Internacional

ITALIA

La lucha obrera en Italia sigue en la fase 2: huelga de los obreros TNT-Fedex contra despidos

En la segunda fase de la crisis pandemica en Italia, las multinacionales están a la vanguardia del ataque a los derechos laborales y de una ola de despidos, pero en el caso de Fedex los trabajadores han respondido con una huelga nacional.

Domingo 17 de mayo | 19:29

Los capitalistas en el ataque de la fase 1

Italia, al igual que México y otros países que están superando el pico de contagio del COVID-19, ha entrado en la fase 2 de la gestión de crisis de la pandemia. Entre febrero, cuando se identificó el primer brote importante en Lombardía (la región septentrional más rica, industrial y poblada del país), y principios de mayo, el gobierno gobernado por los liberales "de izquierda" del Partido Demócrata y los populistas de derecha del Movimiento Cinco Estrellas trató de adoptar una posición a favor de la unidad nacional por encima de las clases, eligiendo al Presidente Giuseppe Conte como "padre de la patria" y obteniendo más que un consenso mayoritario.

La verdad es que las asociaciones patronales, en particular las de la metalurgia, la agricultura y la logística, ejercieron una enorme presión sobre la política nacional y lanzaron una ofensiva al grito de "¡abrir todo!" que fue contenida y temporalmente detenida por la movilización de los trabajadores y la respuesta a la huelga, con huelgas y abstenciones laborales por razones de seguridad que duraron semanas enteras, especialmente en la logística y los sectores concentrados de la industria.

Por otra parte, el gobierno aprobó acuerdos con los industriales y la burocracia sindical que no garantizaban seriamente las medidas de seguridad necesarias en el lugar de trabajo, y dejó margen de legalidad a los capitalistas que querían abrir sus empresas antes del tiempo establecido gracias a las relaciones de poder favorables.

Paso 2: más libertad... para sus ganancias

Finalmente, el 4 de mayo se inició oficialmente la fase 2, con lo que se inició el proceso de reapertura gradual de todas las actividades económicas. Sin embargo, el proceso de restitución de las libertades y los derechos sociales es lento y muy contradictorio: mientras que antes millones y millones de trabajadores, al ir al trabajo, se veían obligados a representar una enorme excepción a la brutal cuarentena, asociada a un esfuerzo sanitario completamente insuficiente, ahora la población sigue encontrando muchos límites a la reanudación de la vida social, y grandes sectores de la población han sufrido una importante caída de sus ingresos debido a los cierres y los despidos, lo que dificulta la supervivencia de muchos a corto plazo, y con escasas perspectivas económicas a medio plazo.

Por lo tanto, los capitalistas se han encontrado en una buena posición para mantener la iniciativa y continuar su ataque a los derechos y salarios de los trabajadores: contrariamente a la promesa del gobierno de "cero despidos", los procesos de "reestructuración empresarial" están muy extendidos y se suman a un proceso de crisis y cierre de muchas pequeñas empresas, que se están derrumbando bajo el peso de dos o tres meses de pérdida de ingresos y el aumento de la competencia con la contracción del mercado y el estrangulamiento de los flujos económicos y financieros normales.

Así, incluso en Italia, es posible que las grandes empresas se enriquezcan durante la crisis, y las multinacionales que encabezan la carrera por los beneficios son a menudo las mismas que escandalizaron a la opinión pública de los Estados Unidos cuando se reveló que habían obtenido 282.000 millones de ganancias durante la crisis.

Fedex al ataque, pero los trabajadores responden con la huelga

Entre estos gigantes de la economía mundial se encuentra el grupo logístico estadounidense Fedex, que controla la empresa TNT que opera en Italia: una empresa que ya estaba perdiendo cuota de mercado frente a empresas rivales; esto convenció a la empresa madre de acelerar un plan de reestructuración que probablemente ya se había tenido en cuenta, tratando de tomar por sorpresa a los trabajadores que acababan de volver al trabajo después de una campaña de abstención organizada en el sector, especialmente en el norte de Italia, por los sindicatos combativos Si Cobas y ADL Cobas.

Así, en la planta de Peschiera Borromeo, en la periferia de Milán, 66 trabajadores precarios inscritos en el SI Cobas que habían participado en la lucha fueron suspendidos, encontrándose a un paso de ser despedidos: inmediatamente todos los porteros y driver del almacén iniciaron una huelga, vigilando la planta desde la noche entre el domingo 3 y el lunes 4 de mayo.

Los almacenes sindicalizados de Fedex en toda Italia —Brescia, Bérgamo, Bolonia, Piacenza, Parma, Módena, Ancona, Como, Florencia, Roma, Nápoles y otros— respondieron llamando a la huelga, y es una huelga que toma diferentes significados en esta fase 2 de la crisis de la pandemia. Una huelga que, en primer lugar, es una lucha solidaria y en defensa de los compañeros afectados, pero que plantea la cuestión general del pago íntegro de los salarios durante esta crisis, sin que éste sea suspendido o pagado (con retraso) por el Estado con los fondos previstos para las crisis de las empresas ("cassa integrazione"); es también una primera señal fuerte de la reivindicación del pleno derecho de huelga y de los derechos sindicales en un momento en que todavía están en gran parte suspendidos por el Estado.

La policía, también con la ayuda de los militares, intervino en varios casos identificando a los trabajadores que se encontraban en el almacén cuando comenzó la huelga: el primer día de la huelga se caracterizó por una fuerte tensión, sobre todo en Milán, y la empresa pudo más tarde despejar el presidio de la planta de Peschiera Borromeo.

Fedex tomó en serio, se podría decir, las analogías de la crisis sanitaria con los tiempos de guerra: la empresa "fue a la guerra" contra sus trabajadores e hizo que el ejército se desplegara para ganar la batalla, para reclamar el derecho a arrear a los trabajadores en sus fábricas para seguir acumulando ganancias, y para negar a los propios trabajadores el derecho a reunirse y organizarse para hacer valer sus intereses de clase. Fedex recurrió así también al instrumento del lockout durante algunos días no sólo en Milán sino también en Piacenza, uno de los centros logísticos más importantes del norte de Italia y con una importante presencia sindical combativa.

La multinacional americana lanzó una propaganda contundente contra todos sus empleados, confirmando su línea dura, denunciando los bloqueos de los trabajadores que "pondrían en peligro la seguridad" y exigiendo su fin inmediato.

Entre las noticias que circulaban dentro de los almacenes entre los conductores y los porteros, la más preocupante e importante era la amenaza no demasiado velada de un cierre generalizado que pondría en peligro cientos de puestos de trabajo.

Además de la gravedad de amenazar a miles de trabajadores con represalias por participar en una huelga para solicitar el pago anticipado del fondo de despido y defender 66 puestos de trabajo para los trabajadores de los almacenes de Milán, la posición de FedEx continúa una verdadera propaganda de guerra, después de una fase inicial "pacífica" en la que se negó a abrir el fondo de despido para sus empleados directos y no le importaron un bledo las condiciones de seguridad teóricamente previstas en los acuerdos con el gobierno: insuficientes dispositivos de seguridad, geles desinfectantes caducados para los trabajadores de los proveedores, ningún control real de las distancias de saneamiento y seguridad, todo ello especialmente durante el período de máxima propagación del coronavirus.

El valor de la huelga de FedEx y la necesidad de un programa y de una ofensiva de la clase trabajadora

La batalla de los trabajadores de FedEx-TNT asume un valor general para la clase trabajadora en Italia: no será la única empresa que, para mitigar la caída de la crisis sanitaria, atacará frontalmente el lugar de trabajo y el derecho a la salud de cientos, miles de trabajadores. Y de hecho, los trabajadores de TNT-Fedex han podido hacerse fuertes con la solidaridad de los trabajadores del sindicato ADL Cobas y los trabajadores del grupo FCA-PSA de las plantas del sur de Italia en Melfi, Pomigliano, Atessa, Cassino, Termoli y Mirafiori.

La huelga de los trabajadores de TNT-FedEx está suspendida por ahora, esperando la confirmación de una mesa sindical para mañana. En cualquier caso, esta lucha obrera, que se ha mantenido en terreno defensivo, confirma plenamente que ninguna confianza en la buena fe de las empresas y el gobierno en la gestión de la crisis, ningún acuerdo entre la patronal y las grandes burocracias sindicales hará pagar a los capitalistas ni siquiera un poco de la crisis.

La salida de la crisis a favor de los trabajadores y las trabajadoras requiere la intervención activa, en masa, de la clase obrera, con un programa propio que incorpora las reivindicaciones de otros estratos de la población a los que un puñado de ricos impone nuevos recortes, nuevas recetas de austeridad, medidas policiales, al tiempo que asegura un nuevo saqueo de los fondos públicos con el pretexto del lucro cesante. No hay alternativa: o los explotados preparan y lanzan su ofensiva, las multinacionales como Fedex y Amazon continuarán la suya.






Temas relacionados

Italia   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO