Internacional

BRASIL

Bolsonaro canceló por decreto la identificación de víctimas de la última dictadura

Los trabajos se habían iniciado en 2014 y analizaban restos extraídos de fosas comunes del cementerio de Perus, ciudad de San Pablo.

Lunes 22 de abril | 16:41

Mediante un decreto el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, canceló los trabajos de equipos forenses dedicados a identificar restos de personas desaparecidas durante la última dictadura militar en ese país.

El decreto 9759 dio de baja el trabajo del Grupo de Trabajo Perus, que llevaba adelante un colectivo de antropólogos forenses que desde 2014 revisaban y analizaban 1047 cajas con restos óseos extraídos de fosas comunes del cementerio de Perus, ciudad de San Pablo. Todos fueron enterrados como ”NN”.

Cuando fue diputado Bolsonaro se manifestó en contra de los trabajos de identificación forense (“quienes buscan huesos son los perros”, había declarado entonces). La “admiración” por la dictadura militar que profesa el ultraderechista presidente de Brasil llevó a darle libertad al Ministerio de Defensa para que se realicen las "conmemoraciones debidas" del golpe militar impuso una dictadura en ese país.

Te puede interesar: Repudiamos la celebración del golpe por Bolsonaro: juicio y castigo a los responsables cívico militares

Otra muestra de la reivindicación, de Bolsonaro, de la dictadura militar se dio durante la votación del impeachment contra Dilma Rousseff, que como parte del golpe institucional destituyó a la expresidenta, cuando el entonces diputado dedicó su voto al coronel Carlos Alberto Brilhante Ustra, uno de los jefes del aparato represivo de la dictadura y reconocido por la exmandataría como responsable directo de las torturas que ella vivió.

Las comisiones que canceló Bolsonaro habían comenzado a funcionar por orden de la justicia federal y del Ministerio Público en el año 2014.

La Comisión por la Verdad denunció en 2012 que hubo más de 300 represores responsables de los crímenes de lesa humanidad cometidos en el marco de la última dictadura militar en Brasil, que tuvo lugar entre 1964 y 1985. Según documentos estadounidenses desclasificados el año pasado revelaron que la eliminación de disidentes se decidía en el palacio presidencial. Las víctimas se cuentan de a miles: unos 10 mil torturados y más de 8 mil asesinados.






Temas relacionados

Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO