Cultura

35° ANIVERSARIO DE SU ASESINATO

John Lennon: canciones y activismo político

Un Siglo XX atravesado por crisis, guerras y revoluciones, tuvo en John Lennon y en Los Beatles, una de las expresiones musicales que marcaron una generación y canalizaron a su manera el descontento social y juvenil de la posguerra, que posteriormente tuvo distintos momentos políticos y sociales, con hitos como la Guerra de Vietnam.

Martin Espinoza

@martinespi05

Jazmín Jimenez

Lic. en Sociología / @JazminesRoja

Martes 8 de diciembre de 2015 | 12:28

Ilustración: Francisco Ruiz

John Lennon nació el 9 de octubre de 1940 en el Hospital de Maternidad de Liverpool (Inglaterra), bajo la marca guerrerista de los bombardeos de la Alemania Nazi sobre Gran Bretaña. Hijo de Julia Stanley y Alfred Lennon, John creció bajo el cuidado de sus tíos Mary “Mimi” y George Smith. Asistió al Colegio de Artes de Liverpool, de donde estuvo a punto de ser expulsado por sus actitudes transgresoras y que abandona antes de recibirse.

A fines de la década del 50, siendo adolescente, funda su primera banda: The Quarrymen. Fue el embrión de Los Beatles, el grupo que lo proyecto mundialmente e integró junto a Paul McCarney, George Harrison y Ringo Star. Con McCartney formó una de las duplas compositivas más destacada de la historia de la música. Se calcula que entre 1962 y 1969, escribieron y publicaron alrededor de 180 canciones acreditadas de forma conjunta y Los Beatles dieron vida a 13 álbumes y 22 simples, mientras duró la banda.

Después de Los Beatles

A fines de los 60 John y Yoko realizan tres álbumes experimentales “Two Virgins” (1968), “Life with the Lions” (1969) y “Wedding Album” (1969).

Mientras en 1970 Los Beatles se disuelven oficialmente, John Lennon graba y edita el álbum “John Lennon/Plastic Ono Band”, en el cual se incluye la canción “Mother”, que habla sobre los sentimientos acerca del abandono por parte de sus padres cuando era niño, y la canción “Working Class Hero” (Héroe de la Clase Obrera), en la que hace referencia a la Liverpool obrera de su infancia.

En 1971 salió “Imagine”. La canción que le dará título al disco, se convertirá en un himno de los movimientos sociales contra la guerra. En agosto de ese año se muda junto a Yoko a Nueva York y en diciembre lanzan “Happy Xmas (War Is Over)”, junto a una campaña publicitaria en varias ciudades del mundo con carteles que decían “War is over! If you want it” (La guerra terminó, si así lo quieres), oponiéndose claramente a la Guerra de Vietnam llevada adelante por el gobierno estadounidense de Richard Nixon.

El siguiente disco fue “Some Time in New York City” (Un tiempo en la ciudad de Nueva York) en 1972. Grabado con la banda Elephant’s Memory, donde podemos destacar canciones de fuerte compromiso socio-político y que Lennon denominó canciones de periódico, explicando que “escribimos sobre lo que pasa, al igual que los periodistas, pero en lugar de hacer notas en los diarios y revistas, escribimos canciones sobre ello”. Tres ejemplos son: “Woman Is the Nigger of the World”, una frontal denuncia contra la opresión machista hacia la mujer; “Attica State”, donde narra el motín en el penal de Attica que dejó más de 50 muertos; y “Sunday Bloody Sunday”, contra la opresión imperialista británica y la masacre perpetrada en Irlanda del Norte en 1972. Fue el año de mayor intensidad en el activismo de John y Yoko.

En 1973, en medio de una separación de Yoko de dieciocho meses, grabó “Mind Games”, el último antes de un impase artístico. EN 1975 nace su segundo hijo, Sean, y John se retiraría durante cinco años de su carrera musical y de la vida pública. En 1980 lanzaría su último disco junto a Yoko Ono: “Double Fantasy” (Doble Fantasía), el mismo que el día de su asesinato le autografiaría a su verdugo. Durante las sesiones grabaron material para un futuro álbum, “Milk and Honey” editado póstumamente en 1984.

Activista por la paz y los derechos civiles

A pesar de que Los Beatles trascendieron al mundo como un éxito comercial a escalas inéditas, la generación que se identificó con sus canciones en los ’60 expresaba algo más profundo, que venía a trastocar los valores y moldes de la sociedad conformista heredada de la posguerra. En un artículo de la revista Ideas de Izquierda, Augusto Dorado se pregunta si fueron Los Beatles la banda de música popular más influyente de todos los tiempos y afirma que “a principio de la década del ‘60 comienza a generarse una identidad juvenil que anteriormente casi no existía. En la década del ‘50, era común en Inglaterra que alguien de 20 años ya estuviera listo para casarse, tener hijos y vestirse de traje o vestido como sus padres de 40 años. Casi no se percibía una diferencia generacional. Pero en los ‘60, una serie de cambios como una reforma educativa que facilitaba el acceso a estudios superiores (por ejemplo, a escuelas de arte que fueron el semillero de muchas generaciones de músicos, Lennon incluido) o la invención de las primeras pastillas anticonceptivas, por citar algunos cambios, ampliaron el universo de los jóvenes que ya no tenían que seguir necesariamente el mandato de sus padres de formar prematuramente una familia tradicional. Los Beatles fueron el símbolo de esa irrupción de la juventud en los tempranos ‘60, le aportaron identidad”.

John Lennon fue la personalidad más rebelde del grupo y tempranamente, en el pico de popularidad de la banda de Liverpool, ya generaba revuelos como aquel provocado con sus declaraciones en 1966 sobre que Los Beatles eran más populares que Jesucristo, generando una campaña en su contra donde sectores de ultraderecha como el Ku Klux Klan, promovieron la quema de sus discos. Fue Lennon quien luego, en 1969, devolvería el galardón como Miembros del Imperio Británico que había recibido con Los Beatles, a modo de protesta por el apoyo de Inglaterra a Estados Unidos en la guerra de Vietnam. Fue un año de intensa aparición mediática para John y Yoko, recientemente casados. El mundo comenzaba a ser testigo del gran ascenso revolucionario obrero y popular que recorrió los cinco continentes. El mundo se conmocionaba con el Mayo Francés y la Primavera de Praga. Emergía además, con epicentro en los países imperialistas, el movimiento anti-guerra de Vietnam, de composición fundamentalmente juvenil, y que en Estados Unidos, se desarrolla con gran intensidad confluyendo con las luchas por los derechos civiles de la población afroamericana y otros movimientos sociales. Lennon nutrirá y se nutrirá de la ideología pacifista que primó en la juventud norteamericana anti-guerra (aunque tuvo sus expresiones de mayor radicalización), de carácter progresivo en los países imperialistas, ya que el movimiento (a pesar de sus limitaciones), fue uno de los factores que junto a la heroicidad del pueblo vietnamita, logró imponerle una derrota política y militar a los Estados Unidos.

Cuenta Octavio Cavalli en la biografía “Bendito Lennon” que la gira “Bed In” (“Cama Adentro”) fue una de las manifestaciones públicas que realizaron John y Yoko. Comenzó en Ámsterdam el 25 de marzo de 1969, luego de ser rechazados por el gobierno de los Estados Unidos. En mayo de ese año se hospedaron en Canadá, en el Hotel Queen Elizabeth, donde unos días después junto a invitados, John y Yoko registraron en una grabadora de ocho pistas su himno pacifista “Give Peace a Chance.”

En su libro Cavalli agrega que “La manifestación estuvo acompañada de otros proyectos que John y Yoko emprendieron a favor de la paz: la visita al primer ministro canadiense Pierre Trudeau, quien los recibió en su despacho, el proyecto de un festival por la paz, que finalmente no se llevó a cabo, y propagandas en radio y televisión costeadas por ellos mismos. También desde la habitación del Queen Elizabeth habló telefónicamente casi a diario y en vivo con manifestantes de la Universidad de California en el Peopple’s Park de Berkeley, para transmitir calma y exhortarlos a utilizar métodos pacíficos. Concretamente, seis mil estudiantes y transeúntes fueron reprimidos por la Guardia Nacional ordenado por el entonces gobernador de California, Ronald Reagan. Los manifestantes fueron atacados violentamente con armas de fuego. Alrededor de trescientas personas fueron arrestadas, y docenas heridas y trasladadas a hospitales públicos. Pero la cúspide de la protesta llegó cuando se dio a conocer la muerte de un joven”.

En 1969 John y Yoko lanzan también la campaña “War is Over! (If you want it)”, llevando el mensaje a las principales ciudades del mundo con volantes, afiches y carteles gigantes ubicados en las esquinas más transitadas.

En esos años, también apoyan otras causas, como lucha por la liberación del pueblo irlandés contra la opresión imperialista británica que quedó expresado en la canción “Sunday Bloody Sunday”, que habla de los hechos conocidos como Domingo Sangriento, la masacre perpetrada por el Ejército Británico en Derry (Irlanda del Norte), durante una manifestación a favor de los derechos civiles y en contra del encarcelamiento sin juicio a los sospechosos de pertenecer al IRA.

John se relacionó con dirigentes de izquierda en Inglaterra que, según cuentan, recibieron en algunos casos aportes económicos suyos. Uno de ellos fue el entonces militante trotskista Tariq Ali, quien junto al historiador británico Robin Blackburn, le realizan un histórico reportaje, considerado el más político del ex Beatle, publicado en "Red Mole", el periódico de la organización trotskista británica Grupo Marxista Internacional, en enero de 1971. Dicen que el mismo fue inspirador del tema "Power to the people" (Todo el poder al pueblo). En aquella nota John Lennon hace afirmaciones tales como: “Siempre he tenido conciencia política, sabes, y he estado contra el statu quo. Es bastante básico, cuando has aprendido desde chico, como yo, a odiar y a temer a la policía como tu enemigo natural y a despreciar al ejército como algo que se lleva a todos y los abandona muertos en alguna parte. Es simplemente un asunto básico de la clase trabajadora, sabes, aunque comienza a desteñirse cuando vas envejeciendo, tienes una familia y te traga el sistema.”

En esa misma época, también John y Yoko estuvieron contactados con Malcom X y participan en campañas “anti-Nixon”. Ya viviendo en Nueva York, se relacionan con Jerry Rubin y Abbie Hofman, activistas contra la guerra de Vietnam y acusados de conspiración, sedición, incitación a la violencia y disturbios en Chicago durante la Convención Nacional Demócrata de 1968. Participan junto a otras figuras como Steve Wonder y Bob Seeger, en festivales por la liberación de John Sinclair, uno de los fundadores del partido “Panteras Blancas” condenado a 10 años de prisión.

La denuncia contra al machismo es otro de los temas en la obra de Lennon. Precisamente en la entrevista con Tariq Alí, John ya había afirmado: “El modo en que vivís es una declaración política. No podemos tener una revolución que no involucre y libere a las mujeres”. Es así que John apareció junto a Yoko en los programas televisivos de Mike Douglas y Dick Cavett. Su nuevo single, “Woman is the Nigger of the World” (La Mujer es el Negro del mundo), trajo polémica por el uso se la palabra “nigger”, un término utilizado despectivamente contra las personas afrodescendientes. John la incluyó en su repertorio y su posterior álbum “Some Time in New York City”. La canción es una denuncia contra el machismo y la opresión hacia la mujer, identificando a la mujer con el lugar del “nigger”, el oprimido. En la segunda aparición en el programa de Dick Cavett la interpretó en vivo y explicó el porqué de la misma.

En 1972, luego de la reelección de Nixon, Lennon tuvo una importante crisis anímica, que lo afecto desde lo musical por el escaso éxito de su último disco en el cual quería que su voz fuese escuchada por la juventud y aquellos que compartían sus ideales. Sumado a una separación con Yoko entre 1974 y 1975. John adoptó un perfil más bajo, ya no el de sus años de activismo, y no volvió a hablar de política hasta su reaparición artística y pública en 1980.

El Asesinato

El año 1980 estaba por terminar, John y Yoko tenían planeado viajar a mediados de diciembre a San Francisco, para participar de una manifestación en apoyo al paro que llevaban adelante los trabajadores estadounidenses y japoneses de una industria, por los bajos sueldos que percibían. Unos días antes de confirmar su presencia, John y Yoko publicaron una solicitada en el diario haciendo saber su apoyo a la causa y que era su deseo estar presente en la manifestación.

Finalmente, John no participará de la marcha. El 8 de diciembre Mark David Chapman terminaría con su vida. Hasta el día de la fecha hay un velo sobre los motivos del asesinato y la causa dejó abierta más dudas que certezas.

Chapman llegó temprano al edificio Dakota y se sumó a los demás fans que buscaban saludar a John. Mientras Lennon daba una entrevista periodística, dicen que Chapman llevaba consigo un revólver, una copia de “Double Fantasy” y un ejemplar de “El guardián entre el centeno”. Cuando John salió junto a Yoko hacia el auto que los llevaría al estudio de grabación donde trabajaban en su nuevo disco, Chapman se acercó con el disco en sus manos y obtuvo un autógrafo en la portada. Paul Goresh un joven que se encontraba allí, fotografió ese momento. Por alguna razón, el revólver se mantuvo en su bolsillo y John y Yoko trabajaron en el estudio de grabación hasta entrada la noche. A las diez y media se despidieron de los trabajadores de la Record Plant con la intención de regresar al día siguiente para dar los últimos retoques a Walking on thin ice.

A las once menos diez llegaron al Dakota, Yoko bajo primero y segundos después la siguió John con las cintas de Walking on thin ice bajo el brazo. Chapman continuaba allí, conversando con el guardia del edificio. Luego de atravesar el portón, camino hacia la conserjería recibió tres disparos en su cuerpo dañándolo vitalmente, un cuarto quedó alojado en su campera y un quinto que no dio en el blanco. Los policías que llegaron lo subieron al patrullero, no había tiempo para esperar la ambulancia, y lo llevaron al Hospital Roosevelt. Las prácticas de resucitación no funcionaron. Había llegado sin signos vitales. Su deceso data a las once y cuarto de la noche.

John Lennon había muerto a los cuarenta años. La conmoción alcanzó al mundo entero. Las manifestaciones de dolor llegaban desde todos los puntos del planeta. Miles se reunían a llorar a esa enorme personalidad que había marcado profundamente a toda una generación.

Una historia que no termina de cerrar

Chapman confesó ser el asesino, pero lo que no quedó nunca claro fue el motivo. Cavalli en su libro plantea que “El fiscal criminal inglés Fenton Bresler, indica que Chapman obró bajo los efectos de un cuidadoso y paciente lavado de cerebro. La etapa previa al hecho, la vida de Chapman estaba plagada de viajes, gastos, rutinas que poco tenían que ver con su vocación y orientación. ¿De dónde sacó el dinero que gastaba sin inconvenientes año tras año viajando por el mundo? ¿Por qué terminó en el hotel de la YMCA? Hay quienes afirman, que la YMCA ponía a disposición campos para actividades de la CIA. Bresler puso en la mira al FBI o la CIA. Tampoco, salvo meras conjeturas, se estableció un motivo. ¿Persecución ideológica o política? ¿Se temía una nueva tapa de militancia de John Lennon? ¿Habría trascendido su apoyo a los obreros de San Francisco, que estaban de huelga, y aguardaban la presencia de John a mediados de diciembre? ¿Influiría la posibilidad de que John estuviera habilitado en 1981 a solicitar directamente su ciudadanía norteamericana?”

Hay otros hechos extraños en torno a la causa. El único testigo presencial del asesinato fue el portero del Dakota, José Perdomo, quien nunca fue llamado a declarar. Además su identidad quedó sin revelar durante seis años. Por otra parte, en las primeras declaraciones de Chapman dice que Perdomo pateó el revólver y le pidió que se fuera. Pudiendo haber escapado si así lo hubiese querido. Hay dudas sobre si hubo otro tirador. O si quién efectuó los disparos fue Perdomo. Indagando sobre su identidad, se descubrió que alguien con su mismo nombre era un exiliado cubano que participó en la invasión a la Bahía de los Cochinos.

Todas estas conjeturas fueron hechas por periodistas, que investigaron y escribieron sobre el caso, encontrando inconsistencias y preguntas sin responder o con respuestas confusas, sin duda se preocuparon por ir más fondo de lo que lo hizo el fiscal y la policía en su momento. Lo que es indudable es que el hecho está lleno de zonas grises y que Lennon venía sufriendo persecución política por parte de Nixon algunos años antes de su muerte.

Yoko Ono prefirió callar. Sus recuerdos se orientaron a John en vida, siguió con su rutina y con el propósito de proteger la imagen de John y mantenerlo vivo a través de su arte y su mensaje. Sean Lennon, en cambio, aportó un pensamiento distinto “[Mi papá] era un revolucionario de la contracultura, e históricamente el gobierno se toma esta mierda muy en serio (…) [Mi papá] era peligroso para el gobierno. Si hubiese dicho “tiren bombas a la Casablanca mañana”, diez mil personas lo hubieran seguido. Esos pacifistas revolucionarios son históricamente asesinados por el gobierno (…) Cualquiera que piense que Mark Chapman era un loco que mató a mi papá por intereses personales no tiene sentido, o creo es muy naive”.

A 35 años del asesinato de John Lennon, sigue sin quedar claro hasta final el móvil del crimen.






Temas relacionados

Mark David Chapman   /   Guerra de Vietnam   /   Yoko Ono   /   John Lennon   /   The Beatles   /   Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO