Internacional

EUROPA

Italia espera un aumento en los casos de covid-19 y un militar gestionará la pandemia

Más de la mitad del país está en "alerta naranja" y los contagios siguen creciendo.

Lunes 1ro de marzo | 23:22

Calles casi vacías debido a restricciones de coronavirus en Turín, Italia, 01 de marzo de 2021. El gobierno italiano endureció las restricciones de coronavirus en Turín para ayudar a detener la propagación del coronavirus. (Italia) EFE / EPA / Alessandro Di Marco.

Italia registró 13.114 nuevos contagios del coronavirus en el último día, lo que aumenta el balance a casi tres millones de infecciones en un año, mientras las autoridades alertan de que la curva está aumentando y que se requerirán más sacrificios. El contraste entre la última semana de febrero y la anterior arroja un escalofriante 33% de aumento.

En total, se han contagiado en Italia 2.938.371 personas desde que estallara la crisis sanitaria, hace un año, en febrero de 2020.

Por otro lado, en el último día han fallecido 246 personas, un dato en línea con lo que se viene registrando en estas semanas, pero que aumenta el balance de víctimas mortales a las 97.945.

Estos datos dejan presagiar que la curva de contagios va en aumento, tal y como reconoció hoy el ministro de Sanidad italiano, Roberto Speranza, quien animó a seguir luchando contra el virus.

"La curva de contagio está aumentando de manera significativa", dijo Speranza durante un acto.

En linea con estos comentarios el presidente de la Conferencia de Regiones del país, Stefano Bonaccini dijo en declaraciones televisivas que "será un marzo muy difícil. La tercera ola de coronavirus ya golpeó a Alemania, Inglaterra, Francia y ahora está en una parte de Italia".

Entretanto, el Gobierno del tecnócrata Mario Draghi prepara el que será su primer decreto con las medidas restrictivas que tendrán validez del 6 de marzo al próximo 6 de abril, y por tanto durante las vacaciones de Semana Santa.

Según el borrador del decreto que han filtrado los medios italianos, Draghi mantendrá la actual mano dura con las restricciones y el sistema de división en colores, cada una con limitaciones diferentes, entre regiones.

El recién confirmado primer ministro de Italia relevó este lunes de su puesto al responsable de gestionar la emergencia COVID-19, Domenico Arcuri, y nombró como sustituto al general y excomandante de las Fuerzas de la OTAN en Kosovo Paolo Figliuolo.

Figliuolo será a partir de ahora el comisario extraordinario o responsable de gestionar la pandemia en el país, un militar que desde el 7 de noviembre de 2018 es comandante de Logística del Ejército italiano.

La decisión de Draghi fue celebrada por todo el arco político. "La decisión del primer ministro Draghi de sustituir al comisario Arcuri por el general Paolo Figliuolo finalmente va en la dirección que Italia Viva viene pidiendo desde hace meses. ¡Bien!", subrayó Renzi en Facebook. También el líder de la ultraderechista Liga, Matteo Salvini, ha celebrado la noticia en las redes sociales con un "gracias, primer ministro Draghi. ¡Misión cumplida!".

A la crisis política galopante y que el establishment político quiere solucionar con un gobierno “técnico” ahora hay que sumarle un militar a cargo de la gestión de la pandemia. Difícilmente se pueda esperar algo bueno para los trabajadores y el pueblo pobre italiano.

Las regiones italianas siguen siendo calificadas por colores -del blanco al rojo- en función del riesgo que representen. En estos momentos, la mitad de las veinte están en categoría naranja, el nivel intermedio con duras limitaciones, y solo dos están confinadas en color rojo, Basilicata y Molise (sur). Por contra, la isla de Cerdeña ha sido la encargada de estrenar el nivel blanco, con apenas limitaciones.






Temas relacionados

Covid-19   /   Mario Draghi   /   Italia   /   Europa   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO