Mundo Obrero Estado Español

ESTADO ESPAÑOL

CCOO y UGT: renuncia explícita a derogar la reforma laboral

A un mes del acuerdo salarial alcanzado por las burocracias sindicales, patronal y gobierno, Unai Sordo sale de nuevo a la palestra, advirtiendo que CCOO ya no se plantea la derogación de la reforma laboral, sino sólo “modificar aspectos” de la misma.

Martes 24 de julio | 16:43

Foto: EFE

Ya ha pasado un mes del infame acuerdo salarial sellado por patronal, gobierno y las burocracias sindicales de CCOO y UGT. El mismo, que “recomendaba” una subida salarial del 2% más un 1% sujeto a variables, era, de hecho, un acuerdo de moderación salarial. Un ataque en toda regla, como denunciábamos desde Izquierda Diario hace semanas.

Te puede interesar: Patronal y sindicatos negocian salarios de miseria

La inflación se estima este año en más del 1,6%, pero es de todos conocido que las estimaciones oficiales tienden siempre a minusvalorar el costo real de la canasta familiar. Además, los salarios ya llevan años planchados. Pero, sobre todo, el acuerdo es completamente engañoso, ya que no conlleva ninguna obligación práctica y gracias a la reforma laboral del ya ex-presidente Mariano Rajoy, las empresas pueden soslayar y convertir en papel mojado de múltiples maneras.

En definitiva, hay un “acuerdo social” en el que la patronal y los líderes de CCOO y UGT se dan la mano con el objetivo de favorecer un clima de paz social. Business as usual, las burocracias sindicales sólo pueden jugar el papel de sostén de los gobiernos capitalistas: en este caso, del nuevo gobierno de Pedro Sánchez, contribuyendo a apuntalar su imagen “progresista”. Nada más lejos de la realidad.

¿Derogación de la reforma laboral? Donde dije digo, digo Diego

El camino de Pedro Sánchez a La Moncloa, como el de cualquier político capitalista profesional, estuvo plagado de promesas. Entre ellas la innegociable derogación de la reforma laboral. Sin embargo, desde su llegada a la presidencia del gobierno poco más se ha sabido del tema. Los dirigentes del PSOE, al ser interrogados al respecto, se debaten entre el silencio y la búsqueda de un supuesto “consenso” que nunca acaba de llegar. Tal es la posición de Magdalena Valerio, la nueva ministra de trabajo “socialista”, a la que ahora se suman los jefes de CCOO y UGT.

Si bien el emplazamiento de las cúpulas de CCOO y UGT a la antigua ministra Fátima Báñez y al ejecutivo del Partido Popular, en pos de la derogación de la reforma laboral, siempre fue puramente discursivo, ahora las “exigencias” de las burocracias sindicales han vuelto a caer un escalafón. La derogación de la reforma laboral ya no es innegociable.

En una entrevista a El Diario Vasco, recogida por Europa Press, el secretario general de CCOO, Unai Sordo, remarca que se trata sobre todo de "abrir la discusión, no buscar efectismos y no dar patadas a seguir", refiriéndose a la cuestión de las pensiones, íntimamente ligada a la reforma laboral. Al tiempo, se muestra favorable a "modificar los aspectos esenciales de la reforma laboral de 2012 y de la reforma de las pensiones de 2013", reconociendo acerca de las intenciones del nuevo ejecutivo en esta materia que “mientras no haya nada sobre la mesa es difícil hacer juicios de valor".

El significado de esta palabrería, que corresponde en este caso al secretario general de CCOO pero representa el pensamiento de la cúpula de UGT y el conjunto de la burocracia sindical, no puede ser otro que la preparación de una nueva claudicación. El nuevo gobierno del PSOE nunca va a derogar motu proprio la reforma laboral del PP, que tan positivo impacto ha tenido en la cuenta de resultado de los libros de contabilidad del gran capital, como antes lo tuvieron las reformas laborales “socialistas”.

Las burocracias sindicales, por su parte, comienzan a preparar el terreno para volver a entregar a la clase trabajadora por un plato de lentejas, y esta vez sin siquiera amagar con un llamado a la lucha, cuando ni ellos mismos son capaces de recordar la fecha de la última Huelga General.

Hacia un otoño caliente

A pesar de las posibles ilusiones en el nuevo gobierno del PSOE y el tradicional paréntesis de lucha típico del período estival, numerosas luchas sectoriales han entrado en escena. Ejemplos tales como los trabajadores y trabajadoras de Amazon, los tripulantes de cabina de Ryanair y el personal de tierra de Iberia, los trabajadores de Cotronic-Movistar en Barcelona, las trabajadoras de H&M, las jornaleras de Huelva, el metal de la Bahía de Cádiz... Un auténtico reguero de luchas parciales que buscan cada vez más coordinarse y superar las barreras y límites que imponen las burocracias sindicales y su política de paz social.

Te puede interesar: Estado español: a pesar del verano, la lucha de clases no se enfría

Y esa es la auténtica tarea ahora. Un proceso de superación, unificación y extensión de conflictos por rama industrial y/o más allá de la ubicación geográfica, no sólo serviría para fortalecer las propias luchas parciales, sino también para desarrollar la propia conciencia de la clase trabajadora y avanzar hacia un nuevo ciclo generalizado de luchas.

De esta manera, se podría superar el rol pasivizador de las burocracias sindicales y obligarlas a la convocatoria de una huelga general y la puesta en marcha de un plan de lucha sostenido y generalizado en el tiempo. Levantando así, como objetivo, la lucha contra la precariedad laboral, la derogación de todas las reformas laborales y todas las medidas reaccionarias, no sólo económicas y materiales, sino también políticas y contra las libertades democráticas, del período de gobierno del Partido Popular.

Como sosteníamos en otro artículo hace pocos días, “aún no estamos en un marco de ascenso huelguístico ni mucho menos. Pero la posibilidad de su desarrollo está inscripta en la situación. La clave es prepararse para ello.”






Temas relacionados

Pedro Sánchez   /   Mundo Obrero Estado Español   /   Reformas laborales   /   Precariedad laboral   /   CCOO   /   UGT   /   Reforma laboral   /   PSOE

Comentarios

DEJAR COMENTARIO