Internacional

CORONAVIRUS EN EL MUNDO

En plena pandemia Trump quiere desfinanciar a la OMS, que desoyó un alerta temprana de Taiwán

Trump amenaza con desfinanciar al organismo, para cubrir su inicial desidia frente a la pandemia. Con el trasfondo de las disputas geopolíticas, Taiwán -en conflicto con China por su estatus de independencia- denunció a la OMS por no haber respondido a su aviso.

Mirta Pacheco

@mirtapacheco1

Jueves 16 de abril

Donald Trump enarbolando su reaccionario nacionalismo con el objetivo de defender a su propia clase empresarial, denunció a China de la demora en el aviso del brote del Covid19 y también a la Organización Mundial de la Salud (OMS). Con esa excusa ahora amenaza con sacarle financiamiento, la nombra como responsable de su propia demora en tomar medidas para limitar lo más posible los efectos del virus.

La principal potencia imperialista aporta anualmente U$S 880 millones, por dos vías: el aporte norteamericano, que ya está estipulado en el presupuesto de la OMS es de U$S 230 millones, mientras que el voluntario es de U$S 650 millones.

Te puede interesar: Trump vs la OMS: en búsqueda de un chivo expiatorio

El organismo internacional también recibe muchos aportes individuales de empresarios “filántropos” como Bill Gates.

Cuando hizo ese anuncio, el Partido Demócrata (que pese a la crisis nacional sigue en campaña, como el propio Trump) salió con los tapones de punta a quejarse de esa posible medida.

Lo cierto es que debe ser el Congreso de Estados Unidos el que defina si corta el financiamiento o no. En las últimas horas, parece haber retrocedido y ahora es una medida que “está en estudio”.

Mientras tanto, este martes Taiwán hizo público un mail que dirigió a la OMS el 31 de diciembre del año pasado, donde ya alertaba la observancia en la ciudad china de Wuhan de casos de “neumonía atípica” con aislamiento de pacientes.

En un comunicado subido a la página del “Centro de Taiwán para el Control de Enfermedades”, con fecha 11 de abril, afirma que esa información sobre la neumonía atípica es usada, en China, comúnmente para referirse al SARS, enfermedad de transmisión entre humanos.

En ese texto oficial dice que al mismo tiempo realizó consultas sobre la situación con el “Centro Chino para el Control y Prevención de Enfermedades”.

El comunicado plantea que la respuesta del Departamento de Reglamento Sanitario Internacional (sección de la OMS donde fue dirigido el aviso) fue un escueto mensaje diciendo que la información había sido “enviada a colegas expertos”, mientras que la República Popular de China solo contestó con un comunicado de prensa.

De esta forma Taiwán acusa a la OMS de haber perdido un valiosísimo tiempo para encarar la lucha mundial contra el coronavirus y a China de haber ocultado durante las primeras semanas la información acerca de la propagación del virus.

El director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, salió a contestar que solo recibieron un mail que se refería a “informaciones de prensa sobre casos de neumonía atípica en Wuhan”, además de acusar a Taiwán de estar llevando adelante una campaña racista, por su país de origen.

Lo cierto es que con la experiencia de la epidemia del SARS del 2003, a ese organismo internacional tendría que habérsele prendido alertas más tempranas, cosa que a la luz de estas denuncias documentadas, evidentemente no hizo.

China notificó oficialmente a la OMS el brote del virus el 3 de enero. Pero recién fue el 20 de ese mes que la burocracia del Gobierno de Xi Jinping comenzó a tomar medidas que dieron una respuesta a la crisis que se presentaba.

Estas fechas y el alerta enviado por Taiwán, hablan de que la República Popular China durante diciembre ya conocía de los contagios en Wuhan.

Te puede interesar: La crisis del coronavirus y las vulnerabilidades del modelo chino

Recordemos que el 11 de marzo la OMS declaró al Covid19 como una pandemia, cuando ya había infectados en 114 países y habían fallecido 4291 personas.

La categoría epidemiológica de pandemia refiere a que el brote afecte a más de un continente y que haya casos de transmisión comunitaria. Ya para fines de enero, Estados Unidos tenía casos de contagio local del virus, cuestión que el Gobierno de Trump negaba y solo hablaba de pocos casos exportados.

Un Trump que para justificar su política de preservar la economía de las grandes empresas yankis, antes que la vida del pueblo trabajador norteamericano, comenzó a realizar declaraciones acusando a la OMS de inercia temprana y de falta de avisos (lo cual es verdad), al igual que a China.

Qué hay detrás de esta disputa diplomática

En esta disputa entre Taiwán y la OMS, está el hecho de que al archipiélago asiático, China lo reclama como una provincia propia -mientras que la isla sostiene una independencia en los hechos-, precisamente por esa condición no tiene un asiento en aquel organismo. Al ser la Organización Mundial de la Salud parte de las Naciones Unidas (ONU), donde China es miembro del Consejo de Seguridad (con poder de veto, como EE.UU.), es claro de qué lado se pondrá la OMS.

Por ejemplo a los periodistas taiwaneses, al menos hasta el año pasado no se les permitía acreditarse para registrar las sesiones ni de la OMS ni de la ONU.

Te puede interesar: Cómo el capitalismo del “just-in-time” propagó el Covid-19

La historia viene de largo, pero ya en 1979 (en plena Guerra Fría) el imperialismo norteamericano rompe relaciones con Taiwán para acercarse a Pekín, guardándose un as en la manga: el Acta de Relaciones con Taiwán (TRA por sus siglas en inglés), que le permitía la venta de armas y comercializar con la isla, lo que vienen haciendo regularmente.

En su disputa con China por la hegemonía, que se vino reflejando en estos años en furibundas guerras comerciales, en julio del año pasado Donald Trump usó esa ley para aprobar una venta armamentística por U$S 2.200 millones. El régimen de Xi Jinping puso el grito en el cielo.

Este trasfondo es el que explica en gran parte las acusaciones cruzadas. Aunque el Gobierno de Taiwán, dirigido por su presidenta Tsai Ing-Wen del Partido Progresista Democrático (defensora de seguir fuertemente los lineamientos del imperialismo yanki), frente a los primeros casos de coronavirus advertidos en China, se movió con celeridad.

Con casi 28 millones de habitantes, presenta 382 casos y 6 fallecimientos, una tasa bajísima comparada con otros países. Taiwán implementó desde un principio además del aislamiento total, testeo generalizado. Lo que recién más tarde Tedros Adhanon recomendaría a todo el mundo.

Por otra parte, como ya dijimos Trump en un comienzo y por semanas (letales para la población) se empecinó en ignorar las consecuencias de la pandemia, más preocupado por que no se desacelerara la economía interna –pensando en su reelección y en las ganancias de los grandes empresarios norteamericanos-.

Hasta su secretario de Comercio Wilbur Ross llegó a afirmar que los problemas que tenía China con el Covid19, ayudaría al retorno de los empleos a su país. De nuevo, su política de “América primero” demostró lo retrógrado y nefasto que puede ser para los pueblos del mundo, pero también para el norteamericano.

Como su alumno en la región, el presidente de Brasil Jair Bolsonaro, ejercía el negacionismo. Hasta que la realidad pudo más.

Pero durante esas semanas, la OMS comenzó a advertir sobre los efectos para los norteamericanos sino se tomaban las medidas necesarias.

Mientras organismos internacionales y países con mucho peso político y económico (como EEUU y China) llevan adelante sus disputas, millones de trabajadoras y trabajadores en todo el mundo están arriesgando sus vidas en trabajos considerados esenciales por los gobiernos (para favorecer a las grandes empresas), además de sufrir despidos, suspensiones.

Eso sin contar a la enorme cantidad de personas en el planeta que ni siquiera cuentan con un mínimo ingreso que les garantice la subsistencia o poder protegerse del contagio.

Las huelgas y acciones de trabajadores, que se vienen dando en EEUU -ahora el país con más contagios y muertes-, son auspiciosas en el sentido de mostrar (aún en pequeño) cómo la clase trabajadora es la que puede actuar defendiendo las vidas de las grandes mayorías.

Te puede interesar: Mapa interactivo: pandemia y huelgas en Estados Unidos






Temas relacionados

Coronavirus   /   OMS   /   ONU   /   China   /   Europa   /   Estados Unidos   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO