Internacional

TRIBUNA ABIERTA

Por qué todavía necesitamos hacer test masivos de detección del coronavirus

Reproducimos a continuación un artículo publicado en el sitio fivethirtyeight de Estados Unidos que explica la importancia de realizar masivamente test para detectar los contagios de coronavirus, y cómo el distanciamiento social y otras medidas, no son suficientes si no se realizan junto con medidas que permitan tener datos confiables para optimizar los recursos para limitar la pandemia.

Jueves 19 de marzo | 23:14

La respuesta al nuevo coronavirus (COVID-19) en los Estados Unidos ha cambiado dramáticamente durante la última semana, con el presidente Trump declarando una emergencia nacional y con múltiples estados y ciudades virtualmente cerrados. Pero una cosa que no ha cambiado: Estados Unidos aún tiene pocas pruebas para realizar test de coronavirus. Aunque la administración dice que el suministro ha aumentado, muchos estadounidenses enfermos aún tienen problemas para encontrar una manera de saber si tienen están contagiados.

Hubo claros beneficios en la cantidad de pruebas que se hicieron al comienzo de la propagación del virus. Pero ahora que hemos pasado ese período de ventana, podría parecer que los test son menos prioritarios, al menos en áreas donde el virus ya está muy extendido. Después de todo, si nos comportamos como si todos los que nos rodean ya tienen COVID-19, como se informa que los funcionarios de la ciudad de Nueva York le dijeron a las delegaciones de la ONU que deberían hacerlo, ¿por qué necesitamos saber quién lo tiene realmente?

Pero todavía hay mucho que se puede aprender, y vidas que se podrían salvar, si aumentamos la cantidad de test en todo el país de inmediato. De hecho, las medidas de distanciamiento social que se están adoptando en este momento compensan tanto el hecho de no haber realizado las pruebas antes como el de frenar la propagación del virus.

Presentamos aquí cuatro argumentos de por qué la extensión de las pruebas son todavía un paso crítico en nuestra defensa contra el coronavirus:

1. Las pruebas ayudan a asignar recursos

"Esta es una forma básica de vigilar la enfermedad", dijo Gregg Gonsalves, epidemiólogo de enfermedades microbianas de la Universidad de Yale. "No podemos comenzar a controlar esta epidemia a menos que sepamos dónde está y cuántos casos tenemos".

Gonsalves dijo que las pruebas indican a los funcionarios dónde asignar los recursos. No tenemos un suministro ilimitado de cosas como respiradores, que pueden ser usados para ayudar a tratar casos severos de la infección. Si sabemos qué regiones serán más afectadas ahora y en las próximas semanas, podemos asignar fondos federales y suministros a esas regiones para que puedan administrar una mejor atención, dijo Gonsalves.

Y aunque parezca obvio que un área densamente poblada como la ciudad de Nueva York probablemente tenga un índice de infección más alto que un condado en la Montana rural, Gonsalves dijo que la cantidad de habitantes no es un predictor suficientemente bueno de dónde la enfermedad golpeará más fuerte o primero.

"Podría ser Nueva York. Podría ser Los Ángeles. Podría ser Chicago. Podría ser St. Louis", dijo Gonsalves. "La población no es una buena forma de predecir quién tendrá el mayor número de casos per cápita".

2. Ahorra tiempo y equipo en los hospitales

Además de permitirnos asignar mejor los recursos, y saber quién está o no infectado con el virus, permitirá a los hospitales utilizar el equipo y los suministros que ya tienen de manera más eficiente, según el Dr. W. Graham Carlos, jefe de medicina interna de Eskenazi Health en Indianápolis.

"Cuando alguien llega al hospital sin un diagnóstico positivo conocido, tenemos que descartarlo", dijo Carlos.

Mientras esperan los resultados de las pruebas, los pacientes tienen que ser tratados como si estuvieran infectados, dijo Carlos, lo que significa que los trabajadores de la salud tienen que usar equipo de protección personal como batas, guantes y máscaras faciales siempre que traten con ese paciente. Si un paciente no tiene COVID-19, esos suministros podrían haberse guardado para alguien que sí lo tenga.

Si las pruebas generalizadas se realizaran fuera del entorno hospitalario -como en los lugares de pruebas en las carreteras, como se hace en Corea del Sur- se ahorraría no sólo el equipo, sino también un tiempo valioso para los trabajadores del hospital que tratan a pacientes críticos, dijo Carlos.

"Si ya sabemos que eres positivo, eso también ahorra tiempo", dijo Carlos. "Tenemos tratamientos y datos que llegan on line y podríamos ser más aptos para hacer esas cosas si ya tenemos un diagnóstico".

3. Hace que el distanciamiento social sea más efectivo

El distanciamiento social, un término ya conocido del que muchos de nosotros no habíamos oído hablar hasta hace unas semanas, ha sido una de las principales herramientas desplegadas para ayudar a frenar la propagación de COVID-19 y "aplanar la curva" de su impacto.

Pero el distanciamiento social es una práctica voluntaria, con el que muchos estadounidenses no pueden o no quieren lidiar ahora mismo. Una forma de alentar a más gente a quedarse en casa, o a los gobiernos a empezar a cerrar las cosas, es decirles a los estadounidenses exactamente cuán grave es el brote. Si bien muchos lugares en los EE. UU. han comenzado a promulgar medidas para limitar las reuniones sociales, como el cierre de bares, restaurantes y teatros, no es una práctica universal. Sin saber dónde se está propagando el virus, no podemos decir si las localidades que deberían estar cerrando lo están haciendo.

También está el hecho de que, eventualmente, vamos a querer volver a salir. A medida que los protocolos actuales comiencen a relajarse, puede surgir una segunda ola de infecciones, especialmente si no tenemos una buena idea de dónde y cuántos casos tenemos en los EE. UU., dijo el Dr. Eli Perencevich, profesor de medicina y epidemiología de la Universidad de Iowa.

"No podemos mantener el distanciamiento social para siempre", dijo Perencevich. "Así que tenemos que aumentar las pruebas rápidamente."

Tanto Perencevich como Gonsalves dijeron que las medidas que está tomando el Gobierno en la actualidad son en realidad una forma de recuperar el tiempo perdido por no haber realizado pruebas masivas antes. Dijeron que si no ampliamos rápidamente las pruebas ahora, todo esto de quedarse en casa y cancelar los eventos deportivos puede ser en vano, porque todavía no sabremos qué tan malo es el brote y no podremos responder apropiadamente. Permanecer en casa nos da la oportunidad de ponernos al día con los test, una oportunidad que estos expertos no quieren desperdiciar.

"Hemos estado fuera de la fase de contención durante un mes", dijo Gonsalves. "Ya no se trata de doblar la curva en términos de número de infecciones. No vamos a doblar la curva del número de infecciones. Pero podríamos doblar la curva del número de muertes."

4. Proporciona datos útiles para el futuro

Aunque es difícil de imaginar ahora mismo, con el tiempo pasaremos lo peor de esta pandemia. En ese momento, nuestra atención comenzará a pasar de las medidas de emergencia a las respuestas a largo plazo, como qué tratamientos o vacunas podrían ayudar a protegernos de los brotes de COVID-19 en el futuro, y cómo podemos evitar pandemias similares.

Para hacer cualquiera de esas predicciones, necesitamos datos, y la información más básica que necesitaremos es saber cuántas personas se infectaron y dónde.

"Cuando miramos esto retrospectivamente, saber eso va a ser importante", dijo Tara Smith, epidemióloga de la Universidad Estatal de Kent. "Los datos que necesitamos para mirar la genómica del virus, quién lo transmitió a quién, quién provocó los grupos en nuevos contagios, obtenemos todos esos datos de las pruebas".

Esto también puede ayudarnos a medir la eficacia de las diferentes medidas para combatir este tipo de brotes virales, dijo Smith.

Pero para tener una idea sólida de la propagación, necesitamos aumentar drásticamente las pruebas que se realizan. Actualmente se han completado casi 59.000 pruebas en los Estados Unidos, según el Proyecto de Seguimiento COVID, una base de datos creada por Related Sciences y The Atlantic. Compara eso con Corea del Sur, donde 10.000 personas pueden ser testeadas cada día.

Aunque la cantidad de pruebas están aumentando, todavía no hemos llegado a ese nivel. La Asociación Americana de Laboratorios Clínicos dijo en un comunicado de prensa la semana pasada que a medida que más laboratorios comerciales empiecen a trabajar en su producción y diagnóstico, podrán superar las 280.000 pruebas por semana, pero no alcanzarán esa capacidad total hasta el 1 de abril. Quest Diagnostics, una empresa privada de laboratorios que actualmente está ampliando sus operaciones, dijo que espera poder realizar 10.000 pruebas por día para finales de la semana y 20.000 pruebas por día para finales del mes.

Smith dijo que esa es la escala en la que debemos operar para obtener los datos necesarios.

"Somos más grandes que Corea del Sur. Tenemos una población más alta y deberíamos tener la capacidad técnica para hacerlo", dijo Smith. "Pero estamos muy atrasados".

* Artículo publicado originalmente en inglés en el sitio Five Thirty Eight






Temas relacionados

Coronavirus   /   Estados Unidos   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO