Mundo Obrero Estado Español

BARCELONA

Nace el nuevo Sindicato Popular de Vendedores Ambulantes

El pasado sábado 10 de octubre se presentó el primer Sindicato Popular de Vendedores Ambulantes en Barcelona. La iniciativa busca la legitimidad del colectivo en contra la represión y criminalización racista que sufren los 'manteros' desde hace años y que se profundizó en los últimos meses.

Àngels Vilaseca

Barcelona / Pan y Rosas, empleada doméstica

Martes 13 de octubre de 2015

Foto: Twitter

La presentación oficial del Sindicato se hizo pública en el Centro Social autogestionado de Can Batlló. Mientras se proyectaban distintos videos que mostraban parte de su lucha, poco a poco iba llegando la gente dejando la sala repleta.

Una asistencia masiva que también confluyó con la presencia de otros colectivos que realizaron declaraciones de apoyo como Tanquem els CIEs, la PAH, los Yayoflautas, H.I.J.O.S Barcelona junto a una de las cofundadoras del movimiento Abuelas de la plaza de Mayo, SOS Racisme, Rereguarda en moviment, Veusambveu, Unitat Contra el Feixisme i el Racisme, Fotomovimiento, Justicia Juan Andrés Benitez, Putas Indignadas, Espacio del Immigrante y el colectivo Tras la Manta.

Toda una muestra de solidaridad que los trabajadores agradecieron. Así mismo lo expresaban: “Hoy estamos muy contentos porque sabemos que esta lucha no es solo nuestra, no es solo una lucha de los vendedores ambulantes, sino también parte de vuestra lucha. Esto lo agradecemos muchísimo”. Otro compañero decía emocionado “Después de hoy me sentiré mucho más fuerte de lo que estuve”.

Las intervenciones que expresaban la precariedad, la criminalización y la represión que pasan durante el día a día los trabajadores del “top manta”, apelaban al apoyo con el que una sala llena les respondió al grito de “la nostra millor arma, la solidaritat” (nuestra mejor arma la solidaridad).

La denuncia a la policía también fue reiterada en las diversas intervenciones, como protagonista de persecuciones constantes, palizas y humillaciones que más de una vez acaban con la muerte de los “manteros”, como ocurrió con Mor Sylla
El Sindicato Popular de Vendedores Ambulantes de Barcelona, nace fruto de la unión de los propios trabajadores con la ayuda de organizaciones como Tras la Manta, Tanquem els CIEs y Espacio del Inmigrante, esta última también les ha cedido su espacio como punto de encuentro.

Pretende organizar a uno de los colectivos más desprotegidos y criminalizados de la clase trabajadora ante todos los ataques que viene sufriendo desde hace años. Además se propone como interlocutor directo con el Ayuntamiento de Barcelona en Comú que hasta día de hoy sigue manteniendo la campaña de persecución y represión en beneficio de los intereses de las grandes empresas capitalistas situadas en el centro de la ciudad.

Así lo expresan en su comunicado: “después de muchos años de estar en la oscuridad entre persecuciones, maltrato y racismo por parte de la policía, este verano nos juntamos y empezamos a hablar entre los manteros e inmigrantes para buscar cómo cambiar las cosas. Entonces nos dimos cuenta de que si estamos solos de nada sirve, que nos seguirán pegando y maltratando. Nos dimos cuenta de que es mejor estar juntos y organizados para parar la represión y la persecución”.

Una portavoz del Ayuntamiento de Barcelona aseguró que el Consistorio ’ve con buenos ojos’ que los manteros hayan decidido asociarse y formar este sindicato, reconociéndolo como interlocutor para las negociaciones. Por otra parte, la teniente alcalde, Laia Ortiz aseguró que “la solución no es la respuesta policial”, algo que se contradice con la política de acoso y persecución propia de los anteriores gobiernos y que la nueva alcaldía de Ada Colau ha seguido manteniendo y que incluso se ha aumentado durante el punto álgido de la temporada turistíca.

El aumento del dispositivo de la Guardia Urbana durante la campaña de verano, se materializó con un amplio despliegue policial que también contó con las polémicas fuerzas de las UPAS –la policía antidisturbios- y tuvo como consecuencia escenas de dura represión con fuertes agresiones hacia los vendedores. El Consistorio intentó justificar los hechos alegando que los manteros eran “violentos”.

Todo ello fue el detonante de varias movilizaciones por parte de los trabajadores. Donde ya se iba gestando el embrión de este nuevo Sindicato Popular.

Un sindicato popular para hacer frente al racismo institucional

Se estructuran como un sindicato, porque tal y como se expresó en el acto ’también son parte de la clase trabajadora y de las clases populares’ . Así mismo lo definieron “Queremos un sindicato que dignifique al vendedor como trabajador...para que nadie se sienta avergonzado de ser mantero”.

La intención, en cambio, no es crear un sindicato oficial, primero porque no disponen de las condiciones y los medios necesarios, pero también porque tal y como dijeron ’no quieren asimilarse a los grandes sindicatos como CCOO y UGT’ . Y es que la burocracia sindical siempre a marginado la lucha de los trabajadores inmigrantes, sobre todo de aquellos que se encuentran en una situación irregular.

Remarcando sus diferencias con las grandes estructuras sindicales dicen “Queremos un sindicato que no pida papeles, ni pasaporte, ni dinero para ser parte de él”, a la vez que buscan que sea una estructura inclusiva que pueda tener también el apoyo social, vecinal y de otros colectivos, y que se constituya como un sindicato para todos aquellos trabajadores que también se dediquen a vender en las calles “un sindicato no sólo para africanos, sino para todas las personas que vendan en las calles, sin importar su nacionalidad o color de piel”.

Cabe destacar que los trabajadores también van a contar con un equipo de abogados, también inmigrantes, que les pueda ofrecer un asesoramiento y apoyo legal, que sirva como mecanismo para proteger su actividad laboral, así como para denunciar todas las violaciones de derechos humanos que se cometen cometen con total impunidad, como todas las agresiones por parte de la Guardia Urbana.

Como vemos este nuevo sindicato nace para poder dar voz a los “sin voz”. Una lucha que como dijeron ’no va a ser nada fácil’ y por la cual van a necesitar mucho apoyo ante un sistema capitalista e imperialista que como bien definieron “está pensado para echarles”. A pesar de las nuevas medidas hipócritas que los distintos gobiernos europeos están proponiendo ante la crisis de los refugiados, la realidad en todos los países es que se sigue persiguiendo y reprimiendo a los inmigrantes.

Esta es una lucha de los colectivos más oprimidos y explotados de la clase trabajadora, que por su situación de inmigrantes, muchas veces ’sin papeles’ se ven arrojados a situaciones de extrema marginalidad y precariedad. Es por ello de vital importancia la unidad con el resto de sectores de la clase trabajadora para enfrentar estas políticas racistas y reaccionarias.






Temas relacionados

Mundo Obrero Estado Español   /   Ada Colau   /   Inmigración   /   Represión

Comentarios

DEJAR COMENTARIO