Política Estado Español

AHORA MADRID

“Operación Canalejas”, el primer pelotazo avalado por Carmena

El Ayuntamiento de la capital, la Comunidad de Madrid y el promotor inmobiliario Villar Mir sellaron esta semana el acuerdo para la realización de una gran operación especulativa. Un pelotazo que un juez ha ordenado paralizar y que cuenta con la oposición de los defensores del patrimonio.

Juan Carlos Arias

@as_juancarlos

Viernes 16 de octubre de 2015

Foto EFE

La “Operación Canalejas” se trata de un complejo inmobiliario que el Grupo Villar Mir edificará junto a la Puerta del Sol. Inició su andadura en el año 2012 cuando la constructora adquirió siete edificios del Banco Santander entre la plaza de Canalejas, la Carrera de San Jerónimo y la calle de Alcalá por 215 millones de euros. En julio de 2014 se comenzaron las obras sobre 47.000 m2 y con 500 millones de inversión. Incluirá un centro comercial de 15.000 m2, un hotel de cinco estrellas de la cadena ‘Four Seasons’ y una veintena de pisos de lujo.

Un gran pelotazo de la etapa Botella

En esa fecha el Ayuntamiento de Ana Botella otorgó la licencia para iniciar la demolición de los edificios con la obligación para Villar Mir de salvaguardar los elementos protegidos por su valor histórico-artístico. Sin embargo, durante una inspección realizada en febrero de 2015, los técnicos municipales detectaron “una serie de actuaciones no autorizadas” que afectaban a elementos de interés cultural. Urbanismo suspendió entonces parcialmente las obras al detectar la demolición de elementos arquitectónicos protegidos. Sin embargo el PP no quitó la licencia a la obra y ésta continuó con el enlosado del suelo y otras actuaciones.

El informe municipal se pasó a la Fiscalía por si había algún delito contra el patrimonio histórico-artístico. El texto señalaba que “los elementos demolidos sin licencia se describen como no originales y/o manifiestamente deteriorados. En algún caso, las declaraciones de bien de interés cultural describen los elementos como “carentes de interés”. Es decir, que el propio órgano municipal que debía velar por el patrimonio minimizó los daños hasta la irrelevancia y se convirtió en el mejor aliado posible para proteger los intereses económicos de un gran empresario.

No es de extrañar entonces que las obras no se paralizasen totalmente y que todo se pretendiera resolver con una mera multa administrativa. Sin embargo una empresa rival, R&A Palace Gestión, decidió llevar el caso a los tribunales. Su demanda incluía tanto la parte objeto de denuncia del Ayuntamiento, como el resto de la obra.

El juzgado admitió a trámite la demanda el viernes pasado. Este miércoles entregó la orden de “suspensión inmediata” de la obra. Mucha prisa se dieron durante el puente el Ayuntamiento de Madrid y el gobierno regional, que tras medio año de bloqueo administrativo, dieron el visto bueno al proyecto el martes a primera hora.

¿Quién es Villar Mir?

Juan Miguel Villar Mir es presidente del grupo OHL, un modelo de “puerta giratoria”. Formó parte del gobierno de Arias Navarro durante la dictadura de Franco y fue miembro de Alianza Popular. Es parte de una larga lista de amigos íntimos del Rey condenados o imputados por casos de corrupción, como sus también amigos el “intendente real” Manuel Prado o Colón de Carvajal. Obtuvo el título de marqués en 2011, es uno de los empresarios que figura en la caja B del PP -con donativos que suman 530 mil euros- y está imputado, junto a siete empresarios más y tres ex-ministros del PP, por la querella presentada por IU en la Audiencia Nacional.

La coincidencia de fechas entre las donaciones con la concesión de lucrativos contratos de obras públicas ha hecho muy llamativo el “caso Bárcenas”. Uno de los mejores ejemplos de la corrupción política y económica de las élites del Régimen del 78. En el caso del grupo de Villar Mir figura un pago de 100.000 euros en 2004, cuatro días después de que OHL lograra la concesión de las obras de la M-30 en Madrid. Y otro de 180.000 euros en 2006, a un mes de la obtención del contrato de Metro Ligero de la capital.

Una de las regiones del mundo en las que concentra su expansión internacional es el Golfo Pérsico. Su compañía ha obtenido importantes contratos públicos en Arabia Saudí y Qatar, como la concesión del AVE de Medina a La Meca. Un contrato cuyo éxito se atribuyó a las gestiones del rey Juan Carlos I.

La ley no es igual para todos, tampoco para Carmena

Ahora Madrid llegó al gobierno del Ayuntamiento hace 120 días. Lo hizo levantando promesas en favor de las clases populares, por un desarrollo de la ciudad alejado de los pelotazos urbanísticos, en favor de la “responsabilidad social” y el “desarrollo urbano sostenible”. Sin embargo en esta gran operación especulativa ha mantenido la misma forma de actuar que el gobierno de Ana Botella.

Amplios sectores de activistas, asociaciones de vecinos y vecinas, defensores de un urbanismo no basado en la especulación, esperaban medidas concretas favorables a los intereses populares y en contra de las élites. Entre las más elementales están la paralización y reorientación radical de los proyectos urbanísticos no finalizados como el mismo Canalejas entre otros.

Desde un punto de vista legal -la principal excusa que ha puesto continuamente el nuevo gobierno municipal para abandonar muchas de sus promesas- esto era muy factible en esta ocasión. No se trata de un proyecto finalizado sino en una fase de ejecución relativamente temprana y además con procedimientos legales en contra. Incluso dentro de la lógica legalista de Carmena era perfectamente posible una reorientación de este proyecto hacia las necesidades reales de la población: parque de viviendas públicas, peatonalización de áreas urbanas, dotaciones e infraestructuras públicas...

Sin embargo, desde el primer momento el delegado de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, en contra de su propio programa electoral, señaló que no tenían intención de paralizar las grandes operaciones urbanísticas en marcha de la etapa del PP. Tan solo realizarían pequeñas correcciones y ajustes en los proyectos. Desde el principio ‘Ahora en Madrid’ optó por no confrontar los intereses de los grandes grupos empresariales y financieros de la capital, ni siquiera aunque la ley se lo permita.

Así lee Manuela Carmena la ley. De una manera muy parecida a Botella. Se ha llenado la boca para justificar la presencia de la policía municipal en los desahucios por obligación legal. Pero cuando son los intereses de un gran capitalista los que se pueden ver afectados por la misma ley se niega a utilizar todos los recursos legales existentes para detener una operación urbanística plagada de irregularidades.

Ahora Madrid ha optado por sentarse a negociar con el grupo de Villar Mir, la Comunidad de Madrid y el Colegio de Arquitectos, llegar a un acuerdo institucional para el desarrollo de la operación urbanística con meras modificaciones en cuanto al volumen construido y el impacto visual de la obra, además de eliminar una planeada estación subterránea de autobuses. Un auténtico “chollazo” para Villar Mir.

Ha desoído las voces de colectivos defensores del patrimonio histórico madrileño, que también habían interpuesto una demanda ante el Ministerio de Cultura -que no prosperó- y mantienen otro contencioso ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM).

El acuerdo alcanzado entre las partes fue presentado a bombo y platillo mediante una rueda de prensa en la que se visualizó la completa armonía de intereses. Al día siguiente llegaba la notificación judicial sobre la paralización de las obras. Ante ese hecho el representante del Ayuntamiento, José Manuel Calvo, se limitó a señalar su desconocimiento de dicha orden y que ellos velarían por el cumplimiento de la ley.

Lo cierto es que la orden judicial estaba cantada tras la aceptación a trámite de la demanda. Carmena, Cifuentes y Villar Mir trabajaron intensamente durante el puente de “El pilar” para cerrar el consentimiento de las instituciones a esta obra faraónica y especulativa. Toda una señal de para quien va a seguir trabajando en este caso el ayuntamiento de Madrid a pesar del cambio de gobierno.






Temas relacionados

Política Estado Español   /   Ahora Madrid   /   Manuela Carmena   /   Especulación

Comentarios

DEJAR COMENTARIO