Política Estado Español

#DEROGACIÓNREFORMASLABORALES

Por la derogación de las reformas laborales del PSOE y del PP

Desde Izquierda Diario proponemos una campaña amplia por la derogación de las Reformas laborales que la tomen en sus manos colectivos de trabajadores y trabajadoras, sindicatos y organizaciones políticas, la juventud precaria y el movimiento de mujeres. ¿Motivos?

Miércoles 19 de febrero | 18:41

Las últimas reformas laborales del PSOE y PP, son algunas de las medidas más lesivas que se han tomado en la legislación laboral en muchos años para la clase trabajadora, la juventud y los sectores populares. Puestas en marcha con la crisis económica, se van a mantener en la mayoría de sus aspectos con el Gobierno de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos.

Es por ello, que existe un amplio sentimiento entre la clase trabajadora, contrario a las reformas Laborales como causantes principales de la situación de precariedad y retrocesos en sus derechos laborales fundamentales.

Este sentimiento choca con las ilusiones en que este Gobierno acabará con las reformas. A pesar de los titulares de muchos medios de comunicación que llevaban a pensar a muchos sectores que se “derogaría la reforma laboral”, en su programa anuncian que sólo se dará marcha atrás en algunas cuestiones de la misma. Y aunque los acuerdos de coalición recogen en el punto 1.3 una serie de medidas bajo el titular “derogaremos la reforma laboral”, el texto sólo se refiere a la intención de revisar algunos de sus puntos.

Hasta el punto de que las declaraciones públicas del Gobierno han ido encaminadas a descafeinar cualquier ilusión en la derogación, limitándose a señalar que se trabajará en la modificación de algunos aspectos de la reforma del PP, ni hablar de la del PSOE.

Te puede interesar: El acuerdo PSOE-UP no plantea derogar la contrareforma laboral del PP ni elimina la precariedad laboral

La clase trabajadora ha sufrido dos reformas laborales desde el año 2008, cuando estalló la crisis capitalista internacional. La primera reforma fue en 2010 bajo el Gobierno del PSOE en la segunda legislatura de Zapatero, con el Real Decreto Ley 35/2010 y que le costó una huelga general y la segunda ya en 2012 bajo el Gobierno del PP con Rajoy con un Real Decreto Ley 3/2012, esta última respondida y rechazada en las calles y los centros de trabajo con dos masivas huelgas generales.

Las dos reformas Laborales, junto a la futura reforma de las Pensiones que el nuevo gobierno tiene por delante, son demandas de las patronales y de los organismos europeos. Cuestión ésta última que denunció la huelga de Euskal Herria del 30E a la que se fueron sumando distintos sectores con sus reivindicaciones. La cual no apoyó ni la burocracia sindical de CCOO y UGT, ni Podemos como parte del gobierno.

Las trabajadoras y el movimiento de mujeres también vienen incorporando en sus reivindicaciones la lucha contra la precariedad “con rostro de mujer”, por lo que la derogación de las reformas laborales también están en la agenda de reivindicaciones del movimiento feminista.

Te puede interesar: “El 8M vamos a la huelga. No hay políticas feministas si no se derogan las reformas laborales”

Veamos qué derechos y condiciones se han llevado por delante y cuales se propone, por lo menos de palabra, derogar el nuevo gobierno de coalición del PSOE y UP.

¿Qué prometen modificar y qué quedara igual? Tibias promesas del gobierno y enormes silencios

Existen diferentes medidas que no van a ser modificadas y que de hecho conforman los ejes centrales de las reformas, es decir, medidas destinadas a precarizar las condiciones laborales y facilitar y abaratar el despido.

Sin embargo, el documento programático promete reforzar el control de los contratos a tiempo parcial y perseguir su uso fraudulento. Es limitarse a cumplir con la última reforma del PP.

Este tipo de contratos, al que el gobierno de Felipe González (PSOE) abrió las puertas en los 80 y los sucesivos gobiernos generalizaron, hoy son sinónimo de precariedad y bajos salarios.

Los acuerdos del nuevo gobierno hablan de revisar las causas del despido por causas objetivas, pero sigue sin quedar claro si será o no necesaria la autorización de la autoridad laboral como antes de la reforma del PP. Tampoco dicen nada sobre la posibilidad de reducir la jornada entre un 10 y un 70 %, concedida a los empresarios por la reforma del PSOE.

Prometen “derogar la posibilidad de despido por absentismo causado por bajas por enfermedad”. Una medida aberrante, que atenta contra un derecho conquistado hacía mucho tiempo.

Prometen “revisar el mecanismo de inaplicación de los convenios colectivos, orientándolo al descuelgue salarial vinculado a causas económicas graves”. Es decir, que los empresarios cuenten con la posibilidad de bajar salarios. Así como “derogar la prioridad aplicativa de los convenios de empresa sobre los convenios sectoriales.” Una de las pocas medidas de calado positiva para los trabajadores.

Sobre la vigencia de los convenios colectivos prometen “derogar las limitaciones al ámbito temporal de los mismos, haciéndolo llegar más allá de las previsiones contenidas, tras la finalización de su vigencia y hasta la negociación de uno nuevo”. Aunque no queda claro que en esa fórmula se recupere la ultractividad de los mismos que derogó la reforma del PP.

Prometen “modificar el art. 42.1 del Estatuto de los Trabajadores sobre contratación y subcontratación laboral a efectos de limitar la subcontratación a servicios especializados ajenos a la actividad principal de la empresa”. Está por ver en qué queda esta promesa de “limitar” la subcontratación, lo que queda claro es que seguirá siendo parte del cuadro laboral en todas las empresas en las tareas “ajenas a la actividad principal” de estas.

Las sucesivas reformas han dado rienda suelta a las Empresas de Trabajo Temporal (ETTs) hasta convertirlas en agencias de colocación. Su existencia, y su nefasto rol para los trabajadores, no son siquiera mencionado en el acuerdo de gobierno.

La reducción de la indemnización por despido improcedente de 45 días por año trabajado con un tope de 42 mensualidades a 33 días por año con un tope de 24 mensualidades tampoco está recogida en el acuerdo, por lo que para la tranquilidad de los empresarios, no se espera modificación alguna.

Te puede interesar: Lo esencial de las reformas laborales de Zapatero y Rajoy permanecerá intacto con el “Gobierno progresista”

A estos aspectos centrales, se suman el Contrato de apoyo a emprendedores, incluido en la última reforma laboral del PP, una fórmula a la que se pueden suscribir las empresas de menos de 50 trabajadores, mientras la tasa de desempleo supere el 15%. Sobre esto nada dice el acuerdo de gobierno por lo que quedará también intacto.

Te puede interesar: Hay que tirar abajo urgentemente las reformas laborales del PP y el PSOE

Trabajar menos, para trabajar todos

Las reformas laborales del PSOE y PP fueron la forma que encontraron los capitalistas a través de sus representantes políticos de mantener sus ganancias durante la crisis. Pero la clase trabajadora y los sectores populares tenemos intereses completamente opuestos.

Por ello, para acabar con el paro y la precariedad, además de la derogación de las reformas laborales algo que sería un gran paso, pero insuficiente, proponemos levantar la prohibición de las ETTs, y el fin de las subcontrataciones y los falsos autónomos. Así como la reducción de la jornada laboral a 6 horas en 5/5 días semanales sin que afecte al salario.

La reducción de la jornada a 6 horas de trabajo y el tope de una semana laboral de 5 días, sin rebaja salarial y con un salario acorde a las necesidades de la vida, permitiría la creación de cientos de miles de puestos de trabajo en todos los sectores.

Esta medida además de hacer frente al paro, pondría un límite a la ambición desmedida de las patronales que buscan constantemente imponer que los trabajadores y trabajadoras se dejen la vida en las fábricas y lugares de trabajo (muchas veces literalmente) para amasar sus fortunas.

Te puede interesar: Trabajar 6 horas, 5 días: sus ganancias o nuestras vidas

¡Súmate a la campaña!

Desde Izquierda Diario ponemos nuestras páginas al servicio de denunciar las reformas laborales del PSOE y el Partido Popular que han servido para descargar sobre la clase trabajadora y los sectores populares las consecuencias de la crisis capitalista de la última década.

Con entrevistas, columnas abiertas, vídeos y foros de debate daremos voz a todos los sectores que se organizan y pelean en sus lugares de trabajo por condiciones dignas. Todas las conquistas de la clase trabajadora han sido producto de su lucha y su organización. Ninguna conquista ha caído del cielo, ni ha sido obsequiada por ningún gobierno.

Ponte en contacto con nosotros a través de nuestra página de Facebook, por mensaje privado a través de nuestro Twitter o al mail [email protected] o [email protected]






Comentarios

DEJAR COMENTARIO