Mundo Obrero Estado Español

SANIDAD PÚBLICA

Los sanitarios luchan por sus derechos laborales y por la Sanidad Pública en Galicia

El personal técnico sanitario se movilizará el 13 de Diciembre en A Coruña. Exigen el reconocimiento de su categoría profesional y el fin de la precariedad. Sus demandas se han ignorado en los nuevos PGE del falso gobierno “progresista”. Los sanitarios se manifiestan contra la gerencia en Pontevedra.

Domingo 6 de diciembre de 2020 | 09:50

Los efectos de la pandemia se han visto intensificados por una década de recortes en la Sanidad Pública, cuyo objetivo fue la privatización gradual. Si esto no se produjo fue por la enorme oposición popular y del personal sanitario. Sin embargo, se pasó gran parte del ajuste con una importante reducción de salario y aumento de precariedad de los trabajadores y trabajadoras sanitarias. En Galicia es particularmente sangrante con la contratación, incluso por horas sueltas, de personal cualificado, como personal médico, de enfermería o técnicos. En Izquierda Diario ya escribimos sobre esto aquí y aquí.

En este contexto, el 13 de Noviembre de 2017 se funda en A Coruña la Plataforma Nacional de Técnicos Sanitarios, C1 Y B. Miles de técnicos sanitarios estaban cansados de los efectos de la Disposición Transitoria Tercera del EBEP (Estatuto Básico del Empleado Público) y se organizaron para exigir la aplicación inmediata del Artículo 76 del EBEP, después de 13 años de espera en el que no se le ha reconocido su categoría profesional.

La plataforma engloba a los distintos colectivos sanitarios: técnicos de enfermería, técnicos de farmacia, técnicos de emergencias sanitarias, técnicos en ayuda a la dependencia, técnicos superiores en radiodiagnóstico y medicina nuclear, técnicos superiores de laboratorio y diagnóstico clínico, técnicos superiores de anatomía patológica y citodiagnóstico, técnicos en documentación sanitaria y técnicos en radioterapia. En total estos colectivos agrupan a alrededor de medio millón de trabajadores en todo el Estado y alrededor de 18.000 en Galicia.

En el año 1995 la Secretaría de Estado de la Función Pública actualiza el EBEP, dejando bloqueados a todos los empleados de Formación Profesional hasta que el Plan Bolonia se complete. En el 2007 la administración pública deja a los técnicos sin reconocer su categoría profesional. Esta plataforma exige una categoría profesional en el grupo C1 para técnicos de grado medio sanitario y Grupo B para técnicos superiores. Las reivindicaciones concretas para cada colectivo son las siguientes:

  • Reconocimiento de las funciones de nivel 3 para el personal técnico de enfermería. Creación de las plazas de Coordinador/a Técnico de Enfermería. Aumento de las ratios en los centros de Atención Primaria, Atención Especializada y centros de mayores y dependientes. Reconocimiento de la función docente a futuros profesionales a cargo del personal técnico.
  • Creación de bolsas y plazas públicas para los técnicos de farmacia en las comunidades que carecen de dichas bolsas. Contratación de profesionales adecuados TFAR (Técnicos de farmacia) y no hacer abuso en la contratación de otros profesionales menos cualificados.
  • Reconocimiento de los TES (Técnicos de Emergencias Sanitarias) como personal sanitario estatutario. Denuncia del intrusismo de los TTS, que tan sólo poseen un Certificado de Profesionalidad, y sólo estarían habilitados para la conducción. Correcta asignación de competencias entre TES y TTS y estatutarización de los TES.
  • Denuncia de una contratación incorrecta de los técnicos de ayuda a personas en situación de dependencia. Se exige una mayor creación de plazas y bolsas de contratación para los técnicos de ayuda a personas en situación de emergencia. Un aspecto muy importante debido al envejecimiento de la población y la actual pandemia.

La lucha es el único camino

Las trabajadoras empezaron en un primer momento a realizar parones de 20 minutos en sus centros de trabajo. Después realizaron reuniones con los grupos parlamentarios, tanto a nivel estatal como autonómico. Buscaron apoyo en partidos políticos que presentaron iniciativas parlamentarias en Galicia y Andalucía, que fueron presentadas por Vanesa García, diputada de Adelante Andalucía en al parlamento andaluz Y Eva Solla, de En Marea en el parlamento gallego. Iniciativas que fueron aprobadas por mayoría parlamentaria y levadas al Consejo Interterritorial de Sanidad. También contactaron con las principales centrales sindicales, UGT, CCOO Y CSIF.

Desde CCOO, se realizó un estudio económico en el que se afirmó que el coste del aumento de sueldo de este sector se podría llevar a cabo en 4 partidas presupuestarias, desviando el 4% del presupuesto anual de la función pública, propuesta que también es apoyada por UGT Y CSIF. Las trabajadoras y trabajadores consideran que esto es de justicia ya que los empleados públicos han perdido un poder adquisitivo desde el año 2007 de más de un 20%.

El grupo de gobierno había firmado en su pacto de coalición: la culminación de la transitoria del EBEP y la reclasificación de todo el personal sanitaria actualizando las funciones de los profesionales que datan del año 1973, siendo franquistas y anticonstitucionales. Sin embargo en el nuevo documento de los PGE no aparecen por ningún lado estas cuestiones, lo que constituye una nueva traición a la clase trabajadora por parte del gobierno mal llamado “progresista”. Ante esta decepción el personal técnico sanitario ha decidido impulsar la movilización social, comenzando con una primera manifestación el domingo 13 de Diciembre a las 11:00 en el Obelisco de A Coruña.

Esta movilización se encuadra en un contexto más amplio en Galicia, donde el personal sanitario se lleva movilizando con regularidad en Pontevedra desde hace meses, exigiendo mascarillas FFP 2 para todo el personal médico, un mejor control de los accesos a los hospitales y la asunción de responsabilidades por parte de la gerencia en los brotes del personal, como el que ocurrió recientemente en la planta de neumología. Así como la dimisión de la gerencia por su incapacidad ante esta pandemia.

Las movilizaciones fueron convocadas por los sindicatos Co.bas, Prosagap, CESM-GALICIA, y no tuvieron el apoyo de los grandes sindicatos que se sientan a pactar con la gerencia y no apoyan las movilizaciones. En la última de esas movilizaciones, el viernes 27 de Noviembre, se concentraron alrededor de 200 personas en la Plaza de España. Lo que demuestra que los trabajadores tienen motivos y necesidad de movilizarse, y a su vez el papel criminal de las burocracias sindicales que se niegan a luchar con un plan serio, y dejan así pasar los ataques y los recortes.

Está claro que la mejora de las condiciones laborales y el reforzamiento de los servicios públicos sólo va a ocurrir con la fuerte movilización del personal sanitario y el conjunto del pueblo trabajador. El personal técnico sanitario ha hecho una experiencia con lo que se hacía llamar la “nueva política” de Podemos, Izquierda Unida y sus alianzas, que una vez más han demostrado ser parte de la “vieja política” que antes criticaron. Una izquierda al servicio de los grandes poderes económicos y no al servicio de la clase trabajadora y los sectores populares. Sólo así se explica en que se sigan manteniendo condiciones de extrema precariedad en los servicios públicos, no se paralicen los desahucios, la renta mínima universal sea casi imposible de cobrar, etc, mientras se destinan sumas milmillonarias a salvar a las grandes empresas del IBEX 35.

La salida para defender los servicios públicos y mejorar las condiciones de sus trabajadores pasa por la nacionalización completa de la sanidad privada para destinar estos recursos a luchar contra la pandemia, la realización de contratos fijos a todas las plantillas de la Sanidad y todos los servicios públicos, y la reversión de todos los recortes producidos durante la crisis. Y todo ello financiado con impuestos a las grandes fortunas, a los beneficios empresariales, y con la nacionalización de los sectores estratégicos de la economía como la energía o las telecomunicaciones, que fueron privatizados a precio de saldo hace décadas.

Para imponer este programa de emergencia social es necesaria la movilización social de todos los sectores de la clase trabajadora, junto con la juventud. Por eso es importante desarrollar experiencias de auto-organización de los trabajadores lo que implica pelear contra las cúpulas sindicales y por la unificación de las luchas, para imponer un plan de salida a esta crisis opuesto a salvar los intereses de los capitalistas y que dé respuesta a las necesidades de mayoría social.






Temas relacionados

Mundo Obrero Estado Español   /   Sanidad Pública   /   Trabajadores sanidad   /   Sanidad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO