Géneros y Sexualidades

MACHISMO

Protestas en Zaragoza contra las agresiones sexuales durante las Fiestas del Pilar

Durante las fiestas de este año cinco agresiones sexuales fueron denunciadas, siendo rechazadas por varias movilizaciones.

Lunes 15 de octubre | 19:20

Este lunes 15 de octubre, a las 20.00 horas en el cruce entre la Calle Alfonso y el Coso, frente a la Audiencia, una concentración con cacerolada protestaba contra las cinco agresiones sexuales denunciadas estas Fiestas del Pilar en Zaragoza, convocada desde 8M Aragón.

Ésta es la otra cara de las fiestas, que muchas veces los medios de comunicación y las instituciones pretenden eludir. El machismo y la violencia sexual parece ser una “tradición” más de estas fiestas, dónde año tras años son múltiples los casos de agresiones sexuales hacia mujeres.

Sin embargo no es la primera concentración, ya que al comienzo de las fiestas más de un millar de personas se manifestaban por unas fiestas sin agresiones sexuales en Zaragoza, en su mayoría, mujeres jóvenes que sufren un constante acoso en las calles, los bares o los lugares de estudio y trabajo. Indignación, odio, cabreo, ganas de gritar bien fuerte, eran los sentimientos que se transmitían en las miradas y en los cantos: “Las calles y las noches, también son nuestras”; y “no tenemos miedo”.

Sucesos como estas agresiones son sólo la punta del iceberg que se llega a denunciar, ya que buena parte de los casos no llegan a ser denunciados por el estigma causado por la habitual culpabilización y desacreditación de la víctima en caso de agresión sexual, en algunas ocasiones, también dentro de los mecanismos de la Justicia patriarcal y capitalista, como veíamos en el caso de la Manada.

Además, cabe destacar que en el Estado Español muchas de las denuncias por violación y abuso sexual acaban siendo archivadas y dejando a los agresores impunes. Se exige a la víctima una gran cantidad de trámites y pruebas, y se la cuestiona constantemente, que lleva a que muchas mujeres no denuncien por miedo o vergüenza, o para evitar un proceso largo y agotador que en muchas ocasiones no sirve de nada.

Una mujer es violada cada 7 horas en el Estado Español. A ello hay que sumarle más de 9.000 denuncias por otro tipo de agresiones sexuales al año, más todos aquellos casos que nunca llegan a denunciarse -según la Fundación Aspacia las denuncias sólo representan un 20%-. Y es que para nada se podemos confiar en las instituciones propias de un sistema que legitima y se retroalimenta de la misma opresión y violencia contra las mujeres.

La policía y la justicia son parte de este sistema capitalista y patriarcal, y por eso la única salida frente al aumento de las agresiones sexuales pasa por nuestra propia organización como movimiento de mujeres, para movilizarnos desde los lugares de trabajo y de estudio, para luchar con miles de mujeres contra todas las violencias patriarcales.






Comentarios

DEJAR COMENTARIO