Política Estado Español

Cuestión catalana

Huelga de hambre indefinida de Jordi Turull y Jordi Sánchez

El abogado y el médico de los dos dirigentes y presos políticos catalanes han leído y anunciado la huelga de hambre indefinida en protesta contra todas las injusticias de la “Justicia” española

Sábado 1ro de diciembre | 09:18

FOTO: EFE/MARTA PEREZ

En la rueda de prensa han anunciado que hoy mismo, Jordi Turull i Jordi Sánchez, ya habían comenzado una huelga de hambre indefinida. Estos dirigentes llevan un año o más de prisión preventiva, es decir, sin juicio y con una instrucción que retuerce la realidad para consumar una venganza del Régimen del 78 contra el pueblo catalán y sus dirigentes.

Con ésta medida radical, los dos dirigentes del Junts per Catalunya pretenden denunciar la enorme cantidad de injusticias a la que están sometidos. En especial, quieren denunciar todos los recursos que presentan ante el Tribunal Constitucional, como el último con el cual plantea a parcialidad del juez Llarena. La “reacción” de La Moncloa fue enviar un comunicado en el cual dicen que confían en la justicia y el sistema judicial españoles. ¡Qué otra cosa podrían decir los impulsores del 155!

El Constitucional hasta ahora lo que ha hecho es aceptarlos a trámite todo, pero los tiene “archivados” en un cajón. Algunos de ellos, desde hace más de un año. El Régimen del 78 con esto busca retrasar cualquier presentación ante el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo. El poder español no olvida los toques de atención recibidos y el último en relación al juicio y cárcel que tuvo que soportar Otegi.

El objetivo de Turull y Sánchez es acabar con la obturación que el Constitucional hace sobre sus recursos para acceder al siguiente paso, que son los Tribunales de Estrasburgo. Este camino, de todas formas, tarda años en realizarse. En el mencionado caso de Otegi se pronunció siete años después (!!). Y, ya sabemos que una justicia lenta no es justicia. Digamos que Europa se saca el merdé de encima y queda bien, pero luego de que la justicia español se encargó de apalear a la víctima.

Esta huelga es un cambio radical en la política llevada adelante por las fuerzas soberanistas. Es por un lado una denuncia brutal, no solo contra el proceso judicial que están recibiendo los dirigentes catalanes, sino contra el sistema judicial. Sus jueces se han demostrado “presionables” por los bancos, los partidos políticos del 155 (PP-PSOE-Cs) y siempre contrarios al pueblo que sufre la crisis económica.

También es una interpelación a la movilización y la lucha hacia todo el pueblo catalán. Una huelga de hambre llevada a cabo seriamente implica que una persona pueda fallecer en un mes y medio o dos meses. Aunque la falta de alimentos tiene repercusiones de salud antes. Por ello es una interpelación a los trabajadores y el pueblo catalán.

Aunque llevamos varios meses de retraso hay que crear comités de estudiantes y trabajadores en los lugares de trabajo, de estudio; hay que confluir con los referéndums contra la monarquía de la UAM, de Catalunya, de Madrid y el resto del Estado. Impulsar un enorme movimiento por la libertad de los dirigentes políticos presos y que denuncie en todos lados el poder judicial que pasó intacto de la dictadura franquista a la dictadura del Ibex 35.

Hay que recuperar las luchas en las calles para torcer el brazo al ultrareaccionario régimen del 78. Y los sindicatos deben convocar una huelga general como la del 3O junto a todas las fuerzas que defiendan a los presos políticos catalanes.






Comentarios

DEJAR COMENTARIO