Internacional

MEDIO ORIENTE

Putin visita por sorpresa Siria y se reúne con Al Asad en medio de la escalada

El presidente ruso viajó este martes por sorpresa a la ciudad de Damasco en Siria y se juntó con su homólogo Al Asad. Lo hizo en medio de la creciente tensión regional y para mostrar que Rusia es uno de los actores de peso en Medio Oriente.

Juan Andrés Gallardo

@juanagallardo1

Martes 7 de enero | 13:05

El presidente ruso, Vladímir Putin, realizó este martes una visita sorpresa a Damasco, donde se reunió con su homólogo sirio, Bachar al Asad, en medio de la escalada de tensión en Oriente Medio, según informó la Presidencia siria.

Putin deja en claro con este viaje "sorpresa" que Rusia es un jugador de peso en Siria, y en la región, y que no está dispuesto a dejar que Trump (y tampoco Irán) lleven adelante aventuras militares en el terreno que "ha conquistado".

Los dos líderes y aliados se encontraron en la sede de las fuerzas rusas en la capital siria, según las imágenes publicadas por la cuenta oficial de la Presidencia y la agencia estatal SANA, en las que se muestran a Putin y Al Asad estrechando la mano frente a varias pantallas.

En el encuentro, ambos presidentes asistieron a un desfile militar por parte de las tropas rusas desplegadas en el país y que son el principal aliado de Al Asad en la guerra, que dio comienzo en 2011, y que tuvo como objetivo ahogar en sangre el levantamiento que fue parte de los procesos de la llamada Primavera Árabe. De la misma manera que EE. UU. actuó con un perfil similar en Barehin, Yemen, apoyando los bombardeos de Arabia Saudita, o con los ataques de la OTAN a Libia que provocaron una guerra civil que continúa hasta la actualidad.

Durante la reunión, Al Asad expresó su aprecio por el rol de las tropas rusas en el país árabe, así como al "pueblo sirio por los sacrificios que han realizado" junto a los miembros del Ejército sirio.

Está previsto que Putin se dirija posteriormente a Estambul para reunirse el miércoles con su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, y participar en la puesta en marcha del gasoducto Turk Stream, que transportará el combustible ruso a Turquía por el mar Negro.

La visita de Putin tiene un importante significado como mensaje hacia Estados Unidos. Es que como decíamos en un artículo reciente el ataque de la Casa Blanca y el Pentágono tiene múltiples destinatarios. Si bien golpea directamente a Irán, lleva un mensaje claro para Rusia, y especialmente para China. Putin fue fundamental para que Estados Unidos perdiera cada vez más protagonismo en la configuración del destino de los regímenes posteriores a la Primavera Árabe. Rusia fue un pilar de apoyo al régimen de Asad en la guerra civil siria. También es uno de los principales aliados de Irán en Medio Oriente, ya que en 2016 firmó un acuerdo de energía de $ 40 mil millones, y en 2018 una alianza económica liderada por Rusia firmó un acuerdo para suavizar el impacto de las sanciones de Estados Unidos en el país.

Este viaje tiene el objetivo de mostrar que Rusia no está dispuesta a abandonar Medio Oriente ni dejar la zona "liberada" para el aventurerismo militar de otras potencias. Esta reunión, junto con las constantes amenazas de Washington, la votación del Parlamento iraquí para expulsar a las tropas estadounidenses del país y del Parlamento iraní declarando terroristas a las Fuerzas Armadas de EE. UU., muestran que el ataque de Trump escaló la tensión en la región a un nivel que difícilmente pueda manejar. Ahora Medio Oriente vuelve a encontrarse en un precario equilibrio en el que conviven de forma inestable múltiples potencias mundiales y regionales, y que puede estallar de un momento a otro.






Temas relacionados

Donald Trump   /   Irán   /    Al-Assad   /   Guerra en Siria   /   Siria   /   Vladímir Putin   /   Estados Unidos   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO