Géneros y Sexualidades

ORGULLO LGBTI

Hace 40 años el primer Orgullo LGBTI marchaba en el Estado Español

En 1977 las Ramblas de Barcelona acogieron más de 4.000 manifestantes al grito de “No queremos más Peligrosidad Social” y “Amnistía ya”. 40 años para entender qué movimiento LGBTI queremos construir hoy.

Lunes 26 de junio | 18:50

1 / 3

"Nosaltres no tenim por, nosaltres som" ("Nosotros no tenemos miedo, nosotros somos" , en catalán). Esta consigna encabezaba la pancarta inicial junto a las personas trans que se dispusieron en primera línea de combate.

Le seguirían otras como “Mujer, es a ti a quien queremos y por ti por quien luchamos” o “Soy homosexual, soy hermoso” en la primera Marcha del Orgullo Gay en el Estado Español, que reunió el 26 de julio de 1977 en Las Ramblas de Barcelona a más de 4.000 personas, al tiempo que se organizaban otras concentraciones menores en Sevilla y Madrid.

En las inmediaciones del Liceo se interrumpirían los gritos de “Mi cuerpo es mío y hago con él lo que me da la gana” y “¡Amnistía sexual!” , para dar paso a la carga de las fuerzas policiales conocidas como “los grises”, dejando varias personas heridas y un detenido. Éstas serían respondidas con barricadas improvisadas con las sillas de los bares cercanos, dispuestas en primer lugar por las personas trans.

El caldo de cultivo para este primer Orgullo contiene múltiples ingredientes para entender el momento y el futuro de este suceso, que marcó un antes y un después por la liberación sexual.

En primer lugar, las personas LGBTI estaban legalmente perseguidas por la Ley de Vagos y Maleantes desde 1954 hasta 1970 (esta ley es de 1933, pero no incluye a “los homosexuales” hasta entonces), por la de Ley de Peligrosidad Social desde 1970 hasta 1979 y por el artículo 431 del Código Penal hasta 1988.

La pelea por el fin de la Peligrosidad Social es la pelea por el fin de las condenas de 5 años de cárcel, que suman más de 1.000 en los años de la Transición. La Amnistía de 1977 había sacado de la cárcel a los presos políticos sin delitos de sangre a cambio de imposibilitar el futuro juicio de los criminales franquistas.

Las organizaciones feministas y LGBTI serían ilegales hasta 1981, y los presos LGBTI se habían quedado dentro de la cárcel y fuera del pacto de la Transición.

Las cifras totales de estas condenas están en torno a las 5.000. Así mismo, numerosas personas LGBTI fueron sometidas a lobotomías o electroshocks hasta finales de los años 70.

En el propio año 1977, UCD, nuevo partido dirigido por el antiguo Secretario General del Movimiento (como se denominaba a la Falange, partido único durante el franquismo) planeó la creación de “diez mil plazas para la reeducación de homosexuales”, que no se llevó a cabo.

Las cárceles albergaron a personas LGBT catalogadas como “presos sociales”, estando en módulos donde los funcionarios de prisiones habitualmente los prostituían, como en el caso de la Cárcel Modelo de Barcelona o la de Carabanchel en Madrid.

Anteriormente existieron durante el franquismo las “Colonias Agrícolas”: auténticos campos de concentración para homosexuales, y se hallaban en Badajoz, Huelva y Fuerteventura. Por ellas pasaron cientos de personas en condiciones de hambre, trabajo esclavo y tortura, siendo en el caso de Fuerteventura, dirigida por sacerdotes.

Por otra parte, esta manifestación está fechada en estos días como aniversario de la Revuelta de Stonewall, una revuelta en la ciudad de Nueva York un 28 de junio de 1969 que trajo días de disturbios en las calles del Greenwich Village para inaugurar una nueva época de lucha por la diversidad sexual, día que se sigue conmemorando como el Orgullo.

En el Estado Español los ecos de la Revuelta de Stonewall, y del Mayo del 68 llegan a través de publicaciones introducidas de forma clandestina, conformándose en los últimos años de la dictadura los primeros grupos, que seguirán la línea anticapitalista de los Movimientos de Liberación Homosexual que emergían en Estados Unidos, América Latina, Gran Bretaña, Francia o Alemania.

Esto sucede en un contexto mundial de ascenso de la lucha de clases y desarrollo de los movimientos antirracistas, antiimperialistas y de emancipación de la mujer, pelean por los derechos de las personas LGBT con un discurso que ataca también a la sociedad capitalista como culpable de esas diversas opresiones. Al mismo tiempo, en el Estado Español el aparato de la dictadura era puesto contra las cuerdas por el movimiento obrero.

Como un primer embrión, en 1970, se funda en Barcelona la Agrupación Homófila para la Igualdad Sexual (AGHOIS), que un año después se renombraría Movimiento Español de Liberación Homosexual (MELH).

En 1972 también surgieron grupos en Madrid y Bilbao, hasta que la organización fue disuelta mediante la presión policial. Sin embargo, en 1975, fundarían también en Barcelona el Frente de Liberación Gay de Cataluña (FAGC), así como se articuló en el País Vasco el Movimiento de Liberación Gay Vasco (EHGAM) o en Madrid el Frente Homosexual de Acción Revolucionaria (FHAR). También se creó la Coordinadora de Frentes de Liberación Homosexual del Estado Español (COFLHEE).

Estos movimientos trataron de mantener una línea anticapitalista y de alianza con los sectores oprimidos y el movimiento sindical en medio de un ascenso obrero y de masas y de una dura represión, aunque sufrieron, y en ocasiones cedieron, a presiones conservadoras de institutcionalización, cooptación y deriva reformista.

Mientras, en la izquierda había posiciones enfrentadas sobre la cuestión de la liberación sexual, dándose posiciones homófobas tanto en la izquierda más conciliadora con los antiguos franquistas como en la extrema izquierda.

Pese a ello, buena parte del Orgullo que recorrió las Ramblas de Barcelona en 1977 estaba formado por militantes libertarios y de partidos y organizaciones de izquierda, comenzando algunas de ellas a tender política hacia este naciente movimiento.

40 años después queda mucho por hacer, peleando por la total liberación sexual y la conquista de derechos en todo el mundo, sabiendo que nos siguen agrediendo en las calles o discriminando cada día, sabiendo, como entonces, que nuestro horizonte es conquistar un mundo sin opresión, ni de clase, ni de raza, ni de género, ni de orientación sexual.






Temas relacionados

Orgullo Crítico   /   LGBTI   /   Orgullo   /   Marcha del Orgullo   /   Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO