Mundo Obrero Estado Español

FERROATLÁNTICA CORRUPCIÓN

El caso Lezo afecta a Ferroatlántica, una enorme empresa gallega que quiere despedir a 400 trabajadores.

Jacobo A. García

@Jacobscarface

Miércoles 26 de abril de 2017 | 17:09

Ferroglobe, la empresa resultante de la fusión de Ferroatlántica con la estadounidense Globe Speciality Metals va a solicitar a la Xunta de Galicia la autorización para culminar la operación (pactada con los sindicatos estatales con la oposición de delegados gallegos) de segregar el negocio de las factorías de aleaciones de hierro en los municipios coruñeses de Cee y Dumbría de la actividad de las centrales hidroeléctricas que explota en los ríos Xallas y Grande, para vender estos embalses.

A este escándalo que pone en peligro 400 empleos se une ahora una supuesta relación de las empresas del grupo Villar Mir con el escándalo de corrupción en cuyo centro está Ignacio González.

Uno de los detenidos fue Javier López Madrid, consejero de la constructora OHL y presidente de Ferroglobe. El ejecutivo e yerno de Juan Miguel Villar Mir, condenado en el caso de las tarjetas black de Caja Madrid, está acusado de pagar a González 1,4 millones de euros en comisiones a cambio de una adjudicación en Madrid en el año 2007.

Ferroglobe niega las acusaciones y afirma que los presuntos delitos imputados a López Madrid, en libertad bajo fianza de 100.000 euros, "no están relacionados con Ferroglobe o las acciones del señor López Madrid en nombre de Ferroglobe o en el de su predecesora, el Grupo FerroAtlántica".

Pero López Madrid no es el único cargo de este grupo empresarial salpicado por este escándalo. Eloy Velasco, juez del caso Lezo, empezó nuevas investigaciones sobre el propio Villar Mir para la “presunta comisión de delitos" por parte de quien fue Ministro de Hacienda con Arias Navarro tras la muerte de Franco. El empresario, está también investigado por el financiamiento ilegal del PP.

La oposición gallega ha pedido explicaciones sobre estos hechos. Como las declaraciones de Luís Villares, de En Marea que cuestionó que Ferroatlántica pretenda vender dos embalses, a la vez que pretende despedir a trabajadores y está implicada en casos de corrupción.

En resumidas cuentas, Ferroatlántica ejerce influencia sobre el PP para su propio beneficio empresarial. No existen pruebas legales todavía de esto, pero es sencillo intuir que ésta es la dinámica si nos atenemos a casos anteriores. Por su parte Ana Pontón del BNG se preguntaba a que espera Feijóo “para decirle a Villar Mir que no va a hacer caja con las centrales eléctricas gallegas”. “Galicia no está para pagarle los favores de Villar Mir al PP”, afirmó.

Ferroatlántica es una empresa gallega con sede en Madrid. Es el primer productor mundial de silicio metal y de aleaciones de hierro. Tiene 15 fábricas; 6 en Francia, 5 en España, 2 en Sudáfrica, una en Venezuela e otra en China. La capacidad de producción total es de 300.000 toneladas al año.

Fundada en 1910, la empresa creció comprando concesiones, fábricas e canteras. En el año 2007 se constituye el Grupo FerroAtlántica. En 2015 completa su fusión con Globe Speciality para formar Ferroglobe, con lo que la influencia y beneficios de la empresa son mayores, siendo integradas las actividades de minería y producción energética también. La empresa fue condenada en 2007 al pago de 300.000 euros por provocar mortandad masiva de peces en el río Xallas al rebajar demasiado el caudal del río.

Recientemente, como presentábamos antes, hubo una gran huelga en las fábricas de Galicia el 12 de Marzo, en la cual la práctica totalidad de los trabajadores de Ferroatlántica secundó la huelga, con motivo de la fraudulenta venta de las centrales eléctricas lo que hace peligrar 400 puestos de trabajo. Unas 10.000 personas participaron en la manifestación que recorrió Cee para mostrar su rechazo a esta operación.

Es indecente que Ferroatlántica quiera condicionar el plan Industrial a la venta de las centrales cuando la explotación de los recursos hidráulicos le reporta al año más de 35 millones de euros. Cifra más que suficiente para cubrir la puesta en marcha de los nuevos proyectos.

Los allí manifestantes criticaron que el mencionado plan nunca fue presentado ante el comité de empresa o las administraciones locales y autonómicas y que “no es más que un baile de cifras de supuestas inversiones” difundidas en distintos medios de comunicación. No consideran creíbles estos compromisos. Los trabajadores y trabajadoras advirtieron una vez más que ese plan, en la práctica, representa la pérdida de empleo, el desmantelamiento y el cierreprogresivo de las fábricas de Cee y Dumbría.

En este sentido, se revela necesario la apertura de los libros de contabilidad, a esta y todas las empresas, ya que los trabajadores son engañados continuamente por la patronal, que no tiene obligación de presentar sus cuentas públicamente, aludiendo al secreto comercial. Además, habiendo indicios claros de corrupción en esta empresa, es más necesaria todavía esta demanda.

También recordaron que este es el tercer intento de Villar Mir de segregar las actividades. Así mismo señalan la existencia de campañas de “de acoso, chantaje y extorsión "en los centros de trabajo" en los que amenaza con EREs o despidos si no firman esos proyectos industriales inexistentes con los que pretenden legitimar ante la administración una operación de venta especulativa”. Condenamos esta represión sindical por parte de la empresa, a la vez que reprobamos el acuerdo alcanzado con los sindicatos estatales para llevar la operación de venta, el cual demuestra una traición a los trabajadores que se ven afectados en Galicia.

Tal y como lo hicieron en los años 90, cuando pararon la separación de actividades, los trabajadores siguen dispuestos a luchar en la actualidad. En sus propias palabras:

“Una lucha por las personas que murieron por enfermedades profesionales en la construcción de canales y de los lugares que desaparecieron bajo las aguas de los embalses; nunca fue compensada tanta injusticia.”

Para compensar esta injusticia serán necesarias muchas acciones de lucha, con la solidaridad no solo de la población local, así como también de otros sectores obreros, juveniles y populares en Galicia.

Así mismo, este sector, el de las aleaciones metálicas de silicio, es estratégico para gran parte del capital internacional, entre ellos el sector electrónico e informático. Los trabajadores de las distintas filiales a lo largo y ancho del mundo tienen un enorme poder en sus manos si paran la producción de esta gran empresa.

Es así como se pueden arrancar potentes concesiones a la patronal. Además en esa ocasión hubo solidaridad por parte de los compañeros de las fábricas de Francia (FerroPem), que también fueron a la huelga ese día, asumiendo los reclamos también de los trabajadores gallegos, en una clara muestra de internacionalismo. Algo que demuestra que no es imposible comenzar una mayor coordinación internacional en este sector.

Sin embargo, si queremos ofrecer una solución más duradera a los problemas que sufren los trabajadores y la población en general por la codicia y las corruptelas de Villar Mir y similares, solo resta una solución.

La nacionalización sin indemnización de la empresa, bajo control de los trabajadores. Expropiación que se justifica por la explotación laboral y ambiental producida, la corrupción asociada a la empresa y la progresiva reducción de puestos de trabajo en los últimos años. Basta ya de saqueo al pueblo trabajador.






Temas relacionados

Mundo Obrero Estado Español   /   Galicia   /   Metales   /   Corrupción y enriquecimiento   /   Trabajadores metalúrgicos   /   Corrupción

Comentarios

DEJAR COMENTARIO