Internacional

BLACK LIVES MATTER

La Policía de Nueva York desaloja violentamente el campamento en el ayuntamiento de la ciudad

En un operativo antes del amanecer, policías antidisturbios despejaron el campamento del ayuntamiento en la ciudad de Nueva York y arrestaron a siete manifestantes. Aunque el campamento ya no está, el movimiento contra el racismo y la violencia policial está lejos de haber terminado.

Jueves 23 de julio

EFE/Marc A.Hermann /MTA New York

A las 3:45 AM del miércoles 22, policías antidisturbios desalojaron a las pocas docenas de personas que vivían y dormían en el campamento del ayuntamiento en la ciudad de Nueva York. Mientras la gente dormía, más de un centenar de policías rodearon el ayuntamiento. Familias sin hogar, incluyendo niños, se encontraban entre las personas que vivían en el espacio. La policía de Nueva York hizo esto al amparo de la noche para que ocultar a la policía desalojando violentamente a las familias que dormían pacíficamente. La policía prometió que la gente podría volver a recuperar sus pertenencias, pero como de costumbre, los cerdos mintieron. Todas las cosas fueron tiradas a la basura.

La policía invadió el espacio con equipo antimotines, haciendo siete arrestos y derribando las tiendas que se habían convertido en el hogar de muchas personas en el último mes, además de un espacio de discusión y educación política continua.

Nene Thompkins, una mujer de 19 años sin hogar que vivía en el campamento describió la escena: "Nos dijeron que no podíamos estar en la acera, así que bajamos a la calle, y en cuanto llegamos a la calle nos emboscaron". Describió los arrestos violentos de personas que no se resistían en absoluto. "Sujetaron a mi hermano", dijo, "no se estaba resistiendo, estaban todos encima de él". Había como 30 policías encima de él, todos lo estaban maltratando".

Yessenia Benítez, una trabajadora social de 29 años, describió la redada como traumática. "Hay familias aquí", dijo Benítez. "Hay individuos cuyo espacio seguro es este. Les proporcionamos recursos gratuitos de salud mental, comidas calientes y ropa gratis... la policía entró, no dio ninguna advertencia y empezaron a las cosas".

A las 8 AM, los equipos de limpieza llegaron para limpiar los edificios que habían sido redecorados con arte y consignas como Black Lives Matter.

Este desalojo llega en un momento de retroceso de la movilización, y mientras la administración de Trump promete enviar tropas federales a la ciudad, como en Portland y Chicago. El alcalde de Nueva York de Blasio quiere mostrar claramente que su policía tiene la situación bajo control - que los demócratas también pueden imponer "la ley y el orden”.

Romeo Thibou, de 20 años, que se había quedado en el campamento durante el último mes, dijo: "Siento que estoy sin hogar otra vez... es como si la sensación de comodidad se hubiera ido".

Sobre el campamento del ayuntamiento

A finales de junio, después de un mes de protestas diarias desatadas por el asesinato de George Floyd, se estableció un campamento frente al Ayuntamiento de la ciudad de Nueva York. Se convirtió en el centro de las protestas, con miles de personas pasando por allí todos los días. La ONG que lo organizó, VOCAL-NY, planeó usar el campamento como presión para que los miembros del Consejo Municipal votaran un recorte de 1.000 millones de dólares al presupuesto de la policía de Nueva York, que era de más de 6.000 millones de dólares. Sin embargo, muchos de los participantes no estaban satisfechos con la demanda: mientras que algunos querían que el presupuesto de la policía se redujera a la mitad, muchos más querían reducir la policía a cero.

Como espacio para quienes luchan contra el racismo y la violencia policial, el campamento se convirtió en un centro de discusión y educación política, con clases sobre todo, desde la abolición de las prisiones hasta cursos para cuando uno es arrestado. Se servía comida y bebidas gratis, se ofrecían EPP y se entregaron muchos litros de desinfectante de manos. Los nuevos activistas se mezclaban con activistas más antiguos y con gente sin hogar que venían al espacio no sólo por la política, sino también porque era un lugar seguro para comer y dormir.

A pesar de la presión en las calles, el Consejo Municipal hizo promesas vacías: su promesa inicial de desfinanciar a la policía en 1.000 millones de dólares fue sólo una cortina de humo. El presupuesto municipal aprobado el 30 de junio mantuvo la mayor parte de los fondos para la policía de Nueva York, mientras que la educación y los servicios públicos fueron recortados.

Después de la votación, VOCAL y otros grupos decidieron dejar el espacio, mientras que muchos activistas se quedaron. El campamento se transformó lentamente en una combinación de espacio de educación política con ayuda mutua para la población sin techo de la ciudad - que precisamente son víctimas de este tipo de recortes presupuestarios.

El contexto

El desalojo llega en un momento en que las protestas en todo el país están disminuyendo en tamaño y la represión contra los manifestantes que todavía están en las calles se está intensificando. En Portland, donde las protestas siguen siendo bastante grandes, Trump envió agentes federales para reprimir. Han gaseado, golpeado y secuestrado manifestantes. Esta semana, Trump anunció su intención de enviar tropas federales a otras ciudades, incluyendo Chicago y Nueva York. Twiteo "Los Demócratas de Izquierda Radical, que controlan totalmente a Biden, destruirán nuestro país tal como lo conocemos. Cosas inimaginablemente malas le sucederán a América. Miren a Portland, donde los polacos están bien con 50 días de anarquía. Enviamos ayuda. Mira a Nueva York, Chicago, Filadelfia. NO!", y afirmaron que era necesaria la aplicación de la ley federal.

Parece claro que la decisión del alcalde Bill de Blasio de desalojar a los manifestantes fuera del ayuntamiento está en consonancia con una estrategia más amplia de reprimir a los manifestantes restantes, ahora que el movimiento se está desacelerando y, en gran medida, sólo queda una vanguardia en las calles. Es un intento de mostrar que los demócratas pueden "controlar" la situación sin tropas federales - que los demócratas también están a favor de la "ley y el orden".

Esta maniobra se produce en medio de un año electoral que cada vez parece más desafiante para Trump. Al aumentar la represión sobre los manifestantes, intenta reunir a su base, una vez más, incumpliendo la "ley y el orden". Como indicó su primer discurso de campaña desde el comienzo de la crisis del coronavirus, está enmarcando los actuales levantamientos como un fenómeno que ocurre principalmente en ciudades controladas por los demócratas y, por lo tanto, un problema de los demócratas.

Por su parte, los alcaldes y gobernadores demócratas están en un difícil equilibrio. Por un lado, quieren hacerse pasar por amigos de los movimientos sociales para poder cooptarlos una vez que llegue noviembre, pero también han desatado una brutal y violenta represión de los manifestantes en las calles. El desalojo del campamento del Ayuntamiento forma parte de una estrategia más amplia de De Blasio para ahorrarse los ataques de la derecha y "recuperar el control de la ciudad". Esto sólo queda más claro cuando se ve la represión desatada por la policía de Nueva York la semana pasada para sofocar una contraprotesta de la Blue Lives Matter (Las vidas azules importan, una campaña reaccionaria en defensa de la policía, NdelT).

¿Como seguir?

Aunque el movimiento en las calles puede estar disminuyendo, la crisis está lejos de haber terminado. La crisis económica provocada por el coronavirus ha afectado desproporcionadamente a la comunidad negra y latina, al igual que la pandemia y la violencia policial. Mientras los demócratas y sus compinches en las burocracias sindicales y las ONG tratan de canalizar el movimiento hacia las urnas para las presidenciales de noviembre, la crisis en todo el país se está profundizando. A medida que expiran las moratorias de desalojo y aumenta el desempleo, parece probable que se produzca otra ola de levantamientos en torno a los desalojos. Como una pequeña muestra de esto, cientos de manifestantes se apresuraron a defender a los inquilinos de Brooklyn que se enfrentaban a un desalojo ilegal hace sólo unas semanas. Este tipo de organización antidesalojo será clave para continuar el movimiento más allá del momento actual.

Los lugares de trabajo también deben convertirse en un lugar de lucha. Como huelga en apoyo al Black Lives Matter del 20 de junio mostró, algunos trabajadores están entendiendo las conexiones clave entre la lucha de los trabajadores, la explotación y la lucha de la comunidad negra y se están movilizando en el lugar donde son fuertes. Además, con los capitalistas reabriendo prematura y peligrosamente la economía - incluso en los estados donde los casos de coronavirus siguen aumentando - estas luchas conectadas seguirán ocupando el centro y es probable que veamos más acciones. A medida que nos acercamos al otoño, Trump amenaza con recortar los fondos de cualquier escuela pública que no reabra para dar clases en persona, poniendo en riesgo a un sinnúmero de estudiantes, maestros y otros trabajadores de la educación. Las luchas en los lugares de trabajo tienen el poder frenar la rueda del capitalismo y evitar que los trabajadores mueran solo por mantener las ganancias de unos pocos. Es clave que los activistas que tomaron el campamento del ayuntamiento se solidaricen con las luchas de los trabajadores también.

Durante casi un mes, el campamento del ayuntamiento estuvo en el centro de Nueva York, a veces convirtiéndose en el centro de todo el movimiento de la ciudad. El desalojo es un intento de desmovilizar y desmoralizar a los manifestantes. Tanto los demócratas como los republicanos quieren a la gente fuera de las calles para poder contener el movimiento. Pero en medio de la crisis económica, la pandemia del coronavirus y la constante violencia estatal contra los negros, es poco probable que la ira y el activismo se disipen. Aunque el campamento físico ya no existe, la lucha no se terminó. El movimiento que la dio a luz sigue existiendo y la lucha contra la violencia policial y el sistema racista y violento del capitalismo está lejos de haber terminado.






Temas relacionados

Donald Trump   /   Protestas   /   #BlackLivesMatter   /   Protestas en Estados Unidos   /   Black Lives Matter   /   Nueva York   /   Represión policial   /   Estados Unidos   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO