Géneros y Sexualidades

#SUSVIOLENCIASNUESTRALUCHA

“En los institutos también levantamos una campaña contra las violencias machistas”

Entrevistamos a Anna, estudiante de bachillerato de instituto que impulsa la campaña ‘Sus violencias, nuestra lucha’ en Barcelona.

Verónica Landa

Barcelona | @lierolaliero

Miércoles 3 de mayo | 19:10

En el marco de las movilizaciones de mujeres a nivel internacional, contra las múltiples violencias machistas, desde Pan y Rosas hemos lanzado una campaña contra las violencias machistas; contra todo tipo de violencias machistas porque el feminicidio es el último eslabón de una larga cadena de violencias.

La campaña gira en torno a cuatro ejes fundamentales. La precariedad laboral, histórica para las mujeres, que se ha profundizado más con la crisis y con los recortes en sanidad, educación y ley de dependencia.

La islamofobia y el racismo que sufre toda la población inmigrante. Contra la LGTBIfobia, en el marco de las agresiones LGTBIfóbicas que continúan en el Estado español. Por último, contra los feminicidios, la violencia sexual y el acoso.

¿Cómo ves el machismo en tu entorno, en tu instituto por ejemplo?
La mayoría de personas que me rodean son conscientes del machismo, la LGTBIfobia, el racismo que existe, también a nuestro alrededor. y parecen estar a favor de la reivindicación de nuestros derechos. También es verdad que en el caso del machismo entre adolescentes, en general, no deja de crecer. Y en parte es porque nos han vendido que ya no hay machismo en esta sociedad y que no hay nada por lo que luchar.

El machismo está siempre presente, aunque algunas veces sea menos visibles que otros. Desde Internet hasta en las calles, en el trabajo, en clase…en todos los ámbitos y tenemos que combatirlo.

¿La violencia machista se trata en tu instituto? ¿Hacéis actividades relacionadas?

Debo admitir que mi instituto es un lugar del que estoy bastante orgullosa. Las paredes del hall siempre están decoradas con todo tipo de carteles y pancartas que el alumnado ha hecho junto con el profesorado. Los temas que se tratan son siempre variados y actuales; desde el tema de los refugiados hasta la violencia machista. Además, para el 8 de marzo, por ejemplo, recuerdo que se organizó una buena jornada, incluso se interrumpieron las clases para ir al patio a hacer una pequeña acta, en el marco del paro internacional de mujeres.

Ahora bien, lo que sí pienso criticar es el tema de la educación sexual. Mi instituto se preocupa por el tema, pero no lo suficiente. En 3º de la ESO y en primero de bachillerato se han hecho algunas charlas que dan desde centros especializados. Pero no en todos los cursos se hace, y las sesiones que se hacen no son suficientes. La educación sexual debería estar en el currículum escolar, y por lo tanto ser obligatoria. En mi instituto (como todos los demás) debería ser así. Debería ser una educación sexo afectiva, que incluya q las personas LGTBI y que vaya más allá de las relaciones sexuales heteronormativas.

Según el plan de estudio y las clases impartidas en tu centro, ¿se visibiliza el papel de la mujer? ¿Y el del colectivo LGTBI?

El papel de la mujer sí que se visibiliza, en algunas asignaturas más que otra. Ahora bien, todo depende del profesor o progesora. Mi profesora de historia, por ejemplo, nos destina clases completas o más de una para hablar sobre la mujer "en la II República..., en la Guerra Civil...". Incluso vemos películas (y las comentamos) que estén relacionadas, como la de "Clara Campoamor, la mujer olvidada". Me parece estupendo, ¿pues acaso no deberíamos al menos saber el nombre de quien logró el sufragio femenino en España? Y así, en muchos otros casos en los que el rol de las mujeres en la Historia ha sido silenciado.

Tristemente, por maravillosa que sea mi profesora de historia, el profesor de esta misma asignatura que tienen otras clases se salta la parte del libro que explica el papel de la mujer en cada etapa. Y eso me parece una ofensa, pues nos está privando de un conocimiento muy importante y además se está saltando el plan de estudios, y no casualmente.

En cuanto al colectivo LGTBI, en mi instituto los profesores meten a veces el tema, aunque tenga que ser durante la típica clase en la que se comenta la homosexualidad de Lorca, entre poema y poema. Pero no estudiamos el movimiento LGTBI y las múltiples luchas que han llevado a cabo, por poner un ejemplo.

Creo que debería hablarse más sobre las personas LGTBI, teniendo que la LGTBIfobia aquí y en todo el mundo, no para de crecer. Hay mucho material para poder incorporar una visión no heteronormativa en historia, filosofía, literatura, historia del arte…Todas, además, suelen ser material eurocéntricas, hablando solo de la Historia y desarrollo de los países europeos.

¿Por qué es importante impulsar esta campaña en los institutos?

Bueno, como decía antes, por una parte porque el machismo entre la juventud aumenta cada día, sobre todo el control y la violencia psicológica. Entonces creo que es importante combatirla desde los propios centros de estudio. Combatir toda esta idea de que ya no hay nada por lo que luchar. Decir eso y ver como las cifras de feminicidio en el Estado español crecen día a día, y las agresiones sexuales también, es no ver la realidad.

Por otra parte, aunque en mi instituto la situación (el hablar de esto temas, hacer actividades, etc) no está mal, la realidad de otros muchos centros de estudio es peor: no se habla de machismo, racismo y LGTBIfobia y se tergiversan muchas cosas. Los institutos no son algo ajeno a la sociedad. Si la sociedad persiste el machismo, este se refleja en las aulas.

Por todo esto queremos luchar. Por esto es que impulsamos la campaña, a la que llamamos a las organizaciones de mujeres, feministas, estudiantiles, que la tomen también junto a nosotras. Queremos poner en pie un movimiento de mujeres en las calles, que plante cara a todas estas violencias. Que grite con fuerza ¡Ni una menos! Un movimiento que se proponga conquistar todos nuestros derechos, los que nunca tuvimos y los que nos han arrebatado. Como por ejemplo, el derecho al aborto para las jóvenes de 16 y 17 años que ahora deben tener obligatoriamente el consentimiento de un familiar o tutor.

Queremos que este movimiento tome como suyas las reivindicaciones que las mujeres más jóvenes gritamos en las calles.






Comentarios

DEJAR COMENTARIO