Juventud

MOVIMIENTO ESTUDIANTIL

Vaciemos las clases y llenemos las asambleas para continuar en las calles

Se comienzan a realizar las primeras asambleas. Masificarla, lograr que seamos miles organizados, es fundamental para sostener la lucha, que de dirija desde las bases y discutamos sus objetivos

Contracorrent

Catalunya

Miércoles 23 de octubre | 17:03

Nuevas asambleas en la UPC y en casi todas las universidades de Barcelona. Más y más jóvenes se movilizan cada día en las convocatorias contra la sentencia del procés, enfrentando la brutal represión de la Policía Nacional y los Mossos, y la criminalización constante por medios de comunicación y políticos.

Con la lógica de “romper la normalidad universitarias”, se han estado convocando asambleas abiertas en diferentes facultades para pensar las próximas acciones como estudiantes. Un primer paso para masificar el movimiento, pero que hay que profundizar mucho. Hasta ahora las asambleas reúnen decenas de estudiantes, pero hemos sido miles en las calles.

Hay que poner todos los esfuerzos en que todas y todos los que hacen huelga o van a las manifestaciones sean parte activa de las decisiones, y no en desarrollar acciones que en la forma pueden parecer muy radicales -como encierros o piquetes sostenidos por muy pocos- pero pueden alejarnos de la clave del momento: organizarnos miles.

Como se está planteando desde diferentes organizaciones, esta es una lucha que no durará solo un día o una semana. Y por eso justamente, debemos masificar el movimiento, llegando a más estudiantes, al profesorado, PAS y PDI. Esto pasa por construir espacios radicalmente democráticos, como pueden ser las asambleas abiertas de las facultades, donde se discuta todo: desde qué acciones hacer hasta las demandas que queremos incluir y la perspectiva que queremos darle al levantamiento catalán, que para muchos de nosotros y nosotras, la generación 1-O, es una oportunidad para intentar cambiarlo realmente todo.

Muchos estudiantes no quieren hacer huelga o paralizar las clase por una presión académica real: no hay ninguna matrícula que cueste menos de 1000€ y repetir una asignatura te sale el doble de caro. Por eso, estas asambleas creemos que también tienen que servir para, por ejemplo, plantear la gratuidad de la universidad como una demanda estudiantil a incorporarla entre nuestras demandas.

Esto ayudaría a sumar a mucha más gente, y haría más concreto en nuestro programa la idea de que salimos a la calle porque estamos hartos de la represión y de que nos condenen a un futuro de precariedad en los estudios, el trabajo y la vida.

Si conseguimos poner en pie un gran movimiento estudiantil, no tenemos que limitarnos los temas qué discutir. ¿Qué mejor momento que en asambleas masivas, con un movimiento estudiantil organizado desde abajo, que discutir demandas por las que llevamos luchando años y que solo conseguiremos organizados y luchando en las calles? Perder una oportunidad así serie un gravísimo error en contra de nuestros propios intereses.

Desde ContraCorrent venimos defendiendo desde el inicio del movimiento contra la sentencia que necesitamos estas asambleas organizadas desde la base para poder dirigir también nuestras propias acciones. Nos están metiendo en la cárcel, identificando, mutilando... ¿y no vamos a poder decidir qué acciones hacer y movilizarnos solo por lo que nos dicen por un grupo de telegram? Si no conseguimos crear una dirección propia del movimiento, que responda a lo que discutamos los miles que vaciamos las aulas y llenamos las calles, el día que nos quieran mandar a casa -como hicieron en 2017- nos quedaremos colgados.

Además autoorganizarnos como estudiantes es fundamental para que las acciones que queramos llevar adelante -una huelga, por ejemplo- la garanticemos nosotros y nosotras. No pueden ser una especie de “look out patronal” pero del Rectorado.

Nuestra tensión no puede dirigirse a presionar a decanos y rectores para que “suspendan las clases”, sino para que nosotras mismas garanticemos la huelga, que no se hagan actividades evaluables ni prácticas.

Ahora los rectores y algunos decanos declaren que están a favor de algunas de las demandas democráticas que estamos planteando. Nosotros decimos ninguna confianza en ellos. Mañana pueden “cambiar de idea”, más si la represión continúa y sigue siendo llevada adelante por el Govern.

Recordemos, que los rectorados pueden cambiar de rectores y rectoras, pero que siguen siendo las mismas instituciones que nos precarizan (que le digan a los doctorandos en lucha), nos sube las tasas, ha denunciado a estudiantes por luchar por la educación pública, nos mandó a los Mossos en Bolonia, ha dado nombres de militantes de la UAB para llevarles a juicio...

Desde las asambleas deberíamos preparar una nueva jornada de huelga en las universidades, con convocatorias no solo por redes sino también yendo clase por clase a explicar cuándo, dónde y para qué se hacen. Que nadie pueda decir que no se enteró de que había asamblea para convocar huelga.

En este sentido la huelga que convocan en institutos el SEPC y el SE, responde una vez más al método de “todo viene de arriba”. Además, hacer dos convocatorias en días diferentes, y una para secundaria y otra para universidad, a lo único que ayuda es a desgastar el movimiento. ¿Por qué no plantear huelgas trabajadas conjuntamente? Es más ¿por qué seguir dividiendo al movimiento estudiantil con convocatorias que no llaman a toda los y las estudiantes? ¡Salgamos a la huelga con los institutos! ¡Construyamos la movilización desde abajo!

¡Libertad presos y presas políticas! ¡Basta de identificaciones y registros!

¡Basta de criminalizar la protesta!

¡Basta de represión! ¡Buch dimisión!






Temas relacionados

Independencia de Catalunya   /   Autodeterminación de Catalunya   /   Referendum en Catalunya   /   Catalunya   /   Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO