Mundo Obrero Estado Español

RED DE PRECARIOS

“Los ERTEs aprobados por el Gobierno han sido donaciones para las empresas, ellas se tendrían que haber hecho cargo de nuestro sueldo íntegro”

Charlamos con Marc, un joven trabajador de Domino’s. Nos juntamos después de una asamblea de la Red de Precarixs, de la que hablaremos más adelante. Queremos conocer de primera mano el impacto de la pandemia y de la “nueva normalidad” en un sector precarizado durante años que además ha sido golpeado por las medidas de distanciamiento social, cuando no confinamiento total que se aplicaron durante marzo y abril.

Miércoles 7 de octubre | 11:55

ID: Primero de todo, gracias por la entrevista Marc. Me gustaría empezar por una pregunta general. ¿Cuál es la situación en la hostelería, en particular en esas cadenas multinacionales de comida rápida?. Un sector, como decimos, golpeado por la pandemia desde el inicio por las medidas que se tuvieron que adoptar y el papel jugado por Gobierno, direcciones sindicales y patronal.

M: Pues empezaré por cómo nos afectó los ERTEs. Fue a mediados de marzo, cuando la empresa nos avisó que toda la plantilla se iba al ERTE. Nosotros decíamos que la empresa no debía hacer un ERTE a todos los trabajadores, sino que la empresa debía pagar con sus beneficios nuestros salarios. Pero CCOO y UGT han pactado todos los ERTEs, que al final son donaciones a las empresas. Y esto contando que Domino’s Pizza ganó 100 millones de euros el año pasado. Así que para pagar dos meses de confinamiento tenía suficiente, pero no fue así.

ID: Haces referencia a los ERTEs, medida estrella del Gobierno “progresista”, que pactó con patronal y direcciones sindicales ¿Crees que durante ese primer período desde los sindicatos o el gobierno se procuró algún tipo de protocolo para mantener la seguridad laboral y económica de lxs trabajadorxs?

M: Desde un buen principio los sindicatos pactaron con la empresa los ERTEs. Sólo tomaron las medidas que te comenté antes. Pero el Gobierno como siempre favoreció a las empresas y no puso por delante las vidas. Primero la economía y luego nosotros.

ID: Entrando más en concreto en lo relativo a tu trabajo, ¿cómo afectaron estas decisiones políticas al día a día, os mandaron para casa, redujeron plantilla?

M: ERTE desde el primer día de confinamiento. Luego vino el problema de los pagos. Creo que aún hay compañeros que no han recibido el ERTE. Y ya no sólo el retraso en el ERTE, sino la duda de que haya compañeros que no lo reciban. Luego fuimos reincorporándonos paulatinamente. Yo, por ejemplo, entré entre de los últimos, más o menos a mediados de junio.

A nivel de medidas, las mínimas.Geles hidroalcohólicos y mascarillas inservibles. Los de salud recomiendan la FFP2, las que tenemos nosotros son parecidas a las quirúrgicas, hechas por la empresa. Pero son un trozo de tela y ya está.

ID: Y a raíz de que se empieza a reactivar, en alguna medida, la actividad económica sobre todo a partir de junio y julio, entiendo que volvéis a una cierta normalidad a nivel de la vuelta al trabajo. ¿Hay algún tipo de modificaciones a nivel de contrataciones de personal, inversiones de seguridad, en EPIs o protocolos ante posibles contagios?

M: La plantilla fue entrando paulatinamente. Así que no pusieron más repartidores extras. Cuando necesitaban gente fueron sacando trabajadores del ERTE. Y, en cuanto a las medidas, pues nada. Geles hidroalcohólicos y mascarillas. Pero ahora las mascarillas las estamos poniendo nosotros del bolsillo por lo ineficaces que vemos que son las facilitadas por la empresa. La empresa solo se hace cargo de las mascarillas que nos dan. Pero nosotros creemos que esas mascarillas son ineficientes. La gente se compra las suyas.

Claro, piensa que es que en un sitio tan pequeño como son los locales, estamos trabajando codo con codo. Y la gente se lleva las suyas de casa. Sí que tienen las mascarillas que facilita la compañía pero son de dudosa eficacia, la verdad.

ID: De hecho hablando del tema de la eficacia de los EPIs y protocolos, una vez se volvió un poco a la “normalidad” a partir del verano, al poco tiempo de las reincorporaciones hubo un caso de contagio en la plantilla. Esto provocó una reacción por parte de la empresa,que a su vez provocó vuestra denuncia. ¿Podrías contarnos qué sucedió?

M: A mediados de agosto teníamos a un compañero que desde el anterior sábado se encontraba mal y estuvo trabajando. Al día siguiente, un domingo, dijo que tenía fiebre y se fue a hacer la prueba PCR e informó a la empresa. Y la empresa puso a esa persona y a su pareja, que también trabaja ahí, en cuarentena. No fue hasta el miércoles siguiente que nos avisaron que el compañero había dado positivo en Covid-19.

Cuando supimos el positivo del compañero fuimos dos compañeros de la sección sindical a hablar con el gerente de zona que nos comentó que había hablado con el responsable en Prevención de Riesgos Laborales y quien decía que no había ningún riesgo para nosotros porque se cumplían todas las medidas de seguridad en la empresa. Fuimos a hablar con él y le dijimos que según sus propios protocolos y según la ley de PRL tenía que poner en cuarentena a toda la plantilla, ya que estamos en contacto codo con codo a menos de un metro.

Ante su negativa fue cuando dijimos toda la plantilla que nos íbamos a poner de baja laboral, fuimos todos a los CAPs (Centros de Atención Primaria). Esa es otra, que te atendieran en esos momentos en el CAP era bastante difícil. Conforme fuimos entrando en baja todos, no sé qué pasó que ya no fueron dando más bajas. Y se quedaron 4 compañeros fuera de las bajas laborales. Fueron al CAP y no les dieron la baja laboral diciendo que era la empresa la que tenía que facilitar la baja laboral.

En ningún momento la empresa lo hizo. Desde Domino’s decían que no había ningún problema y que había que ir a trabajar al día siguiente y que aquí no había pasado nada. Cuatro compañeros no pudieron coger la baja y tuvieron que estar trabajando a riesgo de haber estado en contacto estrecho con la persona infectada. Y por lo tanto podían estar infectados y ser focos de contagio para los clientes.

ID: Y esos cuatro compañeros, ¿cómo hicieron con el trabajo? Porque vosotros sois 20 trabajadores en la tienda

M: La empresa lo gestionó muy mal. Han llevado a dos repartidores de otras tiendas. Y claro, de una plantilla de veinte trabajadores a tener solo cuatro disponibles, imagina. Tuvieron que hacer bastantes más horas de las que les tocaba. No contrataron a nadie. En ese momento había más compañeros que aún estaban en el ERTE e intentaron sacarles para ponerles a trabajar al lado de los compañeros que tuvieron contacto estrecho con la persona afectada por el Covid. Fue el caso de una compañera que se negó a trabajar con los compañeros que habían mantenido contacto con la persona infectada. Fue cuando la coaccionaron.

ID:Esto sucedió en verano, ¿Cómo está ahora que estamos a primeros de octubre?

M: Nosotros denunciamos a la empresa. Explicamos todo este tema en la denuncia. Hace poco llamó el inspector de trabajo y me hizo algunas preguntas sobre lo sucedido. Simplemente me pidió un teléfono de contacto de un jefe de personal. Supongo que hablará con él para contrastar. Nada más, y espero que se pase por la tienda para que vea que las condiciones que tenemos de prevención de riesgos laborales pues no son las indicadas para estar trabajando. Pero todo va lento, puesto que me llamó dos meses después. Quizás haya que esperar dos meses más. Va para largo.

ID: Supongo que habrá habido problemas similares en otras tiendas de Domino’s o y en locales de cadenas de comida rápida, tipo Telepizza, Subway o McDonalds, que trabajan en condiciones muy parecidas. ¿Habéis hablado con trabajadores de esas cadenas?

M: En el momento de hacer la denuncia, propusimos desde la sección sindical de abarcar un poquito más, que no fuera solo un caso de nuestra tienda para crear una red de solidaridad.

Y sí que hablamos con gente de Alsea en Lucha y hemos contactado con gente que trabajaba en las distintas cadenas dentro de Alsea. Sí que hablamos con ellos para difundir lo que estaba pasando en nuestro local y que se unieran en la lucha para mejorar las condiciones laborales.

ID: Hablando de redes y otros colectivos de trabajadores. Estás participando en la Red de trabajadoras y trabajadores precarixs de Barcelona con trabajadores de diferentes colectivos como son personal de Telepizza, monitoras/es de escuela, profesores, vetalldores, gente de PAS (universidad) de telemarketing, etc¿Puedes contar un poco la utilidad que le ves en participar en la misma?

M: Llevo poco en la Red. La reunión de hoy me ha servido para solidarizarme inmediatamente con las compañeras porque lo mismo que explicaban ellas, es lo mismo que nos ha pasado a nosotros (Marc hace referencia a la asamblea realizada por la Red de Precarixs para preparar junto a las monitoras la huelga de educación del próximo viernes 9 de octubre). Se dan casos de Covid y no se cumplen los protocolos, no te dan la baja laboral. No se hace lo que se tiene que hacer. Pinta muy bien la Red. Hay que hacer redes no solo con los trabajadores más precarizados, sino con toda la clase trabajadora. Es esencial para llevar la lucha más allá. No solo a nivel de sindicalismo, sino de combatir al capitalismo.






Comentarios

DEJAR COMENTARIO