las cifras récord tras su Prime Day ha resonado con un pequeño portazo de justicia social. Pero con ello no alcanza.

La batalla es larga, pero es inapelable que la lucha por nuestros derechos, y más hoy en día en que la precarización se impone como el modelo laboral por excelencia, sólo puede articularse con justicia desde un concepto universal de clase.






Temas relacionados

Inspección de Trabajo   /   Jeff Bezos   /   Mundo Obrero Estado Español   /   Precariedad laboral   /   Amazon   /   Fraude laboral

Comentarios

DEJAR COMENTARIO