Internacional

TRIBUNA ABIERTA

Cinco momentos en que Estados Unidos intervino en Irán

Antes del reciente ataque aéreo en Irán, Estados Unidos había extendido su brazo imperialista en Irán durante varios momentos claves de la historia. Aquí hay un breve repaso de la intromisión de Estados Unidos en Irán.

Martes 14 de enero | 20:30

El ataque aéreo cerca del aeropuerto internacional de Bagdad -autorizado por el presidente Donald Trump y que resultó en la muerte del principal comandante militar de Irán, Qasem Soleimani- ha intensificado lo que ya eran altas tensiones entre Irán y los Estados Unidos. La relación entre Estados Unidos e Irán ha sido durante mucho tiempo una relación de contención y violencia. Para entender esta historia, debemos comenzar con el golpe de 1953 organizado por la CIA, que derrocó al primer Ministro democráticamente elegido Mohammad Mosaddegh e instauró como líder de Irán a Shah Mohammad Reza Pahlavi, un dictador pro-estadounidense.

El golpe de 1953

En 1951, Mohammad Mossaddegh fue nombrado primer ministro de Irán con un amplio apoyo popular. Uno de los primeros actos importantes de Mossaddegh fue nacionalizar las reservas petroleras de Irán -que habían estado bajo control británico a través de la Anglo-Iranian Oil Company (ahora parte de BP) durante los 50 años anteriores- y expulsar los intereses corporativos extranjeros.

Aunque Mossadegh no era comunista, tenía el apoyo del Partido Comunista. Los británicos, enfurecidos por la pérdida de sus intereses extranjeros, jugaron con los temores de la era McCarthy sobre el comunismo en Estados Unidos para convencer a la administración de Eisenhower de que emprendiera la Operación Ajax, un plan diseñado para expulsar a Mossadegh.

En agosto de 1953, Mossadegh había sido depuesto por la CIA; el Sha, cuya influencia se había debilitado bajo el primer ministro Mossadegh, tomó el poder una vez más. Bajo el liderazgo del Sha, Irán fue empujado a una dictadura viciosa durante la cual los iraníes fueron sometidos a la tortura y el encarcelamiento por la policía secreta, conocida como SAVAK, que fue entrenada y financiada por la CIA. El brutal gobierno de 26 años del Sha acabaría llevando a la Revolución Islámica de 1979.

La Revolución Islámica y la crisis de los rehenes de EE.UU. de 1979

Bajo el Sha, Irán experimentó lo que se denominó "revolución blanca" para modernizar y occidentalizar el país. Sin embargo, el Sha, respaldado por Estados Unidos, finalmente sirvió a las élites y las masas pobres sufrieron desesperadamente bajo su gobierno. A finales de los años 70, Irán experimentó una ola de protestas antigubernamentales que fueron recibidas con una severa represión. El Sha declaró la ley marcial, lo que llevó a una huelga general y a un apagón de la economía iraní.

Durante la revolución, el Sha se vio obligado a huir de Irán y escapó a los Estados Unidos, supuestamente para buscar atención médica. Desde el 4 de noviembre de 1979 hasta el 20 de enero de 1981 -444 días en total- un grupo de estudiantes universitarios iraníes tomó como rehenes a 52 diplomáticos y civiles estadounidenses en la embajada de Estados Unidos para atacar el imperialismo estadounidense. Las demandas de los estudiantes para la liberación segura de los rehenes incluyeron: 1) Devolver el Sha a Irán para ser juzgado, 2) Liberar los activos de Irán congelados en los EE.UU. al pueblo de Irán, 3) Una promesa de no más interferencia de EE.UU. en Irán, y 4) Una disculpa de los EE.UU. sobre la anterior injerencia en Irán, específicamente el golpe de 1953.

Durante la revolución, muchos islamistas teocráticos crecieron en popularidad por su sentimiento antiamericano y antiimperialista compartido. El ayatolá Khomeni, uno de los líderes religiosos de Irán, que bajo el Shah había sido forzado a un exilio de 14 años por hablar en contra de la secularización del Shah en Irán, fue aclamado en su regreso a Irán. Finalmente se hará con el poder e instaurará su régimen en 1979, estableciendo así oficialmente la República Islámica del Irán, de carácter teocrático. Aunque la revolución comenzó con un amplio sentimiento antiimperialista y antidictatorial, fue usurpada por clérigos reaccionarios que reprimieron a los revolucionarios de izquierda e instituyeron un estado teocrático autoritario .

Participación en la guerra entre Irán e Irak y derribo del vuelo 655

En 1980, Irak, bajo el liderazgo de Saddam Hussein, lideró un ataque contra Irán, iniciando la guerra de 8 años entre las dos naciones. Irak quería anexar la provincia de Khuzestan, rica en petróleo, en la frontera occidental de Irán. La guerra entre Irán e Irak fue una de las más letales y brutales del siglo XX. Casi medio millón de iraníes fueron asesinados.

Fiel a su naturaleza imperialista, Estados Unidos jugó para ambos lados del conflicto, asegurando el desequilibrio regional de modo que ninguna de las dos naciones obtuviera la ventaja. Al hacerlo, Estados Unidos mantuvo su fortaleza en la región, cementando el resentimiento de los iraníes hacia Estados Unidos. EE. UU. apoyó a Irak proporcionando dinero, armas e inteligencia. Además, los EE. UU., así como sus aliados, ayudaron al ejército iraquí con el desarrollo de armas químicas que fueron usadas extensamente contra Irán. Los Estados Unidos también proporcionaron armas a Irán, a pesar de tener un embargo contra la región, en lo que se conocería como el escándalo Irán-Contra.

Uno de los momentos más trágicos y contenciosos de la participación de los Estados Unidos tuvo lugar hacia el final de la guerra entre Irán e Irak cuando el USS Vincennes, un crucero de misiles guiados, derribó el vuelo 655 de Iran Air, un vuelo civil que viajaba de Bandar Abbas (Irán) a Dubai (Emiratos Árabes Unidos). El tiroteo tuvo lugar sobre el Estrecho de Ormuz y resultó en la muerte de los 290 pasajeros.

Cabe destacar que el Estrecho de Ormuz es un lugar increíblemente estratégico para el comercio internacional porque es el único paso marítimo del Golfo Pérsico al mar abierto. Un tercio del gas natural licuado del mundo y casi el 25% del total del consumo mundial de petróleo pasa a través de él. A pesar de haber sido declarado culpable en 1996 por la Corte Internacional de Justicia y de haber sido condenado a pagar una indemnización de 130 millones de dólares, Estados Unidos no pagó hasta que el presidente Obama asumió el cargo y nunca se disculpó formalmente por el terrible incidente.

Sanciones y embargos (1979, década del 80, 1995 y actualmente)

La injerencia de Estados Unidos en Irán no ha sido sólo de golpes de cambios de régimen e intervenciones militares, sino también de intervención económica en forma de sanciones comerciales y embargos. Inmediatamente después del comienzo de la crisis de los rehenes en la embajada estadounidense en Irán, el presidente Jimmy Carter firmó la Orden Ejecutiva 12170, que congeló los activos iraníes, en un esfuerzo por presionar a los secuestradores para que liberaran a los rehenes estadounidenses.

Estas fueron las primeras sanciones que Estados Unidos impuso a Irán. Si bien en última instancia no hicieron nada para aliviar las tensiones diplomáticas durante la crisis de los rehenes, sentaron un precedente de estancamiento político entre las dos naciones que, en los años siguientes, a menudo se tradujo en la emisión de sanciones y embargos en lugar de negociaciones políticas directas. A los doscientos doce días de la crisis de los rehenes, Carter fue aún más lejos al cortar todas las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos e Irán y puso fin a toda la ayuda alimentaria a Irán. Aunque Estados Unidos aceptó revocar las sanciones después de la liberación de los rehenes, sólo algunas fueron retiradas.

Bajo la administración de Reagan, que coincidió con la guerra entre Irán e Irak, Irán fue designado como Estado promotor del terrorismo, lo que le dio a Reagan la posibilidad de instalar nuevas sanciones. Sin embargo, a pesar de mantener una fuerte postura pública en apoyo de las sanciones, Reagan vendió clandestinamente armas a Irán sin la aprobación del Congreso en 1986, en lo que más tarde se conocería como el escándalo Irán-Contra, con el fin de financiar el grupo anticomunista de los Contras en Nicaragua que combatían contra el gobierno sandinista.

La administración Clinton se caracterizó por algunas de las sanciones más duras contra Irán. En 1995, el presidente Clinton prohibió el comercio de EE.UU. en la industria petrolera de Irán y, más tarde, cualquier comercio de EE.UU. con Irán. Las más recientes sanciones contra Irán, bajo el actual presidente Donald Trump, han llevado a una severa crisis económica para el pueblo iraní, lo que ha dado lugar a la erupción de amplias protestas antigubernamentales, desencadenadas inicialmente por el aumento de los precios del combustible. Estas protestas fueron recibidas con una violenta represión por parte del gobierno iraní. Décadas de sanciones a Irán por parte de una superpotencia global como Estados Unidos han desestabilizado la economía del país, poniendo continuamente a las masas de Irán en una situación económica precaria. Estas sanciones, en particular, han tenido lugar tanto bajo gobiernos demócratas como republicanos. Trump anunció nuevas sanciones contra Irán durante su conferencia de prensa el miércoles pasado.

Acuerdo nuclear en 2015

El acuerdo con Irán, también conocido como el Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA, por sus siglas en inglés), fue orquestado por la administración de Obama en 2015 después de años de tensión por los supuestos intentos de Irán de desarrollar un programa de armas nucleares. El acuerdo fue firmado por un grupo de potencias mundiales conocidas como el P5+1 (EE.UU., Reino Unido, Francia, China, Rusia y Alemania). Los negociadores iraníes acordaron restricciones que permitirían a Irán continuar manteniendo las necesidades energéticas del país a través del uranio enriquecido, pero limitarían sus actividades nucleares, a cambio de levantar las sanciones económicas que se le habían impuesto.

En 2016 los inspectores declararon que el Irán estaba cumpliendo sus obligaciones con el acuerdo y, por consiguiente, se levantaron todas las sanciones internacionales relacionadas con la energía nuclear contra el Irán. Poco después, Irán comenzó a enviar petróleo a Europa por primera vez en tres años. Dado que el petróleo representaba el 80 por ciento de las exportaciones de Irán, la economía de este país recibió un gran impulso gracias al acuerdo nuclear alcanzado hasta ese momento.

Controversialmente, la administración de Trump pidió que se retirara del acuerdo después de que Trump fuera elegido en 2016. Trump, con la presión de aliados claves de EEUU en la región, como Israel y Arabia Saudita, argumentó que el acuerdo no abordaba el comportamiento regional de Irán. En 2018, los Estados Unidos se retiraron del JCPOA y se volvieron a imponer sanciones, paralizando rápidamente la economía de Irán y golpeando con mayor fuerza a los trabajadores de ese país. La tasa de desempleo en Irán se elevó al 13,8% ese año y la moneda iraní, el rial, se desplomó hasta mínimos históricos. La retirada de los Estados Unidos del acuerdo nuclear desencadenó un efecto dominó, y la retirada provocó sanciones que, a su vez, crearon una situación económica cada vez más frágil en Irán.

El movimiento de la administración Trump de matar al principal general de Irán la semana pasada siguió el precedente existente de maniobras imprudentes de Trump. Días después del asesinato de Soleimani, Irán respondió anunciando que ya no se adheriría a todas las disposiciones establecidas por el acuerdo nuclear. Esta reciente escalada de Trump, sumada a las recientes sanciones económicas, son otros ejemplos recientes del imperialismo norteamericano en la región. Esta participación de los EE.UU. sólo sirve para empeorar las vidas de los iraníes de la clase obrera y amenazar con una guerra que afectará en gran medida a los más vulnerables en Irán. La única manera de disminuir esta situación es la retirada de las fuerzas estadounidenses de la región y la eliminación de las sanciones.

Este artículo fue publicado originalmente en la sección de Tribuna Abierta de Left Voice, medio estadounidense que integra la red internacional de La Izquierda Diario.






Temas relacionados

Irán   /   Revoluciones   /   Irak   /   Estados Unidos   /   Historia   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO