Política Estado Español

ADELANTO ELECTORAL CATALUNYA

La CUP apuesta por construir una alternativa de izquierdas y rupturista al fracaso del procesismo

La diputada Natalia Sánchez ha considerado el adelanto electoral como el fracaso del govern de JxCat y ERC. La CUP llama a superar la dicotomía entre los dos partidos del procesismo y construir una alternativa de izquierdas y rupturista.

Miércoles 29 de enero | 18:07

Foto: Rueda de prensa en el Parlament

La CUP ha calificado el anuncio de adelanto electoral anunciado por el presidente de la Generalitat Quim Torra, como la constatación del fracaso de sus dos años de gobierno. La diputada Natalia Sánchez, ha comenzado su rueda de prensa en el Parlament declarando que “es evidente que se constata el fracaso del govern. Un fracaso tanto desde la perspectiva social como desde la perspectiva independentista”.

Ciertamente el govern formado por JxCat y ERC tras las elecciones del 155 no ha supuesto ningún avance en la resolución de las grandes demandas sociales. Se ha dedicado a gestionar los presupuestos neoliberales heredados del último ejercicio de Puigdemont -que contaron en aquella ocasión con el apoyo de la CUP- y en promover reformas legislativas en clave privatizador, como la cuestionada Ley Aragonés.

Así mismo, en estos 24 meses ha hecho patente su impotencia para enfrentar la represión del Estado, e incluso como se hacía parte de la misma para enfrentar movilizaciones sociales o las propias manifestaciones en contra de la sentencia del procés en perfecta coordinación con el ministro del Interior Grande Malrlaska.

La diputada ha considerado además que no tiene “sentido que primero aprueben los presupuestos y después convoquen elecciones”.

Para la CUP la resolución del conflicto político catalán pasa por “tejer un espacio político que rompa con la dicotomía entre JxCat y ERC”, los dos partidos que han conformado hasta ahora el llamado “procesismo”. Natalia Sánchez ha planteado que trabajarán por construir una alternativa de izquierdas y rupturista, y ha recalcado que no tienen ninguna confianza ni en el nuevo gobierno de coalición, ni en la mesa de diálogo pactada con ERC ni en que el Régimen del 78 abandone la escalada represiva contra el independentismo.

La separación de la CUP de los dos partidos que han dirigido hasta ahora el procés catalán se viene ampliando en los últimos meses, al mismo tiempo que éstos avanzan en su retorno al autonomismo y a tratar de reestabilizar el régimen. En especial una ERC que definitivamente quiere heredar el rol histórico del pujolismo.

Esta separación no debería tener retorno alguno, la experiencia con estas direcciones de los partidos históricos de la burguesía catalana demuestra que en ningún caso son aliados para la consecución de las grandes demandas sociales y democráticas pendientes.

Esta ubicación, así como su posición en las Cortes de no sumarse a la lógica del mal menor y mantenerse en una oposición por izquierda al gobierno del PSOE y Unidas Podemos, abre para la izquierda independentista una interesante oportunidad y responsabilidad. La de intentar favorecer un agrupamiento de la izquierda anticapitalista y los sectores sociales que quieran oponer a las tendencias a la restauración y reestabilización del régimen, una hoja de ruta de ruptura y un programa anticapitalista.

La CUP todavía no ha avanzado cuál es su propuesta para las siguientes elecciones al Parlament anunciadas hoy, pero el momento hace aún más necesario y urgente que se ponga a la cabeza de un reagrupamiento de estas fuerzas políticas y sociales para que en el Parlament haya una voz de la clase trabajadora y los sectores populares, que defienda de forma independiente a los partidos del régimen o el viejo “procesismo” e inseparablemente el derecho a decidir, la amnistía y la solución de los problemas sociales atacando los privilegios de los grandes capitalistas.






Temas relacionados

JxCat   /   ERC   /   Política Estado Español   /   CUP

Comentarios

DEJAR COMENTARIO