Internacional

Coronavirus en India

Brutal ataque a los derechos laborales en India

En muchos países, la pandemia de coronavirus es utilizada por empresarios y gobiernos para restringir los derechos democráticos y laborales. En la India, millones de trabajadores fueron arrojados a las calles al comienzo de la pandemia, y ahora ven reducidos sus derechos laborales.

Martes 28 de julio | 17:41

Millones de trabajadores arrojados brutalmente a las calles

El 22 de marzo de 2020, el Primer Ministro indio apareció en televisión y, con su conocido estilo sensacionalista, anunció un bloqueo total en todo el país debido al Covid-19. Todo el transporte público, incluído el transporte ferroviario y de autobuses, se suspendió en el lapso de solo cuatro horas: esto dejó a los más de 40 millones de trabajadores migrantes de varias aldeas y de las regiones más remotas de la India, que trabajan en grandes ciudades como Delhi, con pocas posibilidades de regresar a sus hogares.

Sin trabajo, sin comida y sin dinero, millones de estos trabajadores esperaron una ayuda que nunca llegó, así que comenzaron a marchar hacia sus aldeas, cargando todo lo que pudieron en sus espaldas. Mientras la clase alta estaba ocupada publicando memes sobre Covid-19 en Facebook y Twitter confinados en sus casa para protegerse del virus, de norte a sur de una de las áreas geográficas más grandes del mundo, las calles y autopistas nacionales estaban llenas de trabajadores que regresaban caminando a sus hogares. Desde entonces, hemos visto cientos de imágenes de trabajadores migrantes de grandes ciudades industriales como Delhi, Mumbai, Bangalore y Calcuta que regresan a sus aldeas en India durante la epidemia.

Ha habido muchas imágenes de estos trabajadores migrantes del interior del país que marchaban a pie en ausencia de transporte, trabajo y dinero; de niños de 8 años caminando descalzos para cubrir grandes partes de la distancia de 1.800 kilómetros; una madre arrastrando a un niño dormido y exhausto sobre las ruedas de su valija durante cientos de millas a través de las rutas. Mientras algunos viajaban en rickshaws (vehículo ligero de tres ruedas mecanizado o a tracción humana, muy popular en Asia) con una familia completa de cinco personas sentadas en ellos durante millas, otros en los techos de los camiones sin seguridad, sin comida ni agua potable, sobreviviendo con unas galletas y las últimas rupias (moneda india) de su salario, que no recibieron los últimos dos meses. La BBC anunció que veinticuatro personas habían muerto durante ese viaje interminable.

Brutales ataques a los derechos de los trabajadores

Después de meses de viaje, los que sobrevivieron al hambre, la pandemia, los accidentes de tránsito y simplemente la caminata de 1.800 km, finalmente llegaron a casa. Al escuchar las noticias, descubrieron que todas las leyes laborales que los protegían habían sido suspendidas.

El 8 de mayo de 2020, mientras muchos trabajadores migrantes todavía estaban en el camino, Adityanath Yogi, el primer ministro de Uttar Pradesh, uno de los estados más grandes del norte de India, adoptó, durante una reunión especial del gabinete, una ordenanza titulada "Orden de exención temporal de ciertas leyes laborales en Uttar Pradesh, 2020". Con este texto, Yogi, que encabeza el partido político de extrema derecha Bharatiya Janata Party (BJP), y conocido por sus discursos discordantes, suspende las leyes laborales esenciales en la industria por un período de tres años. Las leyes sobre horas máximas de trabajo, la ley sobre sindicatos, la ley sobre empleo industrial, la ley sobre disputas industriales y la ley de fábricas se levantaron para promover a las empresas a establecerse en Uttar Pradesh "para estimular la economía". En una sola ordenanza, Yogi elimina las principales disposiciones de la legislación laboral, empujando a los trabajadores a la esclavitud. En el estado de Gujarat, su homólogo Vijay Rupani tomó las mismas medidas.

La ironía de la situación es que el año pasado se aprobaron proyectos de ley y peticiones en varios estados gobernados por la "izquierda", como Kerala, para oponerse a la Ley de Cambio de Ciudadanía que discrimina a los musulmanes indios, que etiquetaba como inconstitucionales porque el gobierno estatal no puede regular la autoridad del gobierno central. Sin embargo, hoy la suspensión de las leyes laborales por parte del gobierno de Uttar Pradesh, en contra de la directiva central, no se ha considerado inconstitucional como muchos abogados indios, incluidos los ex presidentes de la La Corte Suprema de la India, ha llamado el uso de la sección 213 por el Gobernador de Uttar Pradesh para aprobar esta ordenanza como inconstitucional.

Estos cambios afectarán particularmente a las mujeres, ya que se han suspendido las leyes clave a favor de las trabajadoras, como la Ley de prestaciones de maternidad y la Ley de igualdad de remuneración. Desde el comienzo de la pandemia, la mayor parte del trabajo de cuidados ha recaído aún más en las mujeres. La eliminación de estas leyes también eximirá a las fábricas e industrias de la obligación de establecer centros de cuidado infantil para mujeres trabajadoras.

La suspensión de las leyes laborales en Uttar Pradesh y el estado de Gujarat, dos estados gobernados por la extrema derecha del BJP, es la más importante en la eliminación de todas las leyes de protección laboral. Pero los gobiernos de otros estados también han seguido su ejemplo. En el estado de Madhya Pradesh, se ha hecho posible contratar y despedir empleados en cualquier momento, sin cumplir ningún contrato. Además, se eliminaron todas las inspecciones de fábrica, lo que hace imposible verificar si se tuvo en cuenta la salud y la seguridad e higiene de los trabajadores durante el período del Covid-19. El estado de Punjab, liderado por el Congreso, eliminó el salario mínimo para los trabajadores altamente calificados.

La esclavitud moderna india

Los 250 años de lucha contra el colonialismo han sido una lucha contidiana. Esta lucha fue esencialmente de los trabajadores contra la esclavitud de las plantaciones y contra el trabajo en condiciones de servidumbre. Se han sacrificado miles de vidas por la conquista de los derechos laborales actuales. Sin embargo, el Covid-19 se ha utilizado para crear una excepción general en nombre de la "reforma de la legislación laboral". En un solo gesto, los estados de Uttar Pradesh, Maharashtra, Punjab, Rajasthan y otros estados de la India han anulado muchas leyes laborales clave al aprobar ordenanzas inconstitucionales. Esto incluye aumentar el número de horas de trabajo de 8 a 12 horas, y en algunos casos a 18 horas por día. Irónicamente anunciado "de forma voluntaria", como si los trabajadores tuvieran una opción, con un "descanso de una hora" cada seis horas. Si bien la mayoría de los medios indios han aplaudido esta reforma, que se presentó como a favor de los derechos de los trabajadores, la mayoría de los trabajadores aún no son conscientes de las consecuencias de la eliminación de estos derechos.

El 22 de mayo de 2020, tres meses después del anuncio del "cierre" vinculado a Covid-19, diez sindicatos convocaron protestas en todo el país y llevaron el caso a la Organización Internacional del Trabajo (OIT) .

India ha sido miembro de la OIT desde el 28 de julio de 1919, antes de su independencia, y ha firmado muchos convenios de la OIT. Sin embargo, algunas de las ordenanzas adoptadas en los últimos meses están en violación directa del artículo 23 de la OIT. Después de que la organización emitió una advertencia al gobierno de la India señalando estos cambios, este emitió una directiva a los gobiernos estatales interesados, ​​sugiriendo que las secciones de estas ordenanzas que entran en conflicto con los convenios de la OIT no se promulguen. Pero en realidad, estas sugerencias no protegen a los trabajadores: son sólo un ajuste marginal para lograr el cumplimiento mínimo de las normas de la organización.

Muy a menudo, para los trabajadores indios, la ley no es sinónimo de justicia. Los casos permanecen ante los tribunales durante varios años, después de los cuales el trabajador ya no tiene la fuerza para luchar, lo que disuade aún más las quejas por las injusticias. Sólo se puede imaginar un retorno a la esclavitud en estas condiciones donde las leyes laborales en sí mismas se debilitan y se eliminan descaradamente en nombre de las reformas. Sin embargo, la legislación laboral no es la única en cuestión. A medida que las ordenanzas aprobadas por el Parlamento se convierten en una nueva forma de hacer negocios y se deja de lado la democracia, el 21 de julio de 2020, comenzaron las protestas de los agricultores contra la Ordenanza de Comercio y Comercio de Productos Básicos 2020. (Promoción y Facilitación), el Acuerdo 2020 sobre Garantía de Precios y Servicios Agrícolas (Empoderamiento y Protección del Agricultor) y la Ordenanza 2020 (Modificación) de Productos Básicos.

Los agricultores protestaron contra la reducción de los mercados que terminarán con el precio mínimo de base. A principios de esta semana, vimos imágenes de los cultivos de los agricultores que estaban siendo aplastados y la violencia policial contra los agricultores en el estado de Uttar Pradesh, que estaban tratando de desalojarlos de sus tierras de cultivo. A medida que la lucha continúa, las posibilidades de responder en los países se vuelven cada vez más limitadas. En todo el mundo, los empresarios y los gobiernos están aumentando los ataques contra los derechos de los trabajadores y los derechos democráticos con el pretexto de la crisis económica y sanitaria. Frente a estos ataques coordinados, debemos enfrentarlos con organización de los trabajadores en todo el mundo.






Temas relacionados

Coronavirus   /   Mujeres migrantes   /   Asia   /   Migrantes   /   India   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO