Mundo Obrero Estado Español

MINISTROS DE SU MAJESTAD

Irene Montero: "Si para subir el SMI hay que aplaudir al jefe del Estado, lo haremos"

"Si para subir el SMI hay que aplaudir al jefe del Estado.., lo haremos" o venderse al Rey por un plato de lentejas y decir que lo hacen por nosotros

Federico Grom

Barcelona | @fedegrom

Miércoles 5 de febrero | 19:06

De los mismos creadores de la bochornosa votación en contra de que se haga pública la hoja de servicios de Billy el Niño, o “el derogar la reforma laboral sería irresponsable”, llega "Si para subir el SMI hay que aplaudir al jefe del Estado (…) lo haremos". También podría titularse “Venderse al Rey por un plato de lentejas, y decir que lo hacen por nosotros”.

Aunque reconocen desde la formación morada que la votación sobre Billy el Niño fue un error, y uno “grave”, no pueden decir lo mismo frente a sus otras ocurrencias “progresistas” en el breve tiempo que llevan en el gobierno.

La ministra de igualdad argumenta que la actitud de los ministros del gobierno de su formación para con el monarca "Se trata de respeto institucional” y agrega que “si para subir el SMI y aprobar una ley integral de protección a las libertades hay que aplaudir al jefe del Estado, lo haremos. No es que hayamos cambiado de opinión".

Aunque no queda claro cual es la relación entre los aplausos al monarca, la subida del salario y la protección de las libertades, ni si otras medidas de más calado requerirán de participar en algún besamanos o algún otro acto de este tipo, si no han cambiado de opinión como sostiene Montero, es que antes nos han engañado.

Te puede interesar: “Milongas”, o lo que decía Pablo Iglesias de la monarquía antes de ser ministro

Es difícil llegar a otra conclusión, cuando vemos la actitud de los miembros de esta formación para con el monarca o por ejemplo el hecho de que, Podemos como parte del gobierno apoyó el nombramiento de la ex Ministra de Justicia, Dolores Delgado, como Fiscal General del Estado realizado por Sánchez, cuando ayer pedían que estas designaciones no sean “a dedo” e incompatibles con haber ocupado un cargo en el gobierno en pos de garantizar su “independencia”. ¿Recuerdan la pregunta de Sánchez en una entrevista a RTVE? “¿De quién depende la Fiscalía?” Si quedaba alguna duda ya conocen la respuesta.

En una entrevista en la radio Cadena Ser, Montero señaló que "Le aplaudo porque soy parte del Gobierno, porque creo que es una muestra de respeto institucional, de cortesía, y creo que eso forma también parte incluso de los valores del republicanismo, del respeto a las instituciones"

“Tengo que hacer lo que tiene que hacer un Gobierno. Es lo que nos permite cambiar la vida de la gente” sentenció la ministra. No queda claro tampoco que es “lo que tiene que hacer un gobierno” que Montero dice que tiene “que hacer”. Si nos ceñimos a los que hicieron los sucesivos gobiernos del PSOE y del PP ya sabemos lo que nos espera y vaya si han cambiado la vida de la gente.

El plato de lentejas

El mismo día de la huelga por “pensiones, salarios y vidas dignas” de Euskal Herria, a la que Podemos se opuso públicamente, se firmó un acuerdo para la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) que intenta tapar las renuncias de Iglesias y su formación en materia de pensiones y reforma laboral.

Este acuerdo de aumento representa sin embargo una rebaja a la mitad de la promesa que el PSOE y Unidas Podemos recogieron en su pacto de coalición.
Se propone incrementar el SMI un 5,5%. Lo que dejaría al salario mínimo en 950 euros mensuales en 14 pagas, es decir, 13.300 euros anuales. El nuevo SMI es aplicable desde el 1 de enero de 2020.

Te puede interesar: Alivio en la patronal ante la moderación de Podemos

La subida del SMI solo afecta, por tanto, a aquellos empleados que haciendo 40 horas semanales estén por debajo de este monto incluyendo salario base y complementos comunes.

Repercutirá en 50 euros mensuales a solo 2 millones de trabajadores de los 19 millones que hay al día de hoy en activo registrados en la Seguridad Social.

Una subida salarial por detrás de la pérdida de poder adquisitivo del último año producto de la subida de alquileres, transporte e insumos básicos, e insuficiente para satisfacer las necesidades más elementales. En especial de la vivienda, que para muchas familias en las grandes ciudades supera el salario de una sola persona.

Cuando la subida de la carestía de la vida acabe con la miserable subida salarial, lo único que quedará es un jefe de Estado y un Régimen represtigiado gracias al flanco izquierdo del “gobierno progresista” que lo que buscan es reinventar un equilibrio para que nada de lo esencial cambie.

Un partido que dijo surgir contra “la casta” y el bipartidismo del PP-PSOE, pero que hoy es el socio de gobierno nada menos que de uno de los pilares del régimen imperialista español.






Comentarios

DEJAR COMENTARIO