Mundo Obrero Estado Español

HOSTELERÍA ZARAGOZA

CGT Telepizza: “Todo nuestro apoyo a los trabajadores de hostelería”

El sector de hostelería en Zaragoza está en conflicto. Miles de trabajadores están bajo el yugo de una patronal despótica que pretende un convenio donde se pierda más poder adquisitivo y aumente la precariedad.

Martes 14 de marzo | 20:00

Fuente: https://telepizzaexplota.wordpress.com

En estos meses se viene negociando el Convenio provincial de la Hostelería en Zaragoza. Desde que comenzó la crisis, la hostelería se ha convertido en el sector con los salarios más bajos y míseros de la economía española. Los despidos, el paro y las reformas laborales, entre otras, han sido armas en manos de la patronal para imponer a los trabajadores condiciones de explotación cada vez mas descaradas. La mafia hostelera no solo impone rebajas sino que se arroja el privilegio de ni tan siquiera aplicar el convenio en el 70% de sus restaurantes. Esto es una realidad para los miles de trabajadores de multitud de empresas como Montaditos, Mc Donalds, Taco Bell, y un largo etcétera.

¿Qué están negociando patronal y sindicatos?

Después de unos cuantos meses de negociaciones entre patronal y sindicatos, el 24 de enero, la parte sindical representada por UGT, CCOO y OSTA rompieron las negociaciones y llamaron a la movilización.

La propuesta de los sindicatos meses atrás fue defender un incremento salarial del 3,25% repartido entre el 2016 y el 2017. Por el contrario, las asociaciones empresariales propusieron un 2% (1% para 2016 y un 1% para 2017). Correctamente los sindicatos se opusieron a esta propuesta cuando tan solo “el IPC del 2016 ha quedado en 1,6%”.

Sin embargo, la propuesta de los sindicatos, insólitamente y sin un plan de movilización previo, fue acompañada por concesiones previas. Como informaba un comunicado público de OSTA el 5 de enero: “ya hemos renunciado a muchas de nuestras reivindicaciones en aras de llegar a un acuerdo, como son la eliminación de las subcontratas o la mejora en la nocturnidad, y por tanto, si solamente se van a pactar incrementos salariales, éstos deben ajustarse a la realidad”. A pesar de ello, y en vista a que se sentían fuertes tras ver que los sindicatos renunciaban a concesiones tan fácilmente, la mafia hostelera se negó a negociar.

Otra vez, patronal y sindicatos se sentaron a negociar el 24 de enero. Y de nuevo, los sindicatos volvieron a renunciar un poco más a las reivindicaciones mínimas. Esta vez, los sindicatos propusieron un incremento del 3% (1,6% para el 2016 y un 1,4% para 2017), con revisión salarial a final del 2017. Y crecidos, la patronal volvió a ratificar su ridícula propuesta del 1% para cada año. Momento, en el que por fin, los sindicatos se decidieron a romper las negociaciones.

Por el momento, las reivindicaciones son totalmente insuficientes no solo por que en pleno 2017 el IPC ya dan visos de acercarse al 3% frente al 1,4% presentado por los sindicatos en el marco de unos salarios de miseria, sino que a esto se le suma que los sindicatos firmaron congelaciones y rebajas salariales en el anterior convenio, como reconoce una de las organizaciones de la Mesa de negociación: “Hay que recordar que en el anterior convenio colectivo sectorial (del 2013 a 2015) coincidiendo con los años mas duros de la crisis aceptamos la congelación salarial e incluso se redujo una de las pagas, en un ejercicio de responsabilidad”, y seguía diciendo que “esta visto que esa misma responsabilidad que nosotros demostramos, ahora no la tiene la parte empresarial, por lo que no estamos dispuestos a ceder mas” (5/1/2017).

¿Negociar para ganar o para perder?

Desde CGT apoyamos la ruptura de las negociaciones como un paso para empezar a organizar a los miles de trabajadores indefensos. Pero no compartimos la repetitiva estrategia de negociaciones que normalmente usan los sindicatos mayoritarios para acabar justificando los recortes mas tarde.

Este mismo tipo de negociaciones son las que han impuesto UGT y CCOO en Telepizza y esto ha llevado en poco tiempo no solo a que hayan reducido los salarios de los pizzeros a nivel del SMI, sino que nunca recuperamos el plus de nocturnidad, de festividad, pagas extras, plus de antigüedad y un largo etcétera. Los sueldos de 250 euros al mes que cobramos los pizzeros (y que UGT y CCOO acaban de reventarnos definitivamente con la liquidación total del plus de nocturnidad en “nombre de la responsabilidad”) es el futuro que le deparan a los trabajadores de la hostelería si se repiten las mismas estrategias. La negativa de la patronal también lo demuestra.

Las negociaciones pasan por pelear por unos mínimos para hacer frente a todo lo que hemos perdido y que no hemos recuperado. Una lucha defensiva pasa por luchar contra los salarios de miseria, que recupere los salarios congelados, que partan del 3% para el 2017 y el costo real de la vida, que se recuperen los pluses de nocturnidad y se liquiden los recortes firmados, pero también pasa por pelear contra la subcontratación que ya alcanza el 31% de la industria hotelera (como denuncia OSTA en Aragón), y las cuales sufren miles de compañeras como heroicamente vienen denunciando Las Kellys. Y que ahora, los sindicatos se niegan a defender, para ser utilizado como una moneda de intercambio en las negociaciones.

Es decir, ceder en algo para no recuperar nada. Y por supuesto, pasa por organizar a miles de trabajadores que en los hechos nunca se les aplico el convenio de hostelería. Es totalmente desacertado hablar de aceptar recortes y ajustes como una forma de “responsabilidad” sindical cuando ni siquiera el 70% de la patronal cumple el convenio en sus empresas.

Apoyemos un plan de movilizaciones para acabar con la precariedad laboral

Compartimos la denuncia de OSTA frente a la estrategia de los sindicatos mayoritarios, ya que “es inadmisible que aquellos que han desmovilizado a la clase trabajadora, utilicen la calle como medio de protesta para que persista el consenso y la paz social, con el único objetivo de mantener sus macroestructuras estatales […] porque poco sirve intentar hacer creer a la ciudadanía que van a estar reivindicando nuestros derechos en la calle, si luego en las empresas tienen un discurso sumiso a las tesis de la patronal”.

Por esa razón, y aunque no estamos de acuerdo en que eso signifique romper la unidad sindical, es necesario levantar una posición critica contra “un discurso sumiso a las tesis de la patronal”. Hacer frente a la patronal sin renunciar a las reivindicaciones pasa por levantar un movimiento amplio que trate de autorganizar en las asambleas abiertas a las trabajadoras y trabajadores de la hostelería, que supere la atomización, que saque a los trabajadores a la calle intimidados por la dictadura patronal, que conciencie a la ciudad y logre con ello imponerle a la patronal no solo unas demandas mínimas sin renunciar a las reivindicaciones, sino empezar a recuperar lo perdido e imponer por medio de la organización que se aplique el convenio en los hechos. Para eso hay tiempo y el ánimo suficiente.

Un plan de movilizaciones que no se proponga esto acabara justificando negociar cualquier cosa con la repetitiva excusa de que los trabajadores no se movilizan cuando la realidad es que los sindicatos mayoritarios prefieren negociar antes que gastar tiempo, sudor y esfuerzo en medir las fuerzas de 16 mil trabajadores en la calle frente al poder del 1% mas rico de la sociedad.

La lucha de los trabajadores hostelería, es nuestra lucha

Desde CGT queremos mostrar nuestro más absoluto apoyo a los trabajadores y trabajadores del sector. A iniciativa de CGT, el comité de empresa de Telepizza, elaboró un comunicado de apoyo a las trabajadoras y trabajadores así como a las movilizaciones emprendidas. Por que no queremos que nuestros compañeros y compañeras de hostelería tengan nuestras mismas condiciones de ultra precariedad, sino que sean mejores y que nosotros podamos equipararnos en condiciones con ellos. Llamamos a los sindicatos más representativos del sector a luchar no solo contra toda subcontratación interna como denuncian Las Kellys, sino contra toda "subcontratación externa" del convenio de hostelería, como sucedió en empresas como Domino´s o Telepizza (y que ahora empiezan hacer en el Burguer King). Es decir, empezar a pelear por el pase al Convenio de Hostelería de todos los trabajadores, que permita unir a los trabajadores y tener cada vez más fuerza frente a la patronal.






Temas relacionados

Convenios colectivos   /   CGT Telepizza   /   Mundo Obrero Estado Español   /   Precariedad laboral   /   CCOO

Comentarios

DEJAR COMENTARIO