Política Estado Español

ANDALUCÍA

Coronavirus: ¿A qué se dedica la derecha andaluza en tiempos de pandemia mundial?

La Junta de Andalucía ha aprovechado la crisis sanitaria para avanzar su agenda sin pudor alguno.

Viernes 10 de abril | 15:53

Vivimos tiempos en los que cada gobierno pide la sagrada unidad nacional para resolver la crisis del coronavirus, como si mágicamente las desigualdades sociales dejasen de existir y de importar durante este periodo. Como si la mayor parte de la población no siguiese explotada por el sistema capitalista y patriarcal en el que vive. Como si la clase capitalista no siguiese más pendiente de sus beneficios que de la salud general, como atestigua la noticia de que el lunes comienza el desconfinamiento de los sectores no esenciales. En esta situación uno puede preguntarse a qué se dedica la Junta de Andalucía como gobierno de una de las zonas donde la crisis sanitaria parece haber golpeado con menos fuerza, siendo apenas un 6% de los casos registrados en todo el Estado español, a pesar de ser la región más poblada del país. Esta misma semana, el gobierno andaluz habría anunciado el descenso de la curva en territorio autonómico.

La situación en Andalucía, según los datos oficiales, no pareciera ser tan grave como otros territorios, siendo fácil señalar el drama que se puede estar viviendo en Madrid. Pero no deja de ser una situación de miedo, caos y desorientación para la gente. Una circunstancia que es aprovechada por la Junta de Andalucía para impulsar su agenda sin la posibilidad de respuesta por parte de otros actores políticos. Así pues, podemos hacer un pequeño repaso de alguna de las medidas adoptadas por la Junta de Andalucía en las últimas semanas, que poco o nada tienen que ver con la actual crisis sanitaria y mucho más tienen que ver con los intereses políticos o económicos de la derecha, la burguesía andaluza y de los terratenientes, que como todos podíamos prever, tras tantos años de derrota electoral a manos del PSOE, va a tratar en esta legislatura de impulsar sus medidas a fondo y de afianzarse en la Junta.

En primer lugar, el decretazo que busca revivir los tiempos del ladrillo y de los pelotazos urbanísticos como forma de reactivar la economía, un clásico en zonas como la Costa de Sol antes de la crisis del 2008 y que la derecha andaluza pretende reactivar, aunque el medioambiente deba terminar de ser destrozado, si no lo fue ya en esa época. Un decreto que ya fue analizado en otro artículo de Izquierda Diario.

Hace poco el polémico decreto-ley fue convalidado por la Diputación Permanente del Parlamento Andaluz, mediante voto de urgencia alegando que se trataba de una forma de cubrirse del daño económico que generaba la pandemia. Ante esto, la oposición en el Parlamento ha anunciado que va a denunciarlo ante el Tribunal Constitucional, por no tratarse de una forma adecuada para aprobarse siguiendo el Derecho. Una actitud típica del PSOE, pero decepcionante por parte de Adelante Andalucía (coalición integrada por Podemos, Izquierda Unida y Anticapitalistas), que parece conformarse por los cauces institucionales para cada enfrentamiento con el Ejecutivo Andaluz.

Te puede interesar: Andalucía, la derecha hace una vuelta disimulada pero firme a la fiebre del ladrillo

El decreto no sólo es un golpe al medioambiente, sino es un regalo a la emisora COPE. La cadena de radio española de ultraderecha católica, fundada en 1960 por la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social, ha visto como la Junta de Andalucía le perdona 400 millones de euros con la convalidación del decreto-ley, que también incluye competencias en lo audiovisua. Como denuncia el periodista José Antonio Abellan, ha supuesto no solo que no se cierren las emisoras piratas de la COPE, sino que se permita que contraten publicidad, dándoles una oportunidad mayor de financiación. Un bonito regalo a un medio afín al gobierno autonómico que permite que, si la voz de Dios no esté en todos lados, desde luego la COPE siempre se puede sintonizar en cualquier punta de Andalucía, y que esta sepa a quien apoyar.

Otra medida que se ha implementado es la autorización de la explotación de minas de hierro en Granada bajo un tibio compromiso de ayudar luego a recuperar el medioambiente, sin mayores estudios ni restricciones. La Junta de Andalucía ha sido rápida en autorizar un proyecto, que llevaba 10 años tratando de ponerse en marcha y que no augura un buen impacto para el medioambiente local, además de sentar precedentes para otros en la región según se percibe de las declaraciones de la Junta de Andalucía.

¿Son estas medidas de algún modo útiles para combatir la pandemia mundial que vivimos en la actualidad? Obvio, diría Juanmna Moreno, presidente de la Junta de Andalucía, imitando a uno de los personajes de la famosa película “El hoyo”, tan en la actualidad en redes sociales. Pero si nos surgieran dudas, no hay problema, como hemos conocido recientemente, la Junta de Andalucía habría pagado a diversos medios de comunicación para promocionar sus logros reales o no en la lucha contra la pandemia. De esta forma, proyectos o propuestas en el Consejo de Gobierno se habrían convertido de la mano de medios como Okdiario, El Confidencial, el Diario Sur o la COPE en hechos reales antes incluso de la aplicación de las mismas.

La Junta de Andalucía habría realizado esta operación a través de un contrato público con la agencia Saatchi de más de 5 millones de euros y cuyo objetivo es resaltar los logros del Ejecutivo Andaluz en su estrategia de desgaste al Gobierno central y de promoción de las supuestas bondades de la derecha andaluza. Todo un ejercicio de comunicación política por parte de un gobierno autonómico que ha sabido, en mitad de esta crisis, maquillarse bajo una capa de moderación y “centralidad”, logrando unificar en la práctica a todo el arco parlamentario con una política de “unidad nacional” contra el coronavirus. Y con ello abrazar junto a otras fuerzas políticas la bandera del andalucismo, como una de las formas de afianzarse en el poder de manera similar a cómo el PSOE había logrado su largo reinado en Andalucía durante décadas.

Sin embargo, este maquillaje no oculta el hecho de que la derecha andaluza viene impulsando, siguiendo la agenda neoliberal de gobiernos del PSOE, toda una apisonadora contra los derechos de la clase obrera andaluza y los sectores populares, así como una agenda de políticas en beneficio de la burguesía andaluza y de los terratenientes. Muestra de ello es que miren a otro lado ante la situación de las trabajadoras del campo en Huelva, víctima de las más terribles situaciones de explotación que podemos encontrar ahora mismo en el Estado español.

Te puede interesar: Pastora Filigrana: “Se está confinando a temporeros en chabolas sin agua y sin suministros”

Frente a esta situación, es necesaria la organización de una izquierda revolucionaria y de clase en Andalucía, que responda a esta apisonadora con una política audaz que promocione la autoorganización de la clase obrera y su independencia política. Una izquierda que reflexione cómo enfrentarse a los señoritos andaluces, se vistan con la rosa del PSOE, la gaviota del PP, el verde de Vox o la chaqueta naranja y cambiante de Ciudadanos, pero que supere también los límites institucionales del neorreformismo encarnado en Adelante Andalucía.






Temas relacionados

#coronavirus   /   Coronavirus   /   Política Estado Español   /   Andalucía   /   Partido Popular (PP)

Comentarios

DEJAR COMENTARIO