Política Estado Español

LA OFENSIVA JUDICIAL CONSERVADORA

Periodistas, raperos y tuiteros, a la cárcel por “delito de opinión”

Está en curso una ofensiva judicial contra el derecho de expresión que atrasa 50 años. La libertad de expresión y de opinión completamente vulnerada.

Alejandro Arias

Madrid | @AlexAriasID

Martes 5 de diciembre | 21:33

Los integrantes del grupo de doce raperos “La Insurgencia” han sido condenados por la Audiencia Nacional a dos años y un día de prisión, 4.800 euros de multa y 9 años de inhabilitación absoluta cada uno, por el contenido de sus canciones.

Este caso se suma al de otros raperos como Pablo Hasel, desde hace años en el punto de mira de la judicatura, los granadinos Ayax y Prok o Valtonyc por sus letras críticas con el Régimen y sus instituciones, como la policía.

El caso más aberrante de persecución judicial a artistas lo vivimos el año pasado con la detención de los dos titiriteros en Madrid de la compañía títeres desde abajo, cuando interpretaban una obra satírica sobre la persecución ideológica y los montajes policiales. Un episodio que bien podía recordar a la mítica escena de la gran obra de Bertolucci, Novecento.

El periodismo alternativo también ha sido objeto de esta escalada represiva. Recientemente Boro, periodista de La Haine, se sentó en el banquillo por un delito de “enaltecimiento del terrorismo”. No es el primero, otros periodistas como Raúl Capín han vivido procesos similares que se han resuelto con penas de multa. Un colaborador de este mismo diario fue denunciado por un artículo crítico con la policía municipal de Zaragoza.

La privación de la libertad de expresión se extiende a las redes sociales, donde una persona puede ser enjuiciada por lo que publica, comparte o retuitea en Facebook o Twitter. El caso de Alfredo, primer tuitero en ingresar a prisión, es el máximo exponente de una serie de juicios y condenas que, en el marco de operaciones policiaco-judiciales como la “Operación Araña”, tienen como protagonistas nombres propios como el de Cassandra Vera o el cantante de Def con Dos, Cesar Strawbbery.

Los casos más dramáticos de esta ofensiva represiva del Régimen del 78, por las elevadas penas de prisión que han conllevado, los encontramos en la condena a activistas sociales como Alfon o los jóvenes de Alsasua encarcelados por la misma jueza que orquestó las detenciones a los líderes del movimiento democrático catalán.

El sistema judicial está actuando como la cara más represiva del Régimen del 78, atacando las libertades democráticas, criminalizando a los activistas sociales y de izquierda y transformando la vigilancia policial en un “gran hermano” para controlar las redes sociales. La reciente propuesta del PP de legislar la prohibición de los perfiles anónimos o con pseudónimo en redes sociales, es parte de lo mismo. Pero la vara de medir en muy diferente cuando se trata de mega causas de corrupción, donde los encausados del PP llevan años sin ser citados, o ningún fiscal se le ocurre averiguar quién está detrás del “pseudónimo”, M. Rajoy, recibiendo su tajada de dinero negro en los papeles de Bárcenas. Tampoco resulta de interés para esta justicia para ricos la alevosa apología del terrorismo de Estado por parte de organizaciones como la Fundación Francisco Franco que tuitea elogios a un asesino serial en masa en las redes sociales, o el accionar de las organizaciones de extrema derecha que amenazan a periodistas y activistas.






Temas relacionados

Alsasua   /   Política Estado Español   /   Criminalización de la juventud   /   Twitter   /   Criminalización de la protesta social   /   Represión

Comentarios

DEJAR COMENTARIO