Política Estado Español

XIV LEGISLATURA

El consenso que viene: Felipe VI y el gobierno PSOE-UP defienden que la Constitución está escrita en piedra

Un acto que huele a naftalina pero que ilustra alguna de las claves que marcarán esta legislatura: el gobierno “progresista” lo será de Su Majestad, Podemos e IU ya son régimen y la Corona mantiene viva su crisis.

Santiago Lupe

@SantiagoLupeBCN

Lunes 3 de febrero | 13:09

Si una estampa corrobora que el del 78 es un régimen heredero de la dictadura y una tradición reaccionaria, esa es la vista hoy en la Carrera de San Jerónimo y las Cortes. Un Jefe del Estado al que nadie ha votado ni votará, recibido por los diferentes cuerpos del Ejército, con el presidente del Gobierno a sus espaldas y las diputadas, diputados, senadores y senadoras pasando uno por uno por el “besamanos”.

Pero más allá de este boato medieval, si merece la pena hablar de la ceremonia de apertura de la XIV Legislatura es porque, a pesar de la caspa que todo lo cubre, nos permite constatar algunas de las claves para los próximos meses o años. Veámos las tres principales.

Una Constitución escrita en piedra

Como las Tablas de la Ley de Moisés. Así es la Constitución del 78 tanto para el monarca que le debe el cargo, como para el gobierno del PSOE, Podemos e IU, que ha hablado hoy por medio de la presidenta del Congresos, Meritxell Batet.

La que fuera cabeza de lista por el PSC ha tenido alusiones directas a las palabras de Felipe VI cuatro años atrás. En la inauguración de la XII Legislatura, que sería la segunda y última con Rajoy como presidente, la Corona vino a bendecir entonces la absteción del PSOE y animar a que se fortaleciera la concertación entre el bipartidismo frente a la amenaza independentista. Ahora parece que el PSOE pide a la Zarzuela que interceda en el mismo sentido para, “llamar al orden” a la oposición de la derecha. Pero el monarca no ha ido más allá de generalidades.

En lo que sí se han expresado una comunión de voluntades entre la Corona y el llamado gobierno “progresista” ha sido en remarcar que nada es posible más allá de la Constitución del 78 y sus candados. Batet ha hablado de desarrollarla, abordar “objetivos pendientes” y “nuevos consensos propios de nuestro tiempo”. El rey de como la Carta Magna es “el lugar de encuentro de los diferentes modos de sentir España” y ha recordado que ésta consagra en su figura nada menos que la "unidad y permanencia" del pueblo español.

Un mensaje enviado directamente a los independentistas y a todos aquellos sectores que mantienen aspiraciones democráticas como el derecho a decidir, acabar con la Corona o con todos los restos de la dictadura encarnados en los diferentes aparatos del Estado. Pero también que pone claro que todo lo que se salga de una democracia al servicio de las grandes empresas y familias, no será permitido ni por Su Majestad ni por su Gobierno y ministros.

Los nuevos ministros de Su Majestad

La otra estampa de la jornada ha sido la de los ministros y ministras de Unidas Podemos en pie y aplaudiendo la presencia y las palabras del monarca. Como bien ha señalado Lucía Nistral, portavoz de la CRT, Iglesias, Montero o Garzón son ya ministros y ministras de Su Majestad. Han hecho lo mismo las diputadas con cargo en el nuevo Ejecutivo, y el resto del grupo parlamentario en general se ha mantenido simplemente en pie en las ovaciones a Felipe VI.

La entrada en el gobierno de la quinta potencia imperialista de Europa es la vía por la que tanto IU como Podemos han dado un salto cualitativo en la integración en el Régimen del 78. Así como el PCE de Carrillo aceptó la Corona y la rojigualda como peaje para ser uno de los Padres de la Constitución del 78, hoy, quienes reivindican esta experiencia y tradición política deben jurar lealtad a esta institución como corroboración de que ya no vienen ni a “asaltar los cielos” ni a “romper los candados”.

Hoy Unidas Podemos es parte de los grandes consensos, como que la Corona es incuestionable, el derecho a decidir queda por fuera de lo posible, la defensa de los intereses de las multinacionales españolas en el extranjero un deber de todo representante público y las políticas económicas y sociales no pueden tocar los intereses y privilegios de la CEOE, la banca y el IBEX35.

“No tenemos Rey”, los 50 que se han quedado fuera

Por último la sesión inaugural ha batido el récord de ausencias. Una cincuentena de diputados, diputadas, senadores y senadoras de ERC, JxCat, Bildu, CUP y BNG, se han negado a participar y han hecho público un manifiesto con el título de “No tenemos Rey. Democracia, libertad, repúblicas”, en el que niegan la legitimidad democrática de la institución monárquica y denuncian su rol al frente de la escalada represiva contra el movimiento independentista catalán.

Un gesto que es expresión de que la crisis de la Monarquía está lejos de cerrarse. No solo por la permanencia de la aspiración democrática de ejercer el derecho de autodeterminación en Catalunya, Euskal Herria o Galiza, sino porque para millones, en especial de las generaciones más jóvenes, la Corona es una institución caduca, antidemocrática y ligada a la defensa del status quo que condena a las mayorías obreras y populares a un futuro de precariedad y miseria.

Así se expresó hace ahora un año en el movimiento de las consultas sobre la Monarquía que se extendió por barrios, ciudades y más de 30 universidades, y que recogió más de 100.000 votos en contra en de esta institución. El rey “está desnudo” aunque al gremio de sastres que pretende revestirlo se hayan sumado ahora los Iglesias y Garzones.

Muchos de los ausentes en la Cámara hoy son, sin embargo, los sostenes parlamentarios del nuevo gobierno de Su Majestad, como es el caso del BNG, EH-Bildu o ERC. Otros, como JxCat, se han hecho republicanos al calor del procés catalán, pero al mismo tiempo se esfuerzan por reconducir este movimiento democrático a la senda de la desmovilización y la vuelta a la autonomía. La única fuerza consecuente con su rechazo a la monarquía era la CUP, que se ha plantado en una posición correcta de “bloquear el régimen”, no brindar apoyo al gobierno de coalición y denunciar los planes de restauración que encarna.

Para que en el Estado español no haya más “besamanos”, los pueblos puedan decidir su futuro, podamos acabar con una institución medieval o resolver el resto de demandas democráticas y sociales pendientes sin respetar los intereses y privilegios de los grandes capitalistas, será pues necesario construir una izquierda distinta. Que levante un programa anticapitalista, contra el régimen, independiente tanto de todos sus partidos e instituciones, como de los partidos que como JxCat o ERC ya han demostrado que se opondrán siempre a impulsar las fuerzas sociales necesarias para conseguir estas demandas.

La CUP, con su voz en las Cortes, junto con otras fuerzas de la izquierda anticapitalista de todo el Estado, tiene hoy la oportunidad y responsabilidad de proponer un agrupamiento en esta dirección que apunte a acabar con el Régimen del 78 y poder imponer con la movilización social procesos constituyentes donde poder decidir y cambiarlo todo.






Temas relacionados

Gobierno de coalición PSOE-UP   /   Unidas Podemos   /   Política Estado Español   /   Alberto Garzón   /   CUP    /   Rey Felipe VI   /    Régimen del ‘78   /   Pablo Iglesias   /   Izquierda Unida   /   Podemos   /   PSOE

Comentarios

DEJAR COMENTARIO