Sociedad

DÍA INTERNACIONAL CONTRA EL USO DE AGROTÓXICOS

Bhopal: a 32 años del peor desastre industrial de la historia

Pasó en India, cuando una fábrica de pesticidas arrojó toneladas de gas tóxico al aire, dejando medio millón de afectados. Es considerado como el peor desastre ambiental de la historia. A partir de esto se fijó el 3 de diciembre como el Día Internacional del no uso de plaguicidas.

Ramiro Thomás

@ramiro_thm

Sábado 3 de diciembre de 2016 | Edición del día

Las horas que comprendieron la noche del 2 de diciembre y la madrugada del 3, del año 1984 quedaron grabadas a fuego en los sobrevivientes de este desastre causado por la empresa multinacional Union Carbide, accionista mayoritario en ese momento de la fábrica de pesticidas alojada en las inmediaciones de Bhopal, capital del estado hindú Madhya Pradesh.

Esta fábrica tuvo un escape de 30 toneladas de isocianato de metilo (MIC) a la atmósfera, un gas altamente tóxico y más denso que el aire, lo que provocó que se desplazara al ras del suelo, dejando miles de personas muertas a su paso.

Algunos sobrevivientes relatan lo que sintieron en esas horas de terror. La mayor parte de los habitantes estaban durmiendo, como es lógico en horas de la madrugada. Todos los afectados coinciden en que el primer efecto fue una gran picazón en los ojos, seguido de mucha tos. Nadie podía adivinar qué es lo que estaba sucediendo. Se produjeron literales estampidas de gente desesperada, quienes caían muertos instantáneamente por asfixia.

El peor diagnostico se hacía realidad: la fábrica de pesticidas había tenido fallas técnicas derivadas de falta de mantenimiento por reducción de dinero para aminorar los costos.

Los números son verdaderamente aterradores: fueron más de 25 mil las víctimas fatales, muchos de ellos pereciendo instantáneamente. Otros murieron días después, a causa de los terribles efectos que el gas tóxico produjo en sus sistemas respiratorios y nerviosos.

Mas de 500 mil personas (en una ciudad de 800 mil habitantes en ese año) fueron afectadas que no llegaron a morir, pero que quedaron con graves secuelas respiratorias, problemas del corazón, problemas en el sistema nervioso, e incluso mutilaciones.

Aún hoy sufren las consecuencias de este desastre: las aguas subterráneas, así como el suelo en las inmediaciones de la fábrica, ahora abandonada, están contaminadas. Siguen naciendo bebés con problemas nerviosos de gravedad, derivados del consumo de agua contaminada por parte de sus padres.

Los pobladores, 32 años después siguen pidiendo justicia. Entre sus reclamos figuran las indemnizaciones a las víctimas que sobrevivieron, y a quienes perdieron algún familiar, descontaminación del agua y suelo entre otras. Lo cierto es que nunca, en estas más de 3 décadas, nadie hizo nada por estas personas.

Union Carbide tenía su sede central en EE.UU, pero el desastre no ocurrió allí, sino en India, uno de los países más pobres del mundo. Los incentivos de la empresa por construir su planta de pesticidas en ese lugar fueron, entre otros, el bajo costo en mano de obra y la poquísima legislación y controles que en otros países exigen a rajatabla.

Actualmente en nuestro país hay varias fábricas de pesticidas, y no están eximidas de problemas ambientales. Afortunadamente no tuvimos accidentes de tal magnitud, aunque si hubo fallas en algunas de estas fábricas, como la de Atanor, cuando el pasado 20 de Noviembre se incendió su planta en San Nicolás, y meses antes una de sus plantas fue clausurada por derramar residuos tóxicos al río Paraná.

Dow Chemical, hoy fusionada con Du Pont, compró Union Carbide 17 años luego del desastre, pero al parecer solo compraron las acciones de la empresa, ignorando las peticiones de las familias afectadas.






Comentarios

DEJAR COMENTARIO