SUPLEMENTO

La feliz y violenta vida de Maribel Ziga

Eduardo Nabal

La feliz y violenta vida de Maribel Ziga

Eduardo Nabal

A propósito del libro de la escritora transfeminista Itziar Ziga.

“Escribo como hablo” me dijo, una vez, Itziar Ziga en una entrevista a propósito de su libro “Transfeministas: una estirpe maldita”, editado por Txalaparta, un libro que transitaba por figuras como Valerie Solanas, Louise-Michel o Sylvia Rivera, guerreras e hijas de su tiempo.

Trataba así de explicar algo la buena acogida general que alcanzaron sus primeros libros, como “Devenir perra” o “Un zulo propio”, que repercutieron con fuerza en un amplio grupo de lectores y lectoras, no únicamente de pelaje feminista. En “La feliz y violenta vida de Maribel Ziga” la autora recuerda su compleja vida junto a su querida madre, una mujer carente de prejuicios, sin grandes oportunidades laborales, que sufrió malos tratos por parte de su marido. El momento de la muerte de su madre, que falleció en un hospital escuchando a su admirado Jimmy Somerville, tras un largo deterioro físico y mental en su hogar, le abre Ziga un espacio de reflexión y creación sobre la vida de esa mujer inmensa y también sobre la suya propia, contraponiendo y a la vez fusionando épocas y personalidades diferentes.
La autora, entre Iruñea y Donosti, que recuerda a su hermana Ainoa y su relación con su “ama” que enseguida la catalogó, sin moralismos, como una muchacha “juerguista, bisexual y respondona” acaba convirtiendo el libro en una inmersión de los laberintos de la violencia de género, su historia y sus formas de perpetuación desde la medieval “caza de brujas” hasta las formas más actuales y refinadas de acoso, desprecio y humillación.

Pero la época en la que Itziar y su hermana volvían a casa temiendo por la integridad física de su madre, casada con un “macho maltratador”, al que intentan comprender sin mucho éxito, es la época franquista, cuando el divorcio estaba prohibido y las víctimas eran doblemente estigmatizadas. Cuando, tras un largo periplo de temor y golpes, su madre se deshace de su esposo, para el que tiene que trabajar dentro y fuera del ámbito doméstico, la autora no se ha librado de las pesadillas de la violencia heteropatriarcal que, en uno de sus muchos arrebatos de ironía, compara con las viejas películas de terror y zombies que veían en la tele.
Pero ya, desde entonces, las mujeres, con mayor o menor fortuna, encontraban apoyo unas en otras, en vecinas, compañeras de clase y la llegada del feminismo a la vida de la autora supone un cambio decisivo y terapéutico sobre todo aquello que ha sufrido en el miedo y el ocultamiento. Ziga denuncia la alianza de los poderes eclesiásticos, médicos, judiciales y policiales a la hora de infravalorar la violencia o el estigma que padecen muchas mujeres, entre las que se encontró su propia madre, una luchadora y vividora nata que transitó de unos refugios a otros, en compañía de sus dos hijas.

Esta escritora, sin pelos en la lengua, no abandona los recuerdos tiernos o líricos de su entorno juvenil ni de una mujer intrépida sometida a los dictados de su tiempo y a la herencia del heteropatriarcado. Frecuentando las primeras librerías LGTB de Bibao, en busca de comprensión, enfrentándose ella misma a los primeros ataques machistas tras juergas etílicas, esta singular escritora retrata una época y un devenir hacia la toma de conciencia. Ziga, una periodista poco convencional que transita, con libertad creativa, por los terrenos de la literatura feminista y queer cuestiona cosas como la institucionalización del “amor romántico”, la masculinidad dominante y la evidente desigualdad salarial entre hombres y mujeres, sin dejar de poner en duda la arbitrariedad de ambas categorías. Será gracias a la ayuda de su amiga transexual Veronika Arauzo y de los primeros grupos de empoderamiento femenino cuando la comprenda que no debe aceptarse ningún tipo de violencia, física o psíquica, y que ésta, en muchas ocasiones, viene motivada por una organización heteropatriarcal de los afectos y los roles sexuales.

Una hermosa, lúcida y estremecedora mirada al difícil periplo vital de su madre, que, a pesar de su mente abierta y su carácter afectuoso, también fue educada, como muchas mujeres de su generación, en la renuncia y el sometimiento. La autora confiesa que le resulta más difícil escribir sobre el estigma de “puta” que sobre el de “víctima” (indirecta) de violencia de género, lo que no deja de ser para ella una lacra estructural que marca, de un modo u otro, la vida de muchas mujeres de generaciones diferentes.

VER TODOS LOS ARTÍCULOS DE ESTA EDICIÓN

Eduardo Nabal

Burgos | @eduardonabal
Nació en Burgos en 1970. Estudió Biblioteconomía y Documentación en la Universidad de Salamanca. Cinéfilo, periodista y escritor freelance. Es autor de un capítulo sobre el new queer cinema incluido en la recopilación de ensayos “Teoría queer” (Editorial Egales, 2005). Es colaborador de Izquierda Diario.
COMENTARIOS