Mundo Obrero Estado Español

CORONAVIRUS

Podéis trabajar, no protestar: la Ertzaina impide acción sindical en Sidenor Basauri

El Estado de Alarma se cuela dentro de las empresas. ¿Para proteger a los trabajadores? No, para impedirles protestar por sus condiciones laborales inseguras ante el COVID19. Así ha sucedido en Basauri Sidenor, donde el trabajo se mantiene y la Ertzaina entra al recinto a prohibir una protesta.

Viernes 27 de marzo | 17:40

El 27 de marzo era el día planeado para el llamamiento Haserre Gaude, una serie de concentraciones desde los centros de trabajo y protestas en los balcones convocada por los sindicatos ELA, LAB, ESK, Hiru, Steilas y Etxalde. Este llamamiento se ha seguido a las 12h en colectivos como las trabajadoras de limpieza y sanidad del Hospital de Cruces en Barakaldo -el hospital más grande de Euskal Herria- o las plantillas de residencias, ambulancias o supermercados. Las y los trabajadores de la industria también se han movilizado, como por ejemplo en Sidenor de Basauri.

En esta última planta, la Ertzaina se ha presentado dentro de las instalaciones de la empresa para impedir la concentración, negándose a comprobar las condiciones laborales insalubres ante el COVID19, pero se ha dedicado a mostrar que en este Estado de Alarma se puede trabajar con riesgo, pero no protestar.

La convocatoria Haserre Gaude, además de denunciar los “ERTEs sin negociación, medidas hechas a la medida de la patronal y el empeoramiento de las condiciones de trabajo“, propone estas medidas centrales: la aplicación de medidas de prevención necesarias y efectivas en los servicios esenciales, la paralización de toda actividad laboral no esencial, la garantía del empleo y de las condiciones de trabajo.

Tal y como contaba la sección sindical de ELA en Sidenor, “lamentablemente, se ha vuelto a demostrar que la Ertzaintza, dirigida por el Gobierno Vasco, solo está para servir a los intereses de las clase empresarial, en este caso la dirección de Sidenor”. Y ha remarcado que «vuelven a demostrar que no les importa nada la salud de los trabajadores y trabajadoras. En este caso, además, utilizan a la Policía autonómica para prohibir la protesta en Sidenor de forma autoritaria».

Tal y como se ha visto en Sidenor, tanto el Gobierno Vasco, como cualquier gobierno capitalista, tiene como prioridad llenar las calles de policía y meterla dentro de los centros de trabajo a prohibir protestas si hace falta. ¿Se pretende combatir un virus microscópico con porras y pistolas?

Frente a la acción represiva de la policía al servicio de la patronal y sus ganancias, paremos el trabajo en las empresas no esenciales que no cumplan con la seguridad de la plantilla en tiempos de coronavirus, tal y como hizo la plantilla de la Mercedes de Vitoria-Gasteiz, la Airbus de Geatfe o la Balay de Zaragoza. Somos las y los trabajadores quienes podemos reorientar la producción hacia las necesidad de la pandemia, protegiéndonos ante la desidia de los capitalistas que nos está costando miles de vidas.

Proponemos comités de sanidad e higiene en todos los centros de trabajo que decidan quiénes deben quedarse en casa, qué actividad debe paralizarse, que garanticen el trabajo seguro y con los EPIs necesarios y reconviertan y reorienten la economía en función de las necesidades sanitarias y sociales apremiantes.

Frente al plan de rescate de los grandes capitalistas, impongamos un plan social que prohíba despidos y ERTEs, suspenda alquileres, hipotecas, desahucios, cobro de suministros básicos, las cuotas de autónomos y las leyes de extranjería; que garantice una renta básica de cuarentena para quienes se queden sin ingresos, una vivienda o alojamiento digno en base a hoteles o viviendas vacías para quienes no tienen donde quedarse y mujeres que estén en situación de violencia de género, y créditos para autónomos, o pequeños productores abocados a la ruina.

Frente a su Estado de alarma, que se basa en militarización de las calles y el crecimiento de las agresiones y arbitrariedades policiales de todo tipo, pero tiene guante de seda con los grandes capitalistas, hay que oponer un programa que toque de forma directa sus ganancias e intereses. Hoy un plan de emergencia que haga pagar la crisis a las grandes fortunas y empresas para atender la crisis sanitaria y social no es una opción, es una condición que define la vida o la muerte de miles de personas.






Temas relacionados

Coronavirus   /   Euskadi   /   Desde la fábrica   /   Euskal Herria   /   Mundo Obrero Estado Español   /   Trabajadores metalúrgicos   /   Salud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO