Mundo Obrero Estado Español

ENTREVISTA TRABAJADORAS SAD

Cuidadoras del SAD: ¿De qué sirve un Ministerio de igualdad, si nuestra precariedad es ciega a sus ojos?

Hablamos con Pilar, presidenta del sindicato SAD (Servicio de Atención a Domicilio), el sindicato de cuidadoras profesionales municipales creado en septiembre de 2020. Ellas vienen organizándose para luchar contra la falta de políticas contra la externalización de parte de los Ayuntamientos ‘del cambio’.

Cynthia Lub

Barcelona | @LubCynthia

Lunes 11 de enero | 16:27

Las cuidadoras vienen siendo uno de los sectores más afectados durante la pandemia, expuestas a contagios y bajo ritmos de trabajo muy duros. Sufren una precariedad laboral causada por la contratación por empresas privadas, cuando su servicio es público y municipal.

Hemos hablado sobre cómo se desarrolla su actividad laboral y sobre los graves problemas que sufren a raíz de la estructura "Ayuntamiento/Emprendida outsourcing/trabajadora" que atraviesa toda su situación laboral. También nos ha explicado cuáles son sus reivindicaciones como sindicato, que con firmeza y persistencia las trabajadoras pelean en las calles, con la solidaridad de muchos colectivos.

¿Cuáles son vuestras condiciones laborales? Cuéntame un día de trabajo

Nuestras condiciones laborales son difíciles de imaginar para alguien que tenga una relación laboral normal. Nosotras nos dedicamos a atender a las personas vulnerables en sus domicilios dentro del ámbito de cada municipio. Ello significa que hacemos la compra a los que no pueden salir de casa, aseamos a personas con movilidad reducida, realizamos un seguimiento de proximidad de las personas más vulnerables. Cubrimos básicamente las necesidades que necesita todo ser humano para llevar una vida digna. Es un trabajo que debería ser maravilloso.

El problema viene cuando los ayuntamientos nos ceden a empresas privadas que solo piensan en hacer beneficio de la partida económica de la dependencia. Estas empresas son meras facilitadoras de mano de obra y no aportan valor al ciclo productivo de los cuidados. Todo está en manos de las trabajadoras, estamos solas ante el peligro.

Esta estructura de Ayuntamiento/Empresa outsourcing/trabajadora, solo pervierte la relación laboral real, que es trabajadora-ayuntamiento.
Fruto de el entramado y de la falta de vocación de servidores públicos de la empresa intermediaria, y la dejación de la administración pública se han instalado en nuestras vidas:

1.-Sobrecargas de trabajo. 2.-Falta evidente de EPIS frente al COVID 3.-No se abonan los desplazamientos entre domicilio y domicilio. 4.-Sufrimos todo tipo de contratos en fraude de ley (interinidades/temporales/prácticas). 5.-No conocemos la conciliación personal y familiar, pues los horarios de trabajo se reparten sin atender a este derecho laboral de primera hora de la mañana a última de la noche. 6.-Gran parte de las CUIDADORAS PROFESIONALES trabajan a jornada parcial. 7.-Falta de mecanismos de prevención.

El sueldo medio de una cuidadora es de 500€ al mes debido a la práctica extendida de tener a trabajadoras a jornada parcial. No obstante, el salario a jornada completa equivale al Salario Mínimo si atendemos a los convenios firmados por la patronal y sindicatos, pero los AYUNTAMIENTOS abonan la hora de trabajo de una cuidadora a 20€, por lo que las empresas intermediarias pueden obtener un gran beneficio sin hacer absolutamente nada, todo ello a costa de lo que el ayuntamiento paga por una hora de trabajo de una cuidadora.

Te puede interesar: “Sras. Ministras ¿En qué mundo viven?”: el plan de (des)igualdad del gobierno

¿Por qué os organizáis y cómo nace vuestro Sindicato?

Nos organizamos nosotras mismas porque las demás formulas ya han fracasado, o no nos llevaban donde queríamos ir. El sindicato nace de la voluntad de auto representarse, de tomar consciencia de cual es el problema y cual la solución. Nace de estar hartas de intermediarios, de promesas vacuas, de esperar a que los políticos tomen cartas en el asunto. El sindicato nace porque sentimos que era una cosa que había que hacer, y todo lo que nos rodeaba nos fue favorable para emprender este camino.

Vuestra principal reivindicación es por la Municipalización del Servicio…

La gestión 100x100 pública es la única manera de resolver esta situación, para ello debe consensuarse con las trabajadoras de la manera más horizontal posible. Otra solución sería tratar de abordar un síntoma, pero no la enfermedad. No puede haber ninguna solución mientras las partidas económicas de la dependencia vayan a manos de quien pretende tener beneficio económico. Porque su beneficio se fabrica empeorando el servicio, sobrecargando a las trabajadoras, malpagando, etc.

¿Cuáles son los beneficios de las empresas privadas en manos de Florentino Pérez?

Desconocemos los Beneficios de Florentino, pero si sabemos que las grandes multinacionales de este país se han dado cuenta de que es un negocio lucrativo y se están reconvirtiendo y presentando a licitaciones relacionadas con los cuidados. OHL, CLECE, SACYR, DOMUS-VI, etc. Por poner un ejemplo, solo en Barcelona se abonan 100 millones de euros anuales destinados a cubrir el SERVICIO MUNICIPAL DE ATENCIÓN DOMICILIARIA. Y hay unas 4.800 cuidadoras municipales atendiendo a personas vulnerables.

Otro dato: CLECE anuncia en su página web tener a 35.000 personas trabajando en el cuidado a mayores. Es inmoral que 4 empresas estén haciendo beneficios astronómicos sobre tanta pobreza, a costa de un servicio público sociosanitario.

¿Como mujeres y como trabajadoras, por qué creeis que la precariedad está en los sectores laborales más feminizados?

No creemos en las casualidades, los como el nuestro predominamos las mujeres, y las condiciones de trabajo son indignas. Ello dice mucho de la sociedad en la que vivimos. Por poner un ejemplo: ¿Es mas importante salir de patrulla en un coche de policía con uniforme y acreditación que ir de domicilio en domicilio evitando que las personas dependientes sufran accidentes domésticos o siniestros en domicilios?

¿De qué sirve tener una ley de igualdad un ministerio de igualdad, si estas cuestiones tan trascendentales son ciegos a sus ojos? ¿De qué sirve tener un Ministerio de igualdad, si nuestra precariedad es ciegas a sus ojos?

Te puede interesar: Una generación de trabajadoras que cuestiona al feminismo neoliberal






Comentarios

DEJAR COMENTARIO