Internacional

ESTADOS UNIDOS - BRUTALIDAD POLICIAL

La policía federal asesinó a un activista de Black Lives Matter en Washington

El asesinato de Michael Forest Reinoehl por agentes federales en Washington es otro ejemplo de la creciente amenaza de violencia policial contra la izquierda y la clase trabajadora.

Sábado 5 de septiembre | 19:46

En otro incidente de aumento de la violencia estatal contra la izquierda, la policía federal disparó y mató a Michael Forest Reinoehl, en Lacey, Washington, el jueves por la noche. Reinoehl se identificaba a sí mismo como antifascista y era activista de Black Lives Matter. La policía federal había llegado con una orden de arresto de Reinoehl por disparar contra un miembro de Patriot Prayer en una protesta el sábado anterior. Reinoehl había insinuado que él fue el tirador en una entrevista con Vice el día anterior, pero afirmó que el tiroteo había sido en defensa propia. “Estaba seguro de no golpear a nadie inocente, y salí”, dijo Reinoehl en la entrevista.

Patriot Prayer es un grupo de extrema derecha y supremacista blanco que, junto con otros grupos de derecha, ha estado apuntando contra los manifestantes de Black Lives Matters de Portland durante semanas. En la noche del tiroteo, miembros de Patriot Prayer fuertemente armados habían descendido al centro de Portland en camionetas con banderas de Trump y las vidas azules importan, con la única intención de acosar e instigar enfrentamientos con los manifestantes de Black Lives Matters (BLM). A esto le suceden meses de violencia de los justicieros de derecha, incluido el asesinato de Ahmaud Arbery en febrero, y se produce pocos días después de que Kyle Rittenhouse, de 17 años, se presentara armado a una manifestación en Kenosha, Wisconsin, y disparara a tres manifestantes, matando a dos de ellos.

Reinoehl, de 48 años y padre de dos hijos, había sido una presencia habitual en las protestas y mítines contra la brutalidad policial y el fascismo en Portland desde al menos principios de junio. Según los activistas de Portland involucrados en las protestas nocturnas que han tenido lugar desde el asesinato de George Floyd, Reinoehl era un miembro respetado de un equipo informal de seguridad que había sido creado por activistas para protegerse contra la violencia habitual de elementos de extrema derecha y la policía. De hecho, el propio Reinoehl había recibido un disparo en el brazo de un provocador de derecha casi un mes antes, cuando intentó disolver una pelea entre el hombre y un grupo que describió como "varios menores".

Todavía hay mucha información que se desconoce sobre lo que sucedió el jueves, como si Reinoehl tenía o no un arma, y si alguna vez disparó un arma a la policía. Independientemente, el asesinato de Reinoehl contrasta radicalmente con la forma en que la policía de Kenosha trató al justiciero de derecha Rittenhouse. Rittenhouse, por ejemplo, pasó tranquilamente junto a los agentes de policía con el arma lista, incluso cuando los transeúntes le gritaban a la policía que acababa de disparar a varias personas y se volvió a su casa tranquilamente. Solo al día siguiente fue detenido en su casa sin incidentes ni un solo disparo. Un sesgo tan claro, que ha sido documentado por periodistas y manifestantes, muestra de qué lado está realmente la policía.

La policía no está ni nunca fue diseñada para proteger a las personas o mantener la paz. La policía, descendiente directa de las patrullas de esclavos, está llena de supremacistas blancos que usan el uniforme para seguir aterrorizando a las comunidades negras y marrones. El papel de la policía es administrar y controlar las relaciones capitalistas entre la clase dominante y la clase trabajadora explotada. Su trabajo, históricamente, es sofocar cualquier malestar u organización que amenace el sistema económico o social del capitalismo al servicio de una pequeña burguesía y clase dominante que ejerce el monopolio del uso legal de la fuerza.

Entonces, en este período de continuos levantamientos contra el racismo y la violencia policial racista, es más importante que nunca que los trabajadores aprendan a cuidarse y protegerse unos a otros de los ataques de la derecha, ya sean activistas “vigilantes” de la derecha o policías uniformados, y defendemos inequívocamente los derechos de la clase trabajadora y los oprimidos a defenderse de estas fuerzas.

Sin embargo, aunque los grupos de seguridad y autodefensa como aquel del que Reinoehl era parte son una forma de hacerlo, son insuficientes. Algunos manifestantes armados de BLM no son un rival suficiente para las armas de la policía y las milicias de derecha. Además, la autodefensa no se trata solo de milicias armadas, sino que depende fundamentalmente del apoyo político y social de las masas. El poder real de la clase trabajadora solo puede realizarse en números, a través de la autoorganización de las masas en los lugares de trabajo y los barrios, y mediante el uso de métodos de lucha de la clase trabajadora, como las huelgas generales. Por eso la lucha contra la violencia policial no puede separarse de las otras luchas de los trabajadores durante esta crisis. Solo uniendo la lucha contra la violencia policial y el racismo con las luchas de los desocupados, los inmigrantes, los inquilinos, los trabajadores organizados y contra todas las formas de explotación económica y social, la clase trabajadora podrá encontrar realmente su poder.






Temas relacionados

#BlackLivesMatter   /   Brutalidad policial   /   Estados Unidos   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO