Mundo Obrero Estado Español

ZARAGOZA

Ibercaja impone un ERE de 590 despidos

Ibercaja anuncia un ERE pactado con CCOO, CSICA y ACI. La política de los sindicatos mayoritarios del “mal menor” dejará sin empleo a 590 trabajadores.

Nerea Frejlich

Zaragoza | @NFrejlich

Jueves 11 de mayo | 18:10

La dirección de Ibercaja ha anunciado esta semana un ERE que afectará a 590 trabajadores y cerrará 140 oficinas en todo el Estado de aquí a junio del 2018. Los sindicatos CCOO, CSICA y ACI, con el 64,04% de la representación sindical, han firmado un acuerdo definitivo con la empresa. Por su parte UGT y CGT no acuerdan con esta decisión.

No obstante, Ibercaja cínicamente no habla de despidos. La entidad bancaria dice ofrecer a sus empleados bajas “voluntarias” a cambio de aceptar mejores condiciones en las indemnizaciones. Comenzando por los de mayor edad, entre los 57 y 59 años, los trabajadores afectados podrán obtener según el preacuerdo sindical “una indemnización de 33 días por año trabajado con un máximo de 30 meses, más una prima de 2.000 euros por trienio hasta los 12.000”.

El responsable de CCOO en Ibercaja, Miguel Angel Villalba, llegaba a reconocerse “satisfecho” por conseguir unas condiciones similares a las del anterior ERE. Es decir “una indemnización de entre el 85% y el 90% del salario neto para los mayores de 56 años”.

Sin embargo, la empresa se deshizo ya de todos los mayores de 59 años en los últimos tres EREs realizados en 2013, 2014 y 2015, con el despido de 243 trabajadores, 287 y 300 más 50 prejubilaciones respectivamente. Un total de 830 despidos en tan solo tres años.

Ibercaja y los sindicatos hablan de movilidades “voluntarias”, un termino “menos cuestionable”, cuando la alternativa son los despidos reservados para los trabajadores que no acepten la movilidad por cierre de oficina. De estos ya hay calculados unos 90, de las 200 personas afectadas por movilidad.

En febrero de este año la empresa anunciaba un ambicioso plan de expansión para la banca electrónica-además de sacar cotizaciones en bolsa- que abarcarán un 40% de la actividad total de la entidad y abrir nuevas oficinas. Sin embargo, ahora se justifica el ERE por motivos “económicos, productivos y organizativos”. ¿No será que el ambicioso plan de expansión pasa inevitablemente por el recorte de personal? El plan perfecto, sin duda, para aumentar las ganancias de los grandes directivos de la entidad.

Los más lamentable, sin duda, han sido las declaraciones del propio Villalba, argumentando que “la mayoría sindical decidió negociar para mejorar las condiciones de salida”, es decir se negaron de entrada a pelear contra la propuesta de despidos. Es evidente, la empresa no va a retirar un ERE de 600 trabajadores porque unos representante sindicales se siente en una mesa y lo pidan amablemente. La cuestión es si para la burocracia sindical existe otra vía alternativa a la política pactista que vienen llevando desde hace décadas con la patronal, parece que no.

La política de las direcciones de los grandes sindicatos es hoy la del “mal menor”, limitándose a gestionar mejores condiciones en las indemnizaciones. Sin plantearse ni un solo momento la necesidad de un plan de lucha por los puestos de trabajo y la mejora de las condiciones laborales.

Para que las negociaciones sean favorables a los trabajadores, es necesario exigir a los grandes sindicatos que se ponga al frente de una movilización ofensiva. Llamando a asambleas en todas las oficinas e impulsando un plan de lucha que imponga un calendario de manifestaciones y paros que le pueda parar los pies a la dirección de ibercaja. Solo así podrán ser tomadas en consideración las demandas de los propios trabajadores, que no son otras que el mantenimiento de sus puestos de trabajo, en detrimento del aumento de las ganancias patronales.






Temas relacionados

Mundo Obrero Estado Español   /   CCOO   /   Despidos

Comentarios

DEJAR COMENTARIO