Mundo Obrero Estado Español

CGT TELEPIZZA

"Estamos llamando a la solidaridad en los centros de trabajo"

La juventud que curramos en Telepizza salimos a pelear contra la precariedad laboral y la represión a quien critica este sistema. ¡La libertad de expresión no se toca, se defiende! ¡Basta de precariedad, políticos ladrones y monarcas corruptos!

Lunes 1ro de marzo | 17:40

El rapero Pablo Hásel se suma a la larga lista de abogados, cantantes, activistas, sindicalistas, artistas, periodistas y tuiteros, que han sido sometidos a multas, sanciones o penas de presión por expresar su opinión en las redes y osar cuestionar a la Monarquía borbónica. Todo ello con la complicidad del “gobierno progresista” del PSOE-Unidas Podemos.

Por muchas diferencias que tengamos con el discurso político de Hásel, es evidente que su caso represivo se está usando como castigo ejemplar para domesticar quienes se atrevan a expresar su opinión para cuestionar el régimen político o sus instituciones anti-democráticas.

¿Quién irá después? ¿Será cantante? ¿Periodista? ¿Sindicalista? Puede ser cualquiera, también tú, si te atreves a cuestionar a la Corona. Mientras tanto, en medio de la peor crisis económica y social desde años, con un desempleo que escala al 16% y al 40% para la juventud, con miles de autónomos arruinados,... la Casa Real anunciaba que la princesa Leonor estudiará en un colegio privado de élite en Gales. El capricho costará 70 mil euros anuales, que será pagado con dinero publico.

Miles hemos salido a las calles a defender la libertad de expresión y de las presas. Pero también para protestar contra el futuro de miseria que nos imponen, y la impunidad con la que viven no sólo los políticos y los monarcas corruptos, sino también los grandes empresarios que precarizan nuestras vidas.

Este régimen político esta diseñado para ellos y es incompatible con los derechos democráticos, que les resulta un estorbo. Es la razón de que los partidos capitalistas dentro y fuera del gobierno y los medios de comunicación del IBEX35 se lancen a una campaña brutal, criminalizando las manifestaciones con la excusa de que eran “violentas” para tratar de desviar el verdadero problema.

Y no es de extrañar. Esta campaña la levantan los mismos que les preocupa que ardan contenedores pero no les preocupa que la gente urge en ellos por comida. Son los mismos que aplican las reformas laborales que permiten los sueldos y los trabajos basura, mientras las grandes empresas ganan cada vez más a nuestra costa.

Son los mismos que les permiten echarte a la calle con impunidad a los empresarios si osas quejarte de la empresa. Son los mismos que hablan de “democracia” mientras los currelas aguantamos una verdadera dictadura patronal en nuestras empresas.

Son los mismos que no les importa agredir a ancianas y echarlas de sus casas a porrazos cuando no pueden pagar a los banqueros, o los mismos que permiten cortar la luz a la familias que no tiene para las subidas de Endesa. Son los mismos que prefieren que los autónomos se hundan en la miseria mientras destinan millones de euros de “rescate” a los banqueros.

Son los mismos que se niegan condenar y juzgar a los torturadores y asesinos de la dictadura franquista. Son los mismos partidos que llevan años hinchándose de dinero público y sobornos de empresarios y constructores. Son los mismos que se niegan a condenar la escandalosa corrupción de la Corona que acumulo 2.000 millones de euros a través de negocios turbios y que se niegan a condenar al Rey emérito hoy echado a la fuga en los Emiratos Árabes, donde sus amigos monarcas mandan decapitar a jóvenes y periodistas por oponerse a su régimen. Son los mismos que organizan y apoyan guerras en Irak o Marruecos para hacer negocios o ahogan a inmigrantes en las costas.

Estos días, el FMI (la mayor organización de banqueros del mundo) pronosticó que en unos años habrá revueltas sociales debido a las enormes desigualdades sociales. Y es lógico. Mientras exista este régimen que nos empobrece y nos encarcela por opinar diferente y por cuestionar la monarquía y sus instituciones, los pobres seguirán rebelándose.

Hemos participado en las manifestaciones contra la represión trsa el encarcelamiento a Pablo Hásel. Desde las mismas nuestro compañero Adrián Maza decía que "llamamos a las direcciones de los sindicatos a que organicen, como estamos haciendo en Telepizza, la solidaridad en los centros de trabajo. Para denunciar la precariedad, y la impunidad con la que vive este régimen monárquico."

A diferencia de ellos, nosotrxs condenamos y apuntamos hacia el verdadero origen de la violencia: la impunidad total con la que viven estos verdaderos ricachones, sus partidos, sus reyes y sus instituciones medievales y anti-democráticas. Son a ellos a los que hay que condenar. A los capitalistas y sus sirvientes que sustentan un sistema que sobrevive a base de crímenes y expolio contra las clases trabajadoras.






Comentarios

DEJAR COMENTARIO