Política Estado Español

ECONOMÍA

Bruselas, el déficit y los límites del doble discurso progresista del Gobierno

Moncloa ha negociado un nuevo marco de cumplimiento del déficit. El ejecutivo de Sánchez busca una rebaja de alrededor de 3.000 millones de euros en los recortes exigidos. Bruselas da un golpe de "realismo" al doble discurso económico del gobierno.

Miércoles 22 de enero | 17:09

Foto: EFE

Aún a falta de cifras oficiales, el ejecutivo de Pedro Sánchez busca renegociar las cantidades y el calendario de los objetivos de déficit con Bruselas acordados con el último gobierno de Mariano Rajoy.

Según las primeras aproximaciones, el nuevo acuerdo que intenta establecerse situaría en 2022 la nueva fecha para conseguir el objetivo de déficit. Para ello se espera que durante este año Bruselas acceda a rebajar en 2,5 puntos los recortes exigidos, es decir, en torno a los 3.000 millones de euros.

Este acuerdo permitiría rebajar los ajustes demandados desde Bruselas hasta el 0,4% del PIB del Estado español frente al 0,65% exigido en el anterior acuerdo con el gobierno del Partido Popular. Este acuerdo rebajaría los recortes desde los 7.800 millones solicitados a sólo 4.800 millones.

Desde Moncloa son conscientes que las promesas económicas en campaña electoral fueron una fuente importante de votos, y que a su vez, pueden ser un arma que se vuelva en contra si no se cumplen. Este nuevo acuerdo pretende coger algo de oxígeno. Nada más lejos de pretender echarle un pulso a la Comisión europea.

Así lo ha señalado Nadia Calviño en declaraciones a los medios en el marco del Foro Económico de Davos (Suiza), al asegura que existe un total alineamiento con Bruselas para conseguir los objetivos de déficit, apoyados en las reformas y en la responsabilidad fiscal.

El doble discurso progresista del gobierno de coalición (y sus promesas electorales) quedan al desnudo frente a la exigencia fiscal de Bruselas.

De todos modos, los organismos europeos no aprobarán esta reestructuración del déficit sin conocer los presupuestos. Las cuentas generales del Gobierno se esperan aprobadas para verano, y es para entonces cuando Bruselas estará en disposición de asumir un nuevo acuerdo con Madrid.

Otro de los aspectos que ponen como condición desde Bruselas es el mantenimiento de las reformas laborales de Zapatero y de Rajoy. Tanto el comisario del euro, Valdis Dombrovskis, como el de Economía, Paolo Gentiloni, plantearán a Sánchez que para obtener esa flexibilidad presupuestaria la reforma debe mantenerse.

"A España no le queda ya mucho margen para retrasar los ajustes", señalan desde la sede comunitaria. Mucho menos con la rebaja pronosticada en el crecimiento del PIB español por parte del FMI en 1,6% puntos.

Pactos con la patronal

El doble discurso progresista del gobierno no sólo muestra sus límites en la negociación con la CE, sino también en el terreno doméstico, donde el aumento del salario mínimo anunciado por la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, se ha hecho en pleno acuerdo con la patronal y la burocracia sindical.

Te puede interesar: Comenzaron las rebajas: el aumento del SMI por debajo del acuerdo firmado entre el PSOE y UP

Ni derogación de la reforma laboral, ni aumento de salario acorde a las necesidades de la clase trabajadora y los sectores populares tras una década de pérdida de poder adquisitivo. Como hemos dicho, doble discurso... pero con muchos límites.






Temas relacionados

Gobierno de coalición PSOE-UP   /   Política Estado Español   /   Déficit    /   Reforma laboral   /   PSOE

Comentarios

DEJAR COMENTARIO