SUPLEMENTO

León Trotsky, la política y la cultura en los años 20

POR LAS REVISTAS: ALEKSANDR REZNIK

TROTSKY
Ilustración: Mar Ned - Enfoque Rojo

León Trotsky, la política y la cultura en los años 20

El siguiente artículo, traducido directamente del ruso, versa sobre la discusión alrededor del libro de Trotsky Problemas de la vida cotidiana, de 1923, en los comienzos de la lucha contra la burocracia estalinista, que generó una amplia discusión sobre la necesidad de una "revolución cultural" en la URSS, y que desarrollará el cambio de los hábitos de vida en un sentido liberador, emancipador y en perspectiva socialista, sin las cadenas heredadas de los hábitos de la servidumbre y la incultura de siglos de opresión y explotación, particularmente en la nueva etapa abierta luego del final de la Guerra Civil Rusa (1918-1921) y de la Nueva Política Económica ya que, como reza el más célebre de los artículos de su folleto, "no solo de política vive el hombre". Este artículo vincula sus escritos sobre el "byt" (modo de vida o vida cotidiana) con sus actividades de oposición a la burocracia. Su autor, Aleksandr Reznik, trabaja en la Universidad Nacional de Investigación, Escuela Superior de Economía de San Petersburgo, Escuela de Ciencias Sociales y Humanidades, Departamento de Historia. Estudia al trotskismo soviético y ha publicado muchos trabajos al respecto.

"No veo ninguna razón para justificarme ante el partido por el hecho de haber utilizado dos vacaciones de verano no solo para el tratamiento, sino también para escribir libros sobre la literatura y el byt [vida cotidiana] [1], –dijo León Trotsky en una carta a los miembros del Comité Central y la Comisión de Control Central al pleno del Comité Central del PCR(b) el 23 de octubre de 1923–, solo puedo expresar mi sorpresa porque, a partir de este hecho, estén tratando de hacer una acusación" [2]. Tres días después, en el propio pleno, dirá aún con más énfasis:

Tengo que rechazar con indignación todas las insinuaciones sobre mi trabajo relacionado con el estudio del byt. Para emprender esta investigación, que, por supuesto, es muy útil, no le robé ni un minuto de mi tiempo al trabajo, sino que lo hice durante mi descanso en Kislovodsk que me fue dado para curarme [3].

Así, Trotsky respondió al reproche de sus oponentes en el Politburó del Comité Central [4]. Estos fragmentos del discurso del comisario del pueblo de asuntos navales, presidente del Consejo Militar Revolucionario y miembro del Buró Político del Comité Central, a pesar de su brevedad, reflejan uno de los aspectos del conflicto político más importante dentro de la dirección del partido. ¿Por qué las actividades de Trotsky sobre el "trabajo relacionado con el estudio de la vida cotidiana" podrían provocar críticas en el partido?

"Trabajo cultural” comunista

El 10 de julio de 1923, Trotsky envió un manuscrito a la editorial Krasnaya Novy, y al día siguiente los anexos [5]. Ya el 12 de julio 12 en Pravda, órgano del Comité Central de todo el partido y del comité de Moscú, apareció el anuncio de un futuro libro titulado Problemas de la vida cotidiana [6]. Cinco días después, por pedido de Trotsky, se envió una pequeña carta a todos los periódicos más importantes. Por un lado, fue el anuncio del lanzamiento de un libro dedicado a "los problemas del byt y el ‘trabajo cultural’ [культурничество] comunista”. Pero, por otro lado, la declaración era claramente performativa: el autor señalaba abiertamente el objetivo: hacer de estas cuestiones "un tema de discusión ampliamente organizada, principalmente en nuestro propio partido". Es importante destacar que el llamado estaba dirigido personalmente a los lectores, y no a las instituciones, lo que construía un vínculo intersubjetivo más cercano:

Pido encarecidamente a los camaradas que estén interesados en los problemas planteados en el libro, así como en otros temas relacionados, que me envíen los materiales y las consideraciones a su disposición, sin dudar en la forma de la exposición [7].

No es frecuente que un dirigente del partido le "pida encarecidamente" que le escriban, "sin dudar en la forma de exposición" de sus pensamientos. Al parecer, esta petición reflejaba un intento de llegar a un público lo más amplio posible.

Es importante destacar que los artículos incluidos en el libro también se publicaron en las páginas del Pravda: dos se publicaron en abril y mayo, y la publicación de la serie comenzó el 10 de julio [8]. A pesar del hecho de que en el verano la vida social y del partido era menos intensa, un lector atento no podía evitar "leerlo" como un signo de una nueva pelea social y política. No hubo una directriz específica para su inclusión en la campaña, y esto, aunque impuso ciertas restricciones a su alcance, no impidió la formación de un espacio de comunicación política.

En el momento del sexto año de la revolución, los problemas que Trotsky puso en el centro de atención eran relativamente nuevas para el partido. Los teóricos del proletkult les prestaron especial atención, pero tenían ciertos problemas para legitimar su propio discurso después de que Lenin los criticara por su conexión con las ideas de Aleksandr Bogdánov. Es difícil decir quién fue el primero de los bolcheviques en distinguir las cuestiones del byt del problema general de la "cultura", ya que gradualmente, pero persistentemente, penetraron en el espacio discursivo y las prácticas políticas del Estado y del partido, pero Trotsky ciertamente no solo aceleró este proceso, sino que también le dio una tónica particular, y "abrió" el espacio de la vida cotidiana en su interesante descripción.

La comprensión de Trotsky del byt merece un estudio separado [9]. Las principales disposiciones de su peculiar teoría pueden ilustrarse con el ejemplo del artículo "No solo de ‘política’ vive el hombre", que es muy similar a un manifiesto. En sí mismo, el título del artículo es muy indicativo. Trotsky en este artículo discute sobre la evolución del concepto de política:

La historia pre-revolucionaria de nuestro partido fue la historia de la política revolucionaria. La literatura del partido, las organizaciones del partido, todo estaba completamente bajo el lema de la "política" en el sentido más directo e inmediato, en el sentido más estrecho de la palabra [10].

Gracias a esto fue posible una revolución victoriosa, y aunque la revolución mundial todavía estaba en la agenda, para Trotsky se trataba de "otro tiempo y otra canción". En su apoyo citó un fragmento del artículo de Lenin “Sobre la cooperación”:

Nos vemos obligados a reconocer el cambio fundamental de toda nuestra perspectiva sobre el socialismo. Este cambio fundamental es que antes pusimos el centro de gravedad, y tuvimos que ponerlo, en la lucha política, la revolución, la conquista del poder, etc. Ahora el centro de gravedad cambia, se transfiere al trabajo "cultural" organizativo pacífico.

No es casualidad que en la respuesta mencionada a los reproches de los miembros del Politburó, Trotsky recordara: "por cierto, el camarada Lenin, con quien hablé sobre los artículos sobre la ’cultura proletaria’, insistió hace un año y medio en acelerar este trabajo" [11]. Las afirmaciones de Lenin en el artículo "Sobre la cooperación" no fueron objeto de controversia, y Trotsky, basándose en las palabras de un clásico aún vivo, desarrolló su tesis:

Es evidente que la palabra “política” se utiliza aquí en dos sentidos diferentes: primero, en un sentido materialista amplio, que abarca el conjunto de todas las ideas, métodos y sistemas rectores que guían la acción colectiva en todos los ámbitos de la vida pública; segundo, en un sentido estrecho y especial, que caracteriza una parte específica de la actividad pública directamente relacionada con la lucha por el poder.

En nuestra opinión, tales explicaciones eran realmente necesarias si tomamos en cuenta la composición social y cultural del activo del partido soviético que pasó por la escuela de la guerra civil. Fue para este sector que Trotsky aclaró:

Una gran política requiere que las tareas y necesidades de la economía y la cultura se basen en la agitación, la propaganda, la distribución de fuerzas, el aprendizaje y la educación, en lugar de la "política" en un sentido estrecho y especial de la palabra.

Cuando se le preguntó sobre la tarea prioritaria, Trotsky dio una formulación digna de un cartel de propaganda:

Necesitamos aprender a trabajar bien: con precisión, limpiamente, con moderación. Necesitamos cultura en el trabajo, cultura en la vida, cultura en el byt [12].

En el resto de los artículos compilados en el folleto Problemas de la vida cotidiana, el estribillo que se repetía era la necesidad de la actividad "desde abajo", sobre la importancia del desarrollo del "público" y la "opinión pública" soviéticos, y la atención a las "pequeñas cosas" de la vida cotidiana. La cotidianidad, que no hace mucho tiempo se ha convertido en un tema de estudio de los historiadores, como concepto y como fenómeno era algo ya reflejado en Problemas de la vida cotidiana. Trotsky, según la observación justa de Baruch Knei-Paz, no se apartó de su teoría de la "revolución permanente" cuando argumentaba que el subdesarrollo del capitalismo en Rusia contribuyó a la revolución socialista pero se convirtió en un obstáculo, en la forma de atraso cultural, para la construcción socialista. Otro aspecto, menos teórico, también provocó el desacuerdo de otros miembros del partido. Se trata de un llamado a un uso moderado del Estado en apoyo de las nuevas normas culturales que se producían por la iniciativa privada y las sociedades voluntarias [13]. Según Robert Service, Trotsky solo "sentó las bases filosóficas para el estalinismo cultural" [14]. Sin embargo, esta afirmación se vuelve aún menos justa cuando se considera el "trabajo cultural" comunista de Trotsky en el contexto de su oposición política, o, según sus palabras, como "parte de la actividad pública directamente relacionada con la lucha por el poder".

Política en sentido estricto

En el otoño de 1922, Trotsky, en sus propias palabras, concluyó con Lenin "un bloque para luchar contra la burocracia en general y contra el buró de organización [Comité central del PCR(B)] en particular", principalmente contra la "troika" de Iosif Stalin, Grigori Zinóviev y Lev Kámenev. Pero en el verano de 1923 era evidente que Trotsky y sus partidarios estaban siendo derrotados. Al mismo tiempo, se desató una crisis económica que alimentó la fricción entre las "cumbres" y las "bases" del partido. Cada vez más, se planteó la cuestión de la ausencia de una "democracia obrera interna del partido". La lucha en la “cumbre” se desarrolló en septiembre-octubre, y en noviembre-diciembre, las “bases” también participaron en ella: comenzó una discusión interna a gran escala. El pleno del Comité Central de enero de 1924 y la conferencia general del partido condenaron a los oposicionistas como una "desviación pequeñoburguesa" del bolchevismo y el "leninismo"; al mismo tiempo, el propio Lenin murió [15].

Según la expresión figurada de su biógrafo más famoso, Trotsky "convirtió la lucha por el poder en una lucha por el ‘alma’ de la revolución y, por lo tanto, dio nuevas dimensiones y una nueva profundidad al conflicto en el que participó" [16]. Sin embargo, no se han detectado los hilos de estos dos conflictos. Incluso los historiadores soviéticos que se especializaron en el “desenmascaramiento” integral del "trotskismo", consideraron este tema de manera superficial y de pasada. Se centraron principalmente en la lucha contra el "trotskismo" sobre temas de cultura artística [17]; esto le llamó la atención a un historiador occidental tan atento como Edward Carr [18]. Elizabeth Wood, afirmando acertadamente que los historiadores no dieron una explicación completa del giro de Trotsky hacia el estudio del byt, sugirió que el revolucionario ruso buscaba una forma de criticar indirectamente a sus enemigos políticos, y también buscaba consolidarse como sucesor de la causa de Lenin en la "etapa cultural" de la revolución [19]. Parece que el debate sobre el byt también podría servir como una forma de reemplazo y "exploración" de nuevos campos de discusión sobre la política del partido. El nombre de Trotsky se asocia a menudo con la lucha contra la burocratización del partido. En este sentido, cabe señalar que el artículo que vinculaba el "trabajo cultural" con la lucha contra la burocracia apareció en Pravda el 4 de abril de 1923, pero por alguna razón no entró en la edición de Problemas de la vida cotidiana [20].

No hay razón para descartar el interés genuino de Trotsky en una amplia discusión sobre la construcción cultural. El vínculo indisoluble de la política y la cultura fue parte del programa de la revolución. Según su lógica, cuanto mayor sea el nivel cultural, mayor será la conciencia política.

Trotsky fue uno de los publicistas más talentosos del partido [21]. El espacio discursivo era su elemento, y en su tercer año de un descanso tras la agotadora guerra civil, su actividad periodística aumentó. Como se puede ver en el testimonio de Trotsky en el pleno de octubre del Comité Central, citado anteriormente en su libro Literatura y revolución [22]. Comenzó a escribirlo un año antes, pero el libro salió a la venta, a juzgar por el prólogo, no antes del 19 de septiembre de 1923. La controversia sobre la (no)posibilidad de la "cultura proletaria" fue la parte más importante de Literatura y revolución. Aunque la discusión se desarrolló hasta el final solo en 1924, el impulso lo dio la publicación de un artículo en Pravda el 14 de septiembre de 1923, cuya tesis clave no pudo sino influir en el contexto de la percepción de la discusión sobre el novyi byt [Новый Быт; “nuevo estilo de vida” o “nueva vida cotidiana” bajo las condiciones creadas luego del final de la guerra civil; Nota del Traductor]:

Todo nuestro trabajo económico y cultural actual no es más que una forma de situarse, en cierta medida, entre dos batallas. Las peleas principales están por venir –y tal vez no tan lejos. Nuestra era no es todavía la era de una nueva cultura, sino solo el período previo a ella. En primer lugar, debemos dominar los elementos más importantes de la vieja cultura, al menos en la medida en que podamos continuar el camino de la nueva [23].

El libro de Trotsky sobre literatura estaba dedicado a Jristián Rakovski ("luchador, hombre, amigo"), poco antes de que la troika lo destituyera como jefe del gobierno de Ucrania y lo nombrara, exiliándolo de hecho, embajador en el Reino Unido. En esta trama, el vínculo de la política y la cultura emerge hacia la superficie. El 12 de julio de 1923, el artículo de Trotsky "Vodka, iglesia y cine" se publica en Pravda, y el mismo día el Politburó sugirió que los editores no publicaran "artículos de discusión sobre la venta [libre] de vodka" [24]. El artículo de Rakovski ,"La degeneración de la NEP", sobre el mismo tema, fue prohibido por orden del Secretario del Comité Central [25]. El 27 de julio, por decisión del Politburó de la redacción de Pravda, fue apartado de ella el principal partidario de Trotsky, Evgeni Preobrazhenski, quien había exigido una "discusión exhaustiva y pública del tema" del vodka [26]. Trotsky colocó el tema tabú en el marco de lo que llamó una "amplia discusión organizada", pero obviamente como un tema subordinado a un problema general y, por lo tanto, menos cargado de "política" en el sentido estricto de la palabra.

Las demandas del grueso de los militantes del partido

El "giro cultural" de Trotsky estuvo alimentado por la exigencia de sus potenciales partidarios. Así, por ejemplo, en octubre de 1922, Trotsky recibió un telegrama del Departamento de Círculos de la Universidad Comunista Sverdlov con una "solicitud urgente" de "dar una serie de conferencias durante el año académico sobre temas políticos y culturales. La conferencia del camarada Bujarin ’Problemas culturales en la era de la revolución proletaria’, impartida a los estudiantes de la universidad, mostró la enorme importancia educativa de tales conferencias para ellos, y por lo tanto es extremadamente conveniente organizarlas" [27].

La difusión de la propaganda sobre la cultura de la vida cotidiana ha sido, es y será sobre todo obra de la juventud. [...] Según nuestras observaciones personales, la mayoría de las discusiones sobre el byt atraen principalmente a los jóvenes y tienen un marcado carácter sentimental [28].

Un miembro de la junta del círculo de la Universidad Estatal de Moscú N.°1, que comprendía la Facultad Obrera [29], la de Medicina, la de Ciencias sociales y la de Física, en una carta a Trotsky del 2 de febrero de 1923, argumentó claramente la importancia práctica del problema:

En nuestro tiempo actual el vehículo de la ideología es la literatura (no es el único, pero es el más importante), que a menudo es confusa y errónea. Además, la situación en el arte es casi la misma. [...] Necesitamos su conferencia "sobre la nueva literatura". Ella ya nos mostrará claramente su fisonomía [30].

Al parecer, Trotsky no dio esas conferencias, pero el 18 de noviembre, como decía el anuncio en Pravda, se suponía que se haría una discusión en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad estatal de Moscú N.°1 con el título "Sobre la literatura moderna"; la presentación del panel fue asignada a G. Lelevich, y solo Aleksandr Bezymenski aparecía en representación de los partidarios de Trotsky [31].

El colorido fragmento de las memorias de Grigori Grigorov, que fue un estudiante del Instituto de Profesores Rojos en 1923-1924 y un trabajador del partido crítico con la política del Comité Central, nos ayudará a imaginarnos cómo habrá sido esa reunión:

Los estudiantes organizaron una reunión en el teatro Zimin en Málaya Dmitrovka [calle del centro de Moscú] dedicado a temas de cultura y literatura. Se sabía que Trotsky participaría. [...] El teatro estaba completamente lleno, y la Plaza del Teatro y la Málaya Dmitrovka estaban llenas de gente, la gente quería, si no escuchar, al menos ver al legendario héroe de la Revolución Rusa. Entonces la gente todavía creía que él lo era. [...] Cuando Trotsky se acercó a la tribuna, los jóvenes y los estudiantes organizaron una ovación sin precedentes que duró unos 15 o 20 minutos. Trotsky no pudo comenzar a hablar. [...] Habló vívidamente, figurativamente, de manera fascinante, aunque el tema del informe no tenía nada que ver con la política. Hizo un brillante análisis de las tendencias principales en la literatura y, en conclusión, instó a los jóvenes a leer en serio los viejos clásicos, con los que se criaron más de una generación de revolucionarios. Después del informe hubo una nueva ovación y, cuando Trotsky se subió a su automóvil, la gente gritó continuamente “¡viva!” [32].

La formación de espacios de comunicación

Trotsky fue uno de los dirigentes del partido que cada libro nuevo que publicara estaba condenado a entrar en el centro de atención de los lectores y los trabajadores de la esfera editorial. A ello contribuyó un artículo de un miembro del consejo de redacción de Pravda, Vyacheslav Karpinski, “La cuestión de fondo de la época del ‘trabajo cultural’”, que se publicó en el mismo número que el anuncio del libro de Trotsky [33]

El principal Comité político-educativo de la República (Glavpolitprosvet) incluyó Problemas de la vida cotidiana entre los seis anexos del conjunto de suscripciones semestrales de su revista Ilustración Comunista [34]. También se resaltaba la importancia del folleto de Trotsky en este órgano que cumplía un papel de dirección en los asuntos políticos en varios artículos, uno de los cuales, que explicaba cómo organizar una discusión en el círculo, comenzó remarcando la importancia de los eventos: "La pelea ‘por el byt’ planteada por el camarada Trotsky, a su vez, agitó el avispero de tantos problemas relacionados que todavía no será posible agotarlos por completo" [35]. Otra afirmación importante de la autora del artículo es: "El debate sobre el byt es una forma de propaganda de una vida cotidiana, universalmente aceptado como el comienzo del trabajo" [36].

Un ejemplo indicativo de la Rabóchaya Gazeta [“Periódico obrero”] (órgano del Comité de Moscú del PCR(B) y del Soviet de Moscú). Unos días antes del llamamiento de Trotsky, por medio de la carta "Problemas de la vida cotidiana", publicada en el periódico, se podía leer una nota que describía la respuesta viva de los trabajadores al artículo de Trotsky sobre la lucha contra el lenguaje inculto o grosero [“матерщина”]. El autor se lamentaba que en la aprobación de resoluciones "se daba por agotado el tema". Pero su conclusión en realidad predecía una campaña futura:

Creemos que detrás nuestro tenemos la autoridad de cientos de cartas de obreros que dicen que la lucha por un nuevo byt debería ser la próxima tarea y la más militante para los sindicatos y las organizaciones culturales y educativas [37].

Las respuestas “desde arriba”

En el prólogo de la primera edición de Problemas de la vida cotidiana, Trotsky señaló que su libro "no es en absoluto un folleto popular cuyo idea fue el punto de partida de este trabajo", sino que "está destinado primero a los miembros del partido, a los elementos dirigentes de los sindicatos, las cooperativas y las organizaciones culturales y educativas" [38]. Los elementos rectores designados por Trotsky debían involucrarse en este nuevo espacio comunicativo. Por ejemplo, el 30 de noviembre, el jefe del Departamento cultural de la Unión de Sindicatos de la ciudad de Moscú invitó a Trotsky a dar una conferencia sobre el byt en el marco del ciclo de conferencias organizado [39].

Los trabajadores del aparato del partido, independientemente de su actitud política hacia Trotsky, al participar en la discusión, jugaron un papel en el fortalecimiento de su autoridad. Por ejemplo, en la revista del Comité del partido de Perm apareció un artículo elogioso bastante típico de la retórica del agitprop:

Los problemas del byt, que han generado una serie de artículos de discusión en nuestra prensa, han sacudido a nuestras organizaciones de arriba a abajo. Pero debo decir francamente que la mayoría de los artículos, si no todos, casi no aportaron nada en el sentido de aclarar el camino, la dirección en la que se debe trabajar para crear un nuevo byt. [...] Y solo los artículos del camarada Trotsky nos dan una directiva clara para comprender lo que nos rodea y la clave para los logros del futuro, una mejor vida comunista" [40].

Curiosamente, el autor de este artículo, al parecer, fue el Secretario del Comité de Perm, quien pronto se ubicó en la vereda de enfrente de la Oposición. El presidente de la Comisión Central de Control y de la Inspección Obrera y Campesina de Ucrania, Dmitry Lebed, quien pronto se manifestará como un defensor de la línea de la mayoría en el Comité Central, en un informe en la conferencia del partido en Jolodnogorsk el 31 de agosto 1923, se solidarizó con la definición del período de transición como "era cultural", y sus conclusiones, sin referencia a la fuente, se hicieron eco directamente de las propuestas de Trotsky [41]. Otro comunista ucraniano, Dmitri Manuilski, en las páginas de la revista Kommunist, consideró que el mérito del libro de Trotsky consiste en que "concentra la atención del partido en los problemas de la nueva vida cotidiana, ayudando a los miembros del partido a establecer el enfoque correcto para el trabajo de masas y delinear los métodos correctos de agitación". Al mismo tiempo, Manuilski consideró incorrecto caracterizar a la época como "cultural", ya que "será la era de la construcción orgánica del comunismo en aquellos países donde el proletariado triunfe, pero también la era de las guerras civiles y las guerras internacionales" [42].

En el círculo del partido de Novonikolaevsk, Zaslavski, el secretario del comité, abrió una discusión sobre el nuevo byt comunista:

[Zaslavski] está en contra de la importancia de este problema. Este no es el momento de abordar cuestiones que distraen a nuestras células de sus tareas inmediatas. Esto es aún más dañino porque las cuestiones de la vida comunista están dedicadas exclusivamente a las células de las instituciones soviéticas y partidarias de Siberia, reemplazando el problema del byt de los trabajadores con la cuestión del byt de los funcionarios de alto rango [...] Es curioso que los problemas del "byt comunista” no se planteen en las células de base. No hablan de la vida cotidiana; la van creando en su trabajo cotidiano [43].

Es curioso, como síntoma, no solo la oposición del secretario a sus células subordinadas, sino también el uso por parte del autor de la nota de un lenguaje puramente "político" que sugiere una posición "correcta" en un tema controvertido: "Entre los diecisiete camaradas que hablaron en el debate estaban los camaradas Brykov y Kassior. Ambos mantienen la línea del camarada Zaslavski" [44]. Baste decir que Kassior era el secretario del politburó del partido de Siberia.

Los representantes de la "cumbre" no solo podían desarrollar la discusión, sino también obstruirla directamente. Según un investigador, la secretaría de agitación y propaganda del buró sudoriental del Comité Central estaba "asustada" por la "incursión malsana" del debate:

En una circular de 6 de septiembre 1923 se anunció que cualquier discusión no podía llevarse a cabo de otra manera que no fuera bajo la dirección de "camaradas experimentados" que hubieran estudiado bien el folleto de L. Trotsky [45].

No se puede decir con certeza que esto fuera una manifestación de la lucha fraccional y no una "preocupación" burocrática, pero ese buró del Comité Central estaba encabezado por Anastas Mikoyan y Klim Voroshílov, partidarios de Stalin [46].

Los apparatchiki del partido, sin embargo, no intentaron entrar en una polémica abierta con Trotsky. Por extraño que parezca, de todos los departamentos del Comité Central, el más profundamente involucrado en la campaña sobre el byt en el partido no fue el de agitación y propaganda sino la Sección de la Mujer (Zhenotdel), una de las más marginadas. El 29 de julio celebró una reunión especial junto con la revista Kommunistka, en la que estudiantes mujeres, trabajadoras y empleadas, incluidas las no partidarias, hablaron sobre "problemas de la vida cotidiana". Se tomaron decisiones para formular y distribuir un cuestionario para el estudio de la vida cotidiana, para cubrir el contenido de la reunión en la prensa, y para convocar una reunión en la revista para discutir el libro de Trotsky [47]. Pero esto no podía convertirse en una garantía de lealtad política hacia los futuros oposicionistas, dadas las tensiones internas en el Zhenotdel.

En la primavera de 1923, la Sección de la Mujer sufrió una crisis cuando su dirigente Vera Golubeva, partidaria de Aleksandra Kollontai, criticó los métodos de trabajo y, en particular, pidió trabajar entre las mujeres en general, pero la sección sobre el tema de la mujer en el XII° Congreso del partido (abril de 1923) condenó el debate comenzado [48]. El 2 de agosto, Trotsky recibió una breve carta de Golubeva y sus dos artículos para Pravda y Kommunistka. En ella, Golubeva se quejaba del estado de las cosas y pedía que se protegiera su derecho a expresar sus puntos de vista:

[Los artículos] no fueron publicados (más aún, en mayo, por las mismas "ideas", me desplazaron [por desviación feminista] de mi trabajo en el Zhenotdel y me trasladaron a la Sección de Organización [Orgotdel], y no tengo esperanza de que mis pensamientos, esencialmente saludables, algún día puedan ponerse en práctica. [...] Si realmente hay algo digno de mención en mis obras, usted hará uso de ellas mucho mejor que yo [49].

En este caso, es sintomático que la “desviacionista” se dirigiera a Trotsky, quien pronto será declarado también “desviacionista”. Aparentemente, la única de entre los miembros del Comité Central que polemizó con Trotsky fue Paulina Vinográdskaya (que pronto dejaría de ser parte del CC), investigadora del Instituto de la Profesora Roja y anteriormente funcionaria del Zhenotdel y de la revista Kommunistka. La tesis principal de su artículo era la siguiente:

[Para el éxito del nuevo byt] debemos acabar con la inercia que existe no tanto en las masas, sino entre los dirigentes [...] Estamos estancados en gran parte debido a la inercia de nuestra instituciones soviéticas y de los camaradas que las dirigen, que en la mayoría de los casos no están interesados en la reforma de la vida cotidiana [50].

Podría parecer que Trotsky estaría más cerca del patetismo de estas críticas hacia las "cumbres", especialmente en la forma neutral y benevolente que tenía para con él personalmente, pero su respuesta fue desproporcionadamente dura. Señalando las contradicciones en el artículo, fue mucho más lejos, destrozando todas sus tesis:

La visión de que todo se trata solo de la estupidez de los dirigentes soviéticos es burocrática, aunque con un signo opuesto. El poder, incluso el más activo y proactivo, no puede reformar la vida cotidiana sin una mayor autoactividad de las masas [51].

Trotsky expresó su posición poco después en una carta a las funcionarias del Zhenotdel, publicada en la primera página de Kommunistka [52]. Sin embargo, como resultado de este intercambio de opiniones, Trotsky no obtuvo beneficios políticos visibles y tal vez, por el contrario, solo alejó de sus posiciones a las representantes de los distintos puntos de vista que existían sobre el trabajo del Zhenotdel.

Respuestas “desde abajo”

Ya en un artículo publicado el 14 de agosto, Trotsky citó con aprobación la carta de un tal Karchevski sobre el trabajo de la cooperación, y un mes después, en el prefacio de la segunda edición de Problemas de la vida cotidiana, aumentada con nuevos artículos, agradeció a quienes respondieron a su "llamado a enviar sus comentarios, sugerencias y otros materiales". Trotsky argumentó que su trabajo "solo podía tener un carácter colectivo – cada vez más amplio" [53]. Pero, ¿cómo era la comunicación entre los dirigentes y los representantes de las masas en general?

La gente escribía cartas a los dirigentes sobre una variedad de temas. En el archivo de Trotsky se conserva un artículo periodístico sobre una reunión de un comité de inquilinos y una carta de una persona sin partido, que, sin olvidar mencionar la estadía de Trotsky en el Ejército Rojo durante cinco años, "inclinándose ante... el genio" del destinatario, le describía los horrores de la prostitución en Orejovo-Zuev [54]. La comunicación con Trotsky también transcurría de acuerdo con los patrones tradicionales de las "cartas al gobierno" [55]. Muchos en ese momento vieron en Trotsky un político capaz de cambiar en la práctica el modo de vida habitual. En su carta, el petrogradense Filippov, luego de comenzar "con un sincero saludo de obrero", luego de plantear una serie de sugerencias, termina su apelación de manera bastante emotiva:

Me gustaría dar vuelta todo para que vivamos mejor. Y quiero exclamarte a ti en Moscú. ¡Camarada Trotsky, General Rojo de la Gran República! ¡Tienes que ayudarnos a mejorar nuestras vidas! Estamos hartos de la pobreza, de nuestro atraso, al diablo con ellos. Nos merecemos una vida mejor, ¿no te parece? ¡Responde y convierte nuestros pensamientos en hechos! [56].

Yakov Trajtman de Saratov le ofreció a Trotsky su poema para incluirlo en su libro como "en forma de agitación introductoria", según el cual se puede entender el llamado de Trotsky en el espíritu de la retórica del "comunismo de guerra”:

¿La contrarrevolución está batida? / Batida. / ¿El tifus? Batido. / ¿El hambre? Batido. / Bueno, ¿qué pasa con el byt? / ¿El byt? / El byt fue olvidado. / La bandera roja / sobre nosotros / Ondea / Pinta la fábrica de rojo.../ ¿Y el taxista dice groserías? / Dice groserías. / ¿Y el estibador bebe? / Bebe. / [...] / Nuestro martillo aplasta todo. / Lancemos la consigna: / "Al frente del byt"/ Y el byt / Será / Batido [57].

Pero la mejor ilustración de los resultados prácticos de la apelación de Trotsky a las masas es la carta del "organizador de corresponsales obreros del distrito de Grozny". Ya el 25 de julio, el organizador informaba que los corresponsales obreros tenían "una prisa febril" por llenar el "vacío" que había en cuanto a estudios más profundos de la vida cotidiana de los trabajadores, por lo cual le enviaba "apuntes diarios de obreros", recopilados durante dos semanas [58]. En este caso, se puede dejar entre paréntesis el debate sobre si en 1923 los corresponsales obreros eran auténticos exponentes de los sentimientos de las "bases" [59]. Las acciones de este u otro militante podrían estar determinadas por el pragmatismo y el "carrerismo". Conseguir ser patrocinado por alguien con poder era un objetivo atractivo, especialmente porque la creación de una forma de patrocinio como el shefstvo [шефство] podría asociarse directamente con la figura de Trotsky [60]. Sea como fuere, los corresponsales obreros respondieron a su llamado [61]. Un corresponsal obrero comunista del periódico Rábochii i Pajar’ (“El obrero y el agricultor”, de la ciudad de Rybinsk, provincia de Yaroslavl) escribió dos cartas e incluso llegó a Moscú con la esperanza de una reunión personal, con la siguiente justificación:

Me dirijo a usted y le envío el material para que lo use en sus artículos, le de una dirección, una directiva. (Le envío el material para sus artículos, no para cualquier otro órgano del partido, de los soviets o de los sindicatos, porque en ellos se encuentra es en parte lo que hay que luchar.) [62]

El autor de la carta que mostró deliberadamente los aspectos negativos del "byt de los comunistas”, sobre los cuales "a veces no se puede escribir en absoluto" puede haber estado entre los futuros partidarios de la Oposición interna del partido, que en Yaroslavl estaba conectada con el periódico del comité regional. Sin embargo, la paradoja fue que el corresponsal obrero actuó en contra del llamado de Trotsky a desarrollar la actividad "desde abajo" y a nivel local, e instó a Trotsky a usar su autoridad [63].

El beneficio de la apelación a Trotsky fue apreciado por algunos representantes de la intelectualidad. El 30 de noviembre de 1923, Trotsky recibió una carta de Tan-Bogoraz, que se presentó como "profesor de etnografía de la Universidad de Petrogrado". Vladimir Germanovich Bogoraz (1865-1936) fue un famoso etnógrafo con experiencia en la vida política activa (había sido populista), y apoyó las ideas de los reformadores. Tan-Bogoraz escribió sobre la preparación de una colección cuyos materiales podrían interesar a Trotsky:

Me gustaría verte en la siguiente ocasión. En los últimos dos años, de los estudiantes de etnografía, organicé una serie de equipos de investigación que trajeron mucho material etnográfico y económico con respecto al viejo y nuevo byt de la aldea rusa [64].

Aparentemente, la reunión no tuvo lugar, pero podemos suponer de qué se trataba si tomamos en cuenta un fragmento de la introducción a la colección de Tan-Bogoraz: "Teníamos poco dinero, repito, y lo dividimos hasta el extremo con moderación" [65].

Sin embargo, Trotsky ignoró una base de potenciales adherentes mucho más importante. Al final de 1923, recibió una carta de la Junta de la sociedad colectiva "Proletárskoe Kinó" (Cine proletario), en la que se le pedía que escribiera un artículo en el número 3 de la revista que publicarían sobre el tema "El Proletkinó y la vida cotidiana". El motivo de la solicitud era que Trotsky le daba "gran importancia" al cine "como un poderoso instrumento para reorganizar el byt" [66]. Obviamente, se referían a su artículo "Vodka, iglesia y cine". El mismo día, el asistente de Trotsky respondió que su jefe "en vista de su enfermedad no podía" escribir un artículo. Por esta u otra razón, Trotsky nunca se convirtió en un patrocinador del cine soviético, especialmente el "proletario", que ponía "su tarea al servicio de crear películas rojas con sustento ideológico que pudieran ser guías de las ideas del comunismo" [67].

Volver a la política

En septiembre de 1923, en una carta privada a los secretarios del Comité Central, el Secretario del comité de Kursk encontró necesario mencionar brevemente:

El problema planteado por T. [Trotsky] sobre la vida cotidiana lleva a menudo a que algunas células, al discutir el tema, se acerquen al problema con una mirada sesgada de un "arriba vs. abajo". Hasta ahora, estos son casos aislados [68].

Aunque en el posterior debate interno del partido en Kursk los oposicionistas no lograron un triunfo serio, en el aparato del Comité Central esta carta puede haber causado temor.

Al mismo tiempo, Trotsky se sumergió cada vez más en la vorágine de la lucha política en la "cumbre". Mientras el 21 de septiembre escribe al editor de la revista Krásnaya Nov’, su partidario Aleksandr Voronski, sobre una discusión con Nikolai Gorlov sobre el futurismo [69], y el 29 de septiembre en Pravda se publica su artículo sobre el arte [70], luego el 1 de octubre escribe a Valerian Pletnev, partidario del proletkult: "Gracias por la invitación a leer sus obras. Desafortunadamente, la situación ha cambiado tan abruptamente que no tengo la oportunidad de abordar cuestiones literarias" [71]. Obviamente, entre las cuestiones que no tenía oportunidad de abordar, se refería a los problemas de la vida cotidiana.

La cuestión de la relación entre el "nivel cultural" de los miembros del partido y las posibilidades de su democratización fue una central [72], sin embargo, ni Trotsky ni sus oponentes mezclaron los flujos semánticos de las dos discusiones. Pero esto no significa que los artículos "culturales" de Trotsky no pudieran vincularse directamente con sus artículos políticos de esos tiempos. Así, el 19 de diciembre, se celebró una reunión de discusión en el Instituto de minería de Petrogrado, durante la cual uno de los partidarios de Trotsky dijo: "La discusión sobre la democracia interna del partido está estrechamente relacionada con la ética del partido y el byt del partido" [73]. Borís Brodyanski, que fue quien dijo la frase arriba citada, habló activamente sobre los problemas del nuevo byt en las páginas de la revista Krasnyi Student [“Estudiante Rojo”] [74]. Brodyanski también formó parte de la oficina de corresponsales de las instituciones de educación superior de Petrogrado y, al parecer, era miembro del comité editorial del Krasnyi Student [75]. Según la caracterización del Secretario del Comité regional de la isla de Vasíliev [barrio de Petrogrado], era un ardiente opositor:

Se opone deliberadamente a la línea del Comité Central. Falto de resistencia y de estabilidad en el pasado. Considera que la reunión de la Oficina de la organización de Petrogrado no está autorizada ni expresa la opinión de la organización de Leningrado [76].

Un ejemplo vívido que demuestra los resultados del giro cultural de Trotsky es la relación con el joven poeta de Komsomol [Juventud Comunista] Alexander Bezymenski, miembro del grupo literario Molódaya Gvardiya [“La Joven Guardia”]. El 30 de octubre, Trotsky, según sus propias palabras, "dictó un artículo" a Bezymensky sobre la política del partido en la literatura, aunque un mes antes había hablado de la imposibilidad de tratar estos asuntos [77]. El 17 de noviembre de 1923, se publicó en Pravda una crítica elogiosa de Trotsky sobre los poemas de ese autor [78]. Como lo demuestran las cartas del 6 y 11 de enero de 1924, Bezymenski fue el enlace entre el Komsomol, del cual fue uno de sus fundadores, y el líder de la Oposición. Trotsky agradeció a Bezymenski por el documento en el que destacados activistas del Komsomol se posicionaron con los oposicionistas, y lo colocó como apéndice en el folleto El nuevo curso publicado unos días después [79].

Un ejemplo de cómo Problemas de la vida cotidiana y El nuevo curso podrían entrelazarse en la percepción de los contemporáneos lo vemos en el folleto del Comité de Bakú del Partido Comunista de Azerbaiyán Materiales de autoeducación. Trotsky - Problemas de la vida cotidiana. Es una lista de preguntas para las cuatro "lecciones" de los capítulos del libro de Trotsky:

En los capítulos propuestos, el camarada Trotsky aborda la cuestión de nuestra incultura, nuestros modales groseros, el habla, así como uno de los principales males de nuestra vida, una reliquia de la antigüedad: la burocracia. Analiza las numerosas razones de esta compleja cuestión, en primer lugar, nuestro atraso cultural, la falta de coherencia de nuestro aparato estatal, especialmente su heterogeneidad de clase (la presencia en él de numerosos elementos reaccionarios) [80].

La derrota de Trotsky en la lucha interna del partido, que se hizo evidente en enero de 1924, no fue total: a los ojos de grupos enteros de partidarios, siguió siendo una figura política autorizada. Además, la derrota de Trotsky no podría imponer una sombra sobre los problemas de la vida cotidiana como tal. Por ejemplo, cuando en la reunión de la junta de la célula de la Facultad Obrera de la Universidad Estatal de Petrogrado los partidarios activos de Trotsky propusieron organizar un círculo sobre el "nuevo byt" y hacer un informe correspondiente, la mayoría oficialista de los miembros de la junta los apoyó "por principios" [81]. A diferencia de la Facultad Obrera, la escuela militar-ferroviaria de Petrogrado para entrenar al personal del comisariado nunca tuvo ni siquiera episodios de campañas de oposición. En la reunión de discusión del 3 de enero de 1924, solo una persona votó en contra del apoyo incondicional al Comité Central, con una abstención. Y en la siguiente reunión de la junta de célula sobre las tareas inmediatas, el relator propuso "estudiar la vida cotidiana de los cadetes, plantear cuestiones de la vida cotidiana en la reunión"; su colega propuso una lista de siete preguntas, las primeras de las cuales estaban "relacionadas con el byt" [82].

Trotsky no dejó de hablar sobre temas culturales ni de enviar sus textos a los periódicos soviéticos y del partido [83]. En 1924, se publicó la tercera edición de [Problemas de la vida cotidiana y una colección de nuevos artículos sobre temas relacionados [84]. Como iniciador de una amplia discusión sobre los problemas del nuevo byt, Trotsky despertó un amplio interés [85]. "Muchas gracias por el saludo", escribió Trotsky en el periódico del sindicato de trabajadores ferroviarios Gudok el 24 de marzo de 1924. “Con especial interés, siempre leo la página del "byt obrero". Las cuestiones de la vida cotidiana están destinadas, sin duda, a ocupar un lugar cada vez mayor en nuestra prensa y en nuestro trabajo" [86]. Trotsky tenía razón: los problemas de la vida cotidiana ocupaban un lugar cada vez mayor en la política de la URSS. Sin embargo, esto probablemente fuera posible debido al hecho de que, en la conciencia de masas, la "revolución cultural" no tenía un vínculo asociativo tan estable con Trotsky (y el "trotskismo") como la revolución "permanente".

Conclusión

En el tercer año de la recuperación de la posguerra, Trotsky inició una amplia discusión que, debido a los problemas planteados, gradualmente incorporó a los más diversos sectores de la sociedad soviética emergente, y, lo que es más importante, al "público" soviético. Parte de esta lucha por la hegemonía en la sociedad fue la guerra de posiciones en el frente interno del partido. El debate sobre Problemas de la vida cotidiana fue una forma de debate político indirecto sobre las formas de construir el socialismo en condiciones de paz, durante el cual se reveló la "opinión pública" y la actividad de las "bases" que podrían reformar el "régimen interno" que gravitaba hacia la burocracia. Al mismo tiempo, las actividades de Trotsky y sus partidarios no mostraron una coordinación política coherente: la mayoría de los recursos, en primer lugar, de propaganda (periódicos, revistas, reuniones, etc.) no fueron involucrados, y casi ninguno de los partidarios de Trotsky que ocuparon puestos importantes se mostraron en este debate. Pero los enemigos políticos de la Oposición no intentaron involucrarse en la lucha en un campo desfavorable para ellos, prefiriendo métodos de aparato, como lo demostró la historia con la discusión sobre el vodka. Aparentemente, Zinóviev, Stalin y sus partidarios estaban preocupados por la expansión de los espacios de comunicación de la discusión y el aumento de la popularidad de Trotsky, y no por el lado fundamental de los "problemas de la vida cotidiana". La composición social de la vanguardia de los "trotskistas" eran intelectuales y los jóvenes, no podía no ser alarmante. Es por eso que el secretario del comité de Novonikolaevsk oponía a "darle tanta importancia" a los problemas de la vida cotidiana, que supuestamente "distraían" de las "tareas inmediatas".

La discusión de los problemas de la vida cotidiana, sin embargo, se desarrolló de manera relativamente democrática, se expandió y tuvo la oportunidad de convertirse en una campaña política de pleno derecho dirigida por el Comité Central del partido, los sindicatos y el Komsomol, y en un movimiento más independiente del "trabajo cultural" comunista desde abajo. Pero este debate coincidió en el tiempo con la situación revolucionaria en Alemania, que absorbió casi por completo la atención de los comunistas de abajo hacia arriba [87], e inmediatamente después de la derrota del "Octubre alemán", se desarrolló una lucha interna sin precedentes y feroz, cuyos resultados, junto con la muerte de Lenin, cambiaron radicalmente la apariencia del partido. Y aunque la Oposición fue apoyada por la mayoría de los intelectuales del partido, la condena de la "desviación pequeñoburguesa" fue el desencadenante de la caída constante de la autoridad de Trotsky y las oportunidades de movilización política que el nombre del dirigente podría dar al movimiento por la "revolución cultural" en la URSS.

El autor agradece a la Open Society Foundation, al Instituto Histórico Alemán de Moscú, así como a Boris Kolonitsky, Gleb Albert, Elizaveta Zhdankova, participantes en el seminario "Cultura, sociedad y memoria" (Universidad de Bielefeld), las conferencias "¿La construcción de "lo soviético"? (Universidad Europea de San Petersburgo), "La política cultural en la URSS" (Universidad Nacional de Investigación, Escuela Superior de Economía, Moscú) y "Grupo de Estudio BASEES de la Revolución Rusa" (Universidad de Anglia del Este) por sus críticas y valiosos consejos.

Artículo original: Александр Резник, “Быт или не быт? Лев Троцкий, политика и культура в 1920-е годы”. Publicado en 2013 en la revista cultural Неприкосновенный запас.

Traducción: Guillermo Iturbide

VER TODOS LOS ARTÍCULOS DE ESTA EDICIÓN
NOTAS AL PIE

[1Nota del traductor: El concepto que se ha traducido tradicionalmente como “vida cotidiana” (por ejemplo en el folleto de Trotsky que se trata en esta nota, Problemas de la vida cotidiana (Вопросы быта), es la traducción de la palabra rusa byt (быт) que, según el diccionario de la lengua rusa Gramota, refiere a: “Las condiciones de existencia, el estilo de vida de algunas personas, el entorno social, etc. La vida cotidiana de una persona en sus manifestaciones habituales; el orden establecido de la vida. Hogar, vida familiar. Comportamiento humano en la vida cotidiana”. El término está presente, por ejemplo, en el célebre pasaje del último texto escrito por Vladímir Maiakovski antes de su suicidio, “La barca del amor se estrelló contra la vida cotidiana (byt)”. Hay un tratamiento comparado de los problemas relacionados con el byt en los primeros años de la Rusia Soviética según las visiones de Trotsky y Gramsci en el ensayo “‘Su complicada fortuna’. Trotsky en los Cuadernos de la cárcel” en Juan Dal Maso, Hegemonía y lucha de clases. Tres ensayos sobre Trotsky, Gramsci y el marxismo, Buenos Aires, Ediciones IPS-CEIP, 2018. En la traducción de este artículo utilizaré a menudo el término ruso original byt porque me parece que denota un concepto más rico que lo usualmente entendemos como “vida cotidiana” en castellano, aunque también utilizaremos a veces este último término para no repetir.

[2РКП(б): внутрипартийная борьба в двадцатые годы. Документы и материалы. 1923. М., 2004, p. 241 [PCR(b): La lucha interna del Partido en los años veinte. Documentos y materiales. 1923].

[3Конспект заключительной речи Л.Д. Троцкого на заседании пленума 26 октября 1923 г. // РКП(б): внутрипартийная борьба… С. 260 [“Resumen del discurso final de L. D. Trotsky en la sesión plenaria de octubre 26, 1923”, PCR(b): La lucha interna del partido..., ob. cit.].

[4Ibíd., p. 199.

[5Российский государственный военный архив (РГВА). Ф. 4 (Управление делами Народного комиссариата обороны). Оп. 14. Д. 13. Л. 101, 104 [Archivo Militar Estatal Ruso (RGVA). F. 4, Gestión de los archivos del Comisariado del Pueblo para la Defensa].

[6Троцкий Л. Вопросы быта. Эпоха «культурничества» и ее задачи. М., 1923 [Trotsky L., Problemas de la vida cotidiana. La primera traducción al inglés se publicó ya en 1924 en Londres, ver: Knei-Paz B., The Social and Political Thought of Leon Trotsky, Oxford: Oxford University Press, 1978, p. 283, fn. 73.

[7РГВА. F. 4. Op. 14. D. 13. L. 106.

[8Los títulos de los artículos en sí son muy reveladores. Entre paréntesis, la fecha de publicación en el Pravda): "No solo de ‘política’ vive el hombre" (10 de julio de 1923), "El periódico y su lector" (1 de julio de 1923), "Atención a las pequeñas cosas" (1 de octubre de 1923), "Para reconstruir la vida cotidiana hay que conocerla" (11 de julio de 1923), "Vodka, iglesia y cine" (12 de julio de 1923), "De la vieja familia a la nueva" (13 de julio de 1923), "Familia y rito" (14 de julio de 1923), "La atención y la cortesía como lubricante necesario de las relaciones domésticas", también conocido como "El punto del gran problema" (4 de abril de 1923), "La lucha por un lenguaje culto" (16 de mayo de 1923), "Contra la burocracia ilustrada (y también no ilustrada)" (14 de agosto de 1923), "¿Desde qué ángulo acercarse?"(17 de agosto de 1923).

[9Knei-Paz B., ob. cit., pp. 282–289.

[10Троцкий Л. Не о «политике» единой жив человек // Правда. 1923. 10 июля [Trotsky L., “No solo de ‘política’ vive el hombre” ].

[11РКП(б): внутрипартийная борьба…, p. 241.

[12ibíd.

[13Knei-Paz B., ob. cit., pp. 284-285, 287-288.

[14Service R., Trotsky, London: Macmillan, 2009, p. 318.

[15Ver: РКП(б): внутрипартийная борьба…; Carr E.H., The Interregnum: 1923–1924, London, 1954.

[16Дойчер И. Троцкий. Безоружный пророк. 1921-1929 гг. М., 2006. p 182 [Deutscher I. Trotsky. El profeta desarmado. 1921-1929].

[17En las obras de los historiadores soviéticos, las opiniones de Trotsky sobre la cultura recibieron las siguientes características y asociaciones: oportunismo de derecha, menchevismo, ‘smenoviejovstvismo’ [Nota del traductor: un movimiento de emigrados blancos que animaba a volver a la Rusia Soviética para trabajar conspirativamente en pos de transformar en forma paulatina, desde dentro, al Estado soviético en un “Estado burgués”], nihilismo, capitulación, escepticismo, etc., etc. Según ellos, la génesis de los puntos de vista de Trotsky se derivaría directamente de sus obras prerrevolucionarias y de las de los "revisionistas" de la II internacional. V. S. Pavlov, en su tesis que resumió el estudio de este problema en la historiografía soviética, dijo que Trotsky, quien negaba la posibilidad de construir una "cultura proletaria", así como una "cultura socialista" en la sociedad de clases, también negaba que el período de transición fuera una era cultural independiente. Aún más torpe es la afirmación de que "los trotskistas negaron una función tan importante de la dictadura del proletariado como la cultural y la educativa" (Павлов В.С. Борьба Коммунистической партии против троцкизма по вопросам культурного строительства (1921-1927) гг. Диссерт. канд. ист. наук. Л., 1986. С. 68. [Pavlov V. S., La lucha del Partido Comunista contra el trotskismo sobre la construcción cultural (1921-1927), 1986]). El autor señaló acertadamente que "las cuestiones de la lucha contra el trotskismo en el campo del aumento del nivel cultural de los trabajadores, la erradicación del analfabetismo, la construcción de escuelas y la construcción cultural seguían siendo "poco estudiadas" (Ibíd. p. 28). Pero los problemas del byt permanecieron fuera del alcance de la atención, tal vez porque en relación con ellos, Trotsky hablaba sobre la "era de la cultura" y las funciones culturales y educativas del Estado.

[18Carr E. H., Socialism in One Country, 1924-1926, Nueva York: Macmillan, 1960 (véase el capítulo "The Debate about Literature").

[19Wood E. A., The Baba and the Comrade: Gender and Politics in Revolutionary Russia, Bloomington: Indiana University Press, 2000, p. 278, fn. 9.

[20Троцкий Л. Кончик большого вопроса // Правда. 1923. 4 апреля. [ Trotsky L., “La cumbre del gran problema” ].

[21Una ilustración notable al respecto se puede tomar del "Diccionario político", según el cual, Trotsky no solo es "un organizador sobresaliente, dotado de una fuerza de voluntad inquebrantable", sino también "un tribuno ardiente, un literato talentoso"[[Политический словарь. Краткое научно-популярное толкование слов / Под общ. ред. Б.М. Эльцина. М.: Красная новь, 1924. С. 336 [Diccionario Político. Breve definición científico-popular de las palabras bajo la edición general de B.M. Eltsin, 1924]. A pesar de que el editor del diccionario era un partidario de Trotsky, la redacción citada no contradecía la convención generalmente aceptada.

[22Троцкий Л. Литература и революция. М., 1991 [Trotsky L. Literatura y revolución. La cita es de la edición de 1923].

[23Пролетарская культура и пролетарское искусство // Правда. 1923. 14 сентября [ “Cultura proletaria y arte proletario”, 14/9/1923].

[24Ver: РКП(б): внутрипартийная борьба… С. 123-124; Троцкий Л. Водка, церковь и кинематограф // Правда. 1923. 12 июля [Trotsky L. “Vodka, iglesia y cine”, 12/7/1923].

[25Российский государственный архив социально-политической истории (РГАСПИ). Ф. 17. Оп. 84. Д. 607. Л. 80–86. [Archivo Estatal ruso de historia social y política, RGASPI].

[26РКП(б): внутрипартийная борьба… С. 124.

[27РГВА. Ф. 33987. Оп. 1. Д. 535. Л. 891.

[28Херсонская Е. (старшая). Дискуссия о быте в клубах // Коммунистическое просвещение. 1923. № 12. С. 92, 89 [Jersonskaya E. “Debate sobre el byt en los círculos”, Revista Ilustración Comunista, 1923, N.°12].

[29Nota del traductor: Las facultades obreras (Рабфак -Rabfak-) fueron instituidas por el gobierno soviético con el objetivo de preparar a estudiantes de origen obrero y campesino, que no habían logrado culminar la escuela secundaria, para ingresar a una carrera universitaria de grado. Fueron disueltas a comienzos de la década de 1940.

[30РГВА. Ф. 4. Оп. 14. Д. 15. Л. 131.

[31Pravda, 18 de noviembre de 1923. G. Lelevich pasaría a formar parte desde 1925 de la “Nueva Oposición” (también conocida como "de Leningrado" [Nota del traductor: Se trata de la breve oposición dirigida por Zinóviev a partir de ese año], fue expulsado del partido en 1928, pero no conocemos su apoyo a la oposición de 1923.

[32Григоров Г. Повороты судьбы и произвол: воспоминания. 1905–1927 годы. М., 2005. С. 329–330 [Grigorov G., Los giros del destino y la arbitrariedad: recuerdos. 1905-1927].

[33Карпинский В. Коренной вопрос эпохи «культурничества» // Правда. 1923. 12 июля [Karpinsky V., “La cuestión de fondo de la era del ‘culturalismo’", Pravda, 12/7/1923].

[34Коммунистическое просвещение. 1923, N.° 12. С. 228.

[35Херсонская Е. (старшая). Указ. соч. p. 89.

[36ibíd.

[37Лебедев Дм. Опять о быте // Рабочая газета. 1923. 12 июля [Lebedev D., “Otra vez sobre el byt”. Rabóchaya Gazeta, 12/7/1923].

[38Троцкий Л. Вопросы быта. С. 4 [Trotsky L., Prefacio a la primera edición de Problemas de la vida cotidiana ].

[39РГВА. Ф. 33987. Оп. 1. Д. 569. Л. 266.

[40В.Н. Вопросы быта (С чего начать) // Пролетарий. Ежемесячник Пермского губкома. 1923. № 9-10. p. 10 [V. N. Problemas de la vida cotidiana (Por dónde empezar, El proletario. Mensuario del Comité de Perm].

[41Лебедь Д.З. О быте // Партийная этика: документы и материалы дискуссии 20-х годов / Под ред. А.А. Гусейнова и др. М., 1989. С. 297, 304 [Lebed D. Z., “Acerca del byt”, Ética del Partido: documentos y materiales de discusión de los años ’20].

[42Мануильский Д.З. Мысль вскользь о революции и чадящем быте // Там же. С. 355. Статья появилась впервые 12 сентября 1923 года в номере журнала «Коммунист» (Manuilski D. Z. P. 355. El artículo apareció por primera vez el 12 de septiembre de 1923 en la edición de la revista Comunista).

[43Е.З. В партийном клубе // Советская Сибирь. 1923. 11 ноября [E. Z. “En el círculo partidario”, Sovétskaya Sibir. 11/11/1923].

[44ibíd.

[45Турицын И.В. Кадровая политика РКП(б) и периодическая печать (1921–1925 гг.). Армавир, 1998. p. 108 [Turitsyn I. V. La política de cuadros del PCR(B) y la prensa (1921-1925), Armavir, 1998].

[46Rigby T. H. “Early Provincial Cliques and the Rise of Stalin”, Soviet Studies, 1981, N.° 33, pp. 3-28.

[47РГВА. Ф. 4. Оп. 14. Д. 18. Л. 91–93.

[48Wood E. A., ob. cit., pp. 188-189.

[49РГВА. Ф. 4. Оп. 14. Д. 18. Л. 42.

[50Виноградская П. Вопросы быта // Правда. 1923. 26 июля [Vinográdskaya P., “Problemas de la vida cotidiana”, Pravda, 23/7/1923].

[51Троцкий Л. Против просвещенного бюрократизма (а также и непросвещенного) [Trotsky L., “Contra la burocracia ilustrada, así como la no ilustrada”), Pravda 14/8/1923].

[52Письмо тов. Троцкого Отделу работниц ЦК РКП в день торжественного заседания // Коммунистка. 1923. N.° 12, p. 1. [“Carta del camarada Trotsky a la Sección de Trabajadoras del Comité central del PCR en el día de una conferencia”, Kommunistka, 1923]. Cabe señalar que Zinoviev y Stalin hablaron en un sentido similar en las páginas de la revista.

[53Trotsky L., 2ª ed. M., 1923, p. 3.

[54РГВА. Ф. 4. Оп. 14. Д. 18. Л. 146–150, 159-160.

[55Ver: Лившин А.Я. Настроения и политические эмоции в Советской России: 1917–1932 гг. М., 2010. С. 22-43 [Lyshvin A. Ya., Estados de ánimo y emociones políticas en la Rusia Soviética: 1917-1932, 2010].

[56РГВА. Ф. 4. Оп. 14. Д. 18. Л. 96-97.

[57Nota del traductor: Se trata de un juego de palabras intraducible entre byt, bit (batido, derrotado), zabyt (olvidado), drobit (aplasta), y al final, “byt budet bit” (“el byt será batido”, pero también suena parecido a “byt budet byt’” –“el byt llegará a ser”–). Se trata de un tipo de poesía inspirada en los futuristas soviéticos. Ibíd. L. 26, 27.

[58РГВА. Ф. 4. Оп. 14. Д. 18. Л. 101-102.

[59Ver: Hicks J. “From Conduits to Commanders: Shifting Views of Workers Correspondents, 1924–1926”, Revolutionary Russia, 2006, Vol. 19, N.° 2, pp. 131-150.

[60Stone D. R. “Shefstvo: Lev Trotsky and the Military Origins of Revolutionary Patronage”, Revolutionary Russia, 2006, Vol. 19, N.° 1, pp. 21-36.

[61Ver: Pravda, 24/7/1923.

[62Rgwa. F. 4. Op. 14. D. 18. L. 59.

[63Ibíd., L. 60-61.

[64РГВА. Ф. 4. Оп. 14. Д. 17. Л. 334.

[65Старый и новый быт // Под ред. В.Г. Тан-Богораза. Л.: Госиздат, 1924. С. 9 [El viejo y el nuevo byt, bajo la redacción de V.G. Tan-Bogoraz, 1924].

[66РГВА. Ф. 33987. Оп. 2. Д. 273. Л. 13. Los autores de la carta pidieron un artículo para publicar el 5 de enero 1924, pero Trotsky recibió esta carta recién el 7 de enero.

[67Ibíd., L. 14, 13.

[68РГАСПИ. Ф. 17. Оп. 33. Д. 240. Л. 22.

[69РГВА. Ф. 4. Оп. 14. Д. 54. Л. 185.

[70Троцкий Л. Искусство революции и социалистическое искусство // Правда. 1923. 29 сентября [Trotsky L. “El arte de la revolución y el arte socialista”, Pravda. 29/9/1923].

[71РГВА. Ф. 4. Оп. 14. Д. 54. Л. 160.

[72La cuestión del "nivel cultural" de los miembros del partido la planteó Zinóviev en un artículo que abrió la discusión: Зиновьев Г. Новые задачи партии // Правда. 1923. 7 ноября [Zinóviev G. “Nuevas tareas del partido”, Pravda, 7/11/1923].

[73Центральный государственный архив историко-политических документов Санкт-Петербурга (ЦГАИПД СПб). Ф. 4. Оп. 1. Д. 874. Л. 36–36 оп [Archivo estatal central de documentos históricos y políticos de San Petersburgo -TSGAIPD-SPB].

[74Бродянский Б. Грани быта // Красный студент. 1923. N.° 11-12. С. 27-28 [Brodyanski B. “Fronteras del byt”, Krasnyi Student, 1923].

[75Ibíd. От пассивной критики к активной работе // Красный студент. 1923. N.° 9-10. С. 32-33 [“De la crítica pasiva al trabajo activo”, Krasnyi Student, 1923, N.° 9-10).

[76ЦГАИПД СПб. Ф. 563. Оп. 1. Д. 175. Л. 1.

[77Ibíd., L. 245-247

[78Троцкий Л. «Как пахнет жизнь» // Правда. 1923. 17 ноября [Trotsky L., "Cómo huele la vida", Pravda, 17/11/1923]. El 30 de octubre, Trotsky, en sus propias palabras, "dictó un artículo" a Bezymenski sobre la política del partido en la literatura (РГВА. Ф. 4. Оп. 14. Д. 54. Л. 245–247).

[79РГВА. Ф. 4. Д. 30. Л. 10, 14.

[80Материалы по самообразованию. Троцкий – Вопросы быта. Баку, 1924. С. 5. [Materiales de autoeducación. Trotsky-Problemas de la vida cotidiana, Bakú, 1924].

[81ЦГАИПД СПб. Ф. 138. Оп. 1. Д. 3. Л. 10, 12 об.

[82ЦГАИПД СПб. Ф. 7. Оп. 2. Д. 1274. Л. 11, 14

[83Ver ejemplos para 1924: ibíd. F. 4. Op. 14. D. 32. L. 8, 11, 13, 15, 18, 20, 27 et al..

[84Троцкий Л. Вопросы культурной работы. М., 1924 [Trotsky L., Problemas del trabajo cultural, 1924].

[85El Secretario editorial del Departamento de juventud de la editorial “Nóvaya Moskvá” informó que a principios del verano se publicó un folleto separado sobre el nuevo byt y las tareas de la juventud del campo. F. 4. Op. 14. D. 30. L. 36).

[86РГВА. Ф. 4. Оп. 14. Д. 30. Л. 33.

[87Albert G., "German October is Approaching: Internationalism, Activists, and the Soviet State in 1923”, Revolutionary Russia, 2011, Vol. 24, N.° 2, pp. 111-142.
CATEGORÍAS

[Teoría // Ideología]   /   [estalinismo]   /   [Teoría marxista]   /   [URSS (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas)]   /   [Revolución rusa]   /   [León Trotsky]   /   [Traducciones]   /   [Cultura]

COMENTARIOS