Géneros y Sexualidades

ACTUALIDAD

Harvey Weinstein fue sentenciado por abuso sexual y violación

El productor Harvey Weinstein, uno de los hombres más poderosos de Hollywood, fue sentenciado a 23 años de prisión por abuso sexual y violación. Las denuncias en su contra dieron origen al movimiento #MeToo.

Celeste Murillo

@rompe_teclas

Miércoles 11 de marzo | 13:46

En febrero de este año, un jurado había declarado culpable al productor de Hollywood Harvey Weinstein, por la acusación de abusos sexuales y violación. Las denuncias de varias actrices contra Weinstein dieron origen al movimiento #MeToo. Hoy fue sentenciado a 23 años de prisión.

En octubre de 2017, seis actrices presentaron una denuncia colectiva por acoso y abuso sexual contra el productor cinematográfico Harvey Weinstein. La denuncia desató una ola que alcanzó a personalidades del cine y la televisión (como Kevin Spacey y Louis CK), pero trascendió a otros ámbitos, como la política.

Una de las características que destacaron las denuncias en Hollywood fue las diferencias de poder que establecen relaciones desiguales y reproducen así las condiciones del acoso laboral y sexual. Esas relaciones de poder y sus consecuencias, que denunciaron actrices y otras mujeres que trabajan en la industria cinematográfica, no son aisladas. Se desarrollaran en una sociedad desigual donde las mujeres cobran salarios más bajos, son discriminadas, se les niegan derechos por su género.

Pasa en las películas pasa en la vida real

Las denuncias de las actrices tuvieron impacto mucho más allá de Hollywood. Si las mujeres poderosas, que cobran millones de dólares por aparecer en una película o en televisión, son humilladas y acosadas, ¿qué les pasa a los millones de mujeres que todos los días trabajan en empleos mal pagos, que son la mayoría de los pobres y la mayoría de las personas que sufren la violencia sexista, pero también la xenofobia y el racismo? ¿Qué pasa con aquellas personas cuya opresión está legitimada en un orden social donde una minoría dueña de todo vive del trabajo de quienes no tienen nada?

Algo de esto se vio en las denuncias de las trabajadoras de Mc Donald’s, que organizaron una protesta en 2018 contra lo que ellas denominaron una “epidemia” de acoso sexual en el trabajo. La mayoría de las denuncias era contra supervisores y gerentes de locales. Algo parecido denunciaron las trabajadoras de Google, que en noviembre de ese año, le exigieron a la empresa que no se silencien las denuncias de acoso y se brinde apoyo a las mujeres.

Te puede interesar: El #MeToo llegó a McDonald’s: en EE. UU. van a la huelga para exigir medidas contra el acoso sexual

Los debates que dejó el #MeToo

En el contexto de la revitalización del movimiento de mujeres en todo el mundo, inaugurada por #NiUnaMenos en Argentina, el movimiento #Metoo desnudó los acosos y abusos que se multiplican en la industria cultural más poderosa del mundo.

En enero de 2018, un grupo de actrices e intelectuales francesas criticaron algunos aspectos del #MeToo y se desató la polémica. Los medios presentaron el manifiesto como el “anti #metoo” o la “reacción a la revolución feminista”.

Te puede interesar: Hollywood y Cannes: lejos del 99 % de las mujeres.

Los problemas de la desigualdad y la discriminación como caldo de cultivo del acoso laboral y sexual estuvieron en el centro de los debates. Pero también se reabrieron discusiones sobre cómo evitar la vicitmización, qué pasa son los escraches o “linchamientos” en las redes sociales, entre otros.

Te puede interesar: El agresor, los hombres y el patriarcado.

La sentencia de Harvey Weinstein pretende ser "ejemplificadora", en un contexto en el que las denuncias de la mayoría de las mujeres son silenciadas o ignoradas en la la Justicia. Las condenas siempre vuelven a poner sobre la mesa muchas de las discusiones en curso en el feminismo y el movimiento de mujeres. Entre el reconocimiento de los crímenes de odio y la violencia patriarcal, conquistado por la movilización de las mujeres, y la poca eficacia de las soluciones penales en un contexto en el que crecen las cifras de femicidio.

Como se vio en las últimas manifestaciones por el Día Internacional de las Mujeres, la movilización de las mujeres sigue siendo la principal fuerza desnaturalizadora de la violencia machista. Al interior del feminismo y el movimiento de mujeres siguen estando en discusión perspectivas y estrategias, mientras se exige a los Estados que garanticen derechos básicos y medidas elementales.






Temas relacionados

#MeToo   /   Harvey Weinstein   /   Ni Una Menos   /   #NiUnaMenos   /   Hollywood   /   Géneros y Sexualidades   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO