Internacional

CARAVANA MIGRANTE EN MÉXICO

“Mamá, estoy muy cansado para caminar”: los niños de la Caravana Migrante

Más de mil niños son parte del éxodo de migrantes de América Central. ¿Cuál es su experiencia en el largo y peligroso viaje?

Viernes 30 de noviembre | 16:04

"Sólo estaba cansada. Cansada de despertarme por la mañana y mi hijo diciendo ’mamá, tengo hambre’ y tener que contar monedas para comprarle una caja de jugo. Y al mismo tiempo, los grandes empresarios tiran la comida ".

Esta desesperación y pobreza hacen que innumerables familias salgan de Centroamérica y traigan a sus hijos con ellos. Para ellos mas de mil millas de caminata con niños es menos aterradora que la perspectiva de una vida de pobreza y violencia en América Central. Estados Unidos está directamente implicado en esta pobreza y violencia debido al CAFTA (tratado de libre comercio de EE UU con América Central) la “guerra” contra las drogas y un golpe de estado respaldado por Estados Unidos en Honduras. Tanto los demócratas como los republicanos son responsables de estas políticas.

Miles de niños se han unido a sus padres en el largo viaje a los Estados Unidos, recorriendo más de mil millas a pie y, a veces, pidiendo “aventón”. Según los organizadores, algunos niños viajan solos con la esperanza de una vida mejor en los Estados Unidos, mientras que la mayoría están acompañados por familiares.

Lo nuevo de esta caravana mágica es que visibilizaron el largo y peligroso viaje que innumerables migrantes han tomado solos o en pequeños grupos.

En casi todos los días, hay 12 horas de viaje. Cuando no hay camiones que se detengan para recoger a los migrantes, eso significa horas de caminar bajo la lluvia o el sol caliente de México, a veces hasta 40 grados. El agua limpia no siempre es fácil de conseguir, lo que significa que los migrantes beben agua contaminada o se quedan sin comer.

Pedir aventón también es un problema. Las personas se amontonan en camiones o cajas de trailer oscuras, una forma fácil de propagar enfermedades. Otros se suben a camiones que no tienen dónde agarrarse. Los medios locales informan que dos inmigrantes han muerto por caerse de los camiones.

Ya han desaparecido 100 inmigrantes, probablemente secuestrados por carteles de la droga. El temor de que los niños sean secuestrados y vendidos para el comercio sexual es un temor muy real; es una de las razones por las que las personas viajan con la caravana. Los números son contundentes.

Por la noche, las temperaturas son frescas, pero entonces el problema es la falta de mantas. Los migrantes duermen en el suelo de las iglesias y auditorios, pero las mantas son demasiado pesadas y escasean. Además, generalmente no hay duchas disponibles y, a veces, los migrantes ni siquiera pueden encontrar un lugar para lavarse las manos.

Manuel Valenzuela, un pediatra de El Paso, ha estado caminando con la caravana, ofreciendo servicios de salud. Sin embargo, algunos niños han tenido que ser hospitalizados. Él dice que los problemas más grandes para los niños son los problemas gastrointestinales que causan fiebre, diarrea y vómitos, así como la deshidratación, que ha llevado al desmayo. Últimamente, algunos de los niños tienen bronquitis, lo que les dificulta la respiración. Estos problemas también afectan a muchos adultos, pero los niños son los más susceptibles.

A veces, los mexicanos proveen juguetes para los niños: animales de peluche, pelotas de fútbol y libros para colorear. Un niño dijo: “Sólo tengo ropa. No hay juguetes porque mi papá dijo que sería demasiado pesado para cargar".

Pamela Valle, una joven de 28 años de El Progreso, Honduras, dijo: "No creo que puedas preparar a los niños psicológicamente, pero de alguna manera tenemos que hacerlo como un juego, como decirles que son vacaciones". No está bien, pero a veces la situación te obliga ".

Estos niños han experimentado mucho en la larga caminata. Han recibido gases lacrimógenos en la frontera con México, y muchos cruzaron la frontera en pequeñas balsas o nadando. Han caminado cientos de millas, ya que la mayoría son demasiado pesados para ser cargados durante todo el viaje.

En Ciudad de México, organizaciones comunitarias y organizaciones sin fines de lucro vinieron a leer historias a los niños. Decenas de niños se agolparon alrededor de los cuentacuentos. Una de las historias fue sobre la valentía, así como la solidaridad y la compasión con los demás.

Daniela, una niña de la caravana , dice: "Tengo tres amigos, y si me dieran un trozo de chocolate, lo dividiría en tres pedazos y lo compartiría".

Después de casi una semana en la Ciudad de México, pidiendo ayuda al gobierno mexicano y a la ONU, a los migrantes se les negaron los autobuses y tuvieron que irse a pie. Muchos piden aventón, se amontonan en camiones abarrotados.

Elena, una migrante de El Salvador dijo: “Estoy representando a muchas madres. Venimos aquí con niños. Le dijimos a la ONU que hay miles de niños. Ellos no nos escucharon. Nuestros hijos vienen a nosotros y nos dicen: ’Mamá, ya no puedo caminar’. Y la ONU no nos ayudará porque no tienen corazón ".






Temas relacionados

Caravana migrante   /   Migración   /   Left Voice   /   migrantes centroamericanos   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO