Política Estado Español

ALQUILERES

Desde el Gobierno todavía no hay medidas sobre el pago de los alquileres… ¡Suspensión ya!

Cuando la situación laboral y económica ha empeorado drásticamente en las últimas semanas, desde el Gobierno todavía no se han pronunciado con medidas concretas sobre el pago de los alquileres, el principal gasto que cientos de miles de personas no van a poder afrontar.

Jaime Castán

@JaimeCastanCRT

Miércoles 25 de marzo | 19:09

Si algo ha puesto de manifiesto la crisis del coronavirus es la absoluta precariedad en la que vivimos. De la noche a la mañana, millones de personas se encuentran sin empleo o con una reducción drástica de sus ingresos. En esta situación, son muchas las personas que no ven cómo van a poder pagar el alquiler el mes que viene.

Por el momento y tras la extraordinaria sesión en el Congreso, el Gobierno todavía no ha tomado medidas concretas en este asunto. La vicepresidencia económica, con Nadia Calviño a la cabeza, y el Ministerio de Hacienda, solicitaron más tiempo para estudiar las propuestas que se debatieron en una reunión este lunes y diseñarlas evitando "efectos secundarios".

Si antes de la pandemia la situación de muchos hogares para llegar a final de mes era todo un desafío, donde un retraso en el ingreso de las nóminas podía dejar la economía familiar en números rojos; ahora, el panorama se vuelve dramático.

Debemos pensar cómo afrontar esta situación, desde nuestra posición de trabajadoras y trabajadores, desde nuestra posición de personas inquilinas. En este sentido, la apelación del pasado martes de Pedro Sánchez a la solidaridad de las caseras y caseros es ridícula. No podemos depender de acuerdos individuales, cuando además la parte vulnerable es la alquilada.

Como ya señalamos estos días en un artículo, es preciso abordar de forma contundente la cuestión de los alquileres. Durante estos últimos años hemos vivido una auténtica “burbuja” del alquiler, en cinco años han subido un 50% los precios de media en todo el Estado español, en cambio la renta media por persona entre 2014 y 2018 tan sólo ha subido un 8,9%.

Una de cada cuatro personas vive de alquiler y el coste puede llegar a representar mas de la mitad del sueldo, una situación que ya antes de la pandemia era insostenible y que ahora supone una auténtica crisis social para muchos hogares. La consigna de la suspensión del pago de los alquileres se vuelve en este sentido una cuestión crucial, que ya está siendo planteada por cientos de colectivos sociales.

La suspensión y no la moratoria, porque esta última lo único que haría sería endeudar a las personas alquiladas y dificultar su situación social por meses, cuando son pocas las garantías de que en unas semanas o meses la situación pueda ser más favorable para hacer frente a los pagos.

Como argumento en contra de la suspensión de los pagos, se plantea que tan sólo un pequeño porcentaje del mercado de alquileres está en manos de grandes empresas, “El 80% de los tenedores de vivienda son particulares, solo el 20% son empresas”, señalaba Óscar Martínez, presidente de la Asociación Profesional de Expertos Inmobiliarios (APEI), para El Confidencial.

Sin embargo, es del todo tramposo equiparar la situación de la persona que alquila un piso con la persona que tiene que alquilar. Debe priorizarse la vivienda de las personas y no las prácticas rentistas, aún teniendo en cuenta que hay personas que alquilan viviendas como forma de complementar sus ingresos para poder llegar también a final de mes.

Por este motivo es preciso exigir la suspensión de los alquileres para todas aquellas personas que han sido despedidas o que dependían de contrataciones por horas o por obra, así como las personas afectadas por ERTES y que ven mermados drásticamente sus ingresos.

Junto a la suspensión del pago, son necesarias medidas concretas como un control de los precios del alquiler, acorde con los niveles de renta generales – los alquileres han subido un 50% de media, en cambio la renta media de la clase trabajadora entre 2014 y 2018 tan sólo ha subido un 8,9%–.

Del mismo modo, habría que suspender los pagos de alquiler en aquellos pequeños comercios que no pueden desempeñar su actividad por la pandemia, pero tienen su local alquilado y se pueden enfrentar a situaciones donde no puedan afrontar el pago. No puede ser que las actividades económicas productivas se detengan mientras las actividades rentistas siguen con total normalidad.

Situar el eje en la intervención contra la especulación, con la intervención de todas las viviendas en manos de fondos buitres, de los bancos y de toda práctica rentista parásita.

Donde además las asociaciones de vecinos, los sindicatos de inquilinas y las organizaciones sociales, sindicales y políticas de las trabajadoras y trabajadores tienen que aunar sus esfuerzos.






Temas relacionados

Coronavirus   /   Política Estado Español   /   Alquiler   /   Especulación

Comentarios

DEJAR COMENTARIO