Política Estado Español

POLÍTICA ESTADO ESPAÑOL

Respuesta de Lucha Internacionalista a la carta de la CRT a la izquierda revolucionaria del Estado español

Reproducimos la carta de las compañeras y compañeros de Lucha Internacionalista en respuesta a la enviada por la CRT para avanzar hacia un partido unificado de la izquierda revolucionaria, la clase trabajadora, las mujeres y la juventud.

Martes 19 de mayo | 11:14

Compañeras y compañeros del CRT:

Hemos recibido la carta a IR, CR, LI, Izar proponiéndonos avanzar para formar un mismo partido. Y estamos de acuerdo con vosotros/as en ver si efectivamente hay condiciones para construir el mismo partido. En ese sentido os contestamos afirmativamente a tener un próximo encuentro en el que podamos avanzar en esta discusión.

Avanzamos cuales son nuestros acuerdos con afirmaciones importantes de vuestra carta:

Que “El capitalismo nos lleva de nuevo a una catástrofe económica.”

En “La posibilidad real de que sobrevengan nuevas oleadas de la lucha de clases está inscrita en la situación.”

Que “El gobierno de coalición PSOE-Unidas Podemos está aplicando un plan con el objetivo de salvaguardar los beneficios e intereses de las grandes empresas. “
Que “Unidas Podemos, que se ha terminado de integrar plenamente en la gestión del estado imperialista, como socio del neoliberal PSOE.”

Que hay que enfrentar la burocracia sindical y apoyar el “desarrollo de organismos de autoorganización que permitan la unidad de todas las filas obreras.”

Que hay una “necesidad de construir un fuerte partido revolucionario de la clase trabajadora.”

Que “Es imperioso que demos pasos en común para la construcción de un gran partido de los trabajadores y las trabajadoras, anticapitalista y socialista, que se ponga al frente de la lucha por una salida obrera a la crisis y tenga como objetivo la conquista de repúblicas de las y los trabajadores, con total reconocimiento a la libre autodeterminación, que termine con la dominación imperialista y la explotación capitalista”.

También compartimos la mayor parte del programa de medidas para un plan de emergencia.

Vayamos a las dudas o diferencias, quizás algunas simplemente habrá que clarificar porque no son tales, otras habrá que seguir discutiendo.

Sobre el método de la construcción de una organización común.

Partiendo de advertir –correctamente- que entre nuestras organizaciones tenemos diferencias proponéis: “partiendo de los acuerdos generales de programa que todos defendemos, ¿por qué no podemos discutir las diferencias existentes en una organización común junto a miles de nuevas compañeras y nuevos compañeros que se incorporen a la militancia entusiasmados por la perspectiva de un partido unificado de la izquierda obrera y socialista? Un partido donde podamos debatir franca y fraternalmente nuestras diferencias y logremos una disciplina común en la acción para golpear con un solo puño en la lucha de clases.”

Nosotros no pensamos que una nueva organización sea el marco para debatir las diferencias, porque experiencias de fusiones sin bases sólidas hay muchas y finalmente acaban con el desgate de muchos compañeros y compañeras. No queremos vender humo ni levantar falsas expectativas. Nuestro método, como el tradicional en el trostkismo, es el de evaluar antes de una unificación el alcance de esas diferencias. Para nosotros deberíamos llegar a un acuerdo sobre lo esencial del programa, de los principales temas estratégicos de la lucha de clases y el funcionamiento del nuevo partido, a la vez que constatamos en la práctica la posibilidad de una intervención común. Obviamente, podrán subsistir diferencias que, por su alcance limitado, se puedan seguir discutiendo en un marco común partidario.

La forma que se puede dar a esa agrupación transitoria para abordar en conjunto la posibilidad la formar un mismo partido, puede ser un Comité de Enlace entre las organizaciones que respondan positivamente, o en forma de frente, aunque éste lo entenderíamos –como el FIT en Argentina- como un agrupamiento más amplio que el de conformar un mismo partido, aunque quizás por la diversidad de corrientes que proponéis sería lo más ajustado a vuestro planteamiento, pero en ese modelo FIT veríamos otras organizaciones como explicamos más abajo.

Decís que avanzar en esa propuesta obliga a abrir el debate y una acción común. Avancemos en ello:

1.- Sobre las cuestiones de análisis y programa. Sobre el análisis de la situación política, creemos que prácticamente no hay referencias a la crisis de régimen, al papel de la monarquía, piedra angular del sistema de dominación burguesa, que entronca con la continuidad del franquismo. Y, –por la positiva- con la lucha en defensa de las libertades democráticas, y con las reivindicaciones históricas no resueltas en el estado español, como son el derecho de autodeterminación de los pueblos, la separación estado iglesia y el problema de la tierra en ruptura con la propiedad terrateniente. Sin abordar a fondo ese problema, como decía Trotsky en los años 30, es imposible forjar un programa revolucionario. Y las décadas de franquismo las exacerbaron.

Este eje imprescindible tiene para nosotros su traducción en un bloque de consignas democráticas y antirepresivas esenciales en el programa.

Por otro parte, si de lo que se trata es de construir un mismo partido, nuestro internacionalismo forma parte del ADN del partido revolucionario, no es un anexo. En este sentido, de la misma manera que nos acerca la presencia de ambos en el FIT argentino, deberíamos abordar las diferencias que hemos mantenido ante hechos claves de la lucha de clases internacional, como frente a los procesos revolucionarios en el Norte de África y Oriente Medio, que no han acabado como lo demuestra la situación en Argelia o Líbano. Movilizaciones que han sufrido el abandono de la mayoría de la izquierda internacional. En particular fue grave en la revolución siria y el silencio ante la masacre cometida por el régimen y sus aliados Rusia e Irán.

2.- Sin práctica común no hay proceso sólido de unidad. Entendemos que un proceso de unidad requiere contrastar en la práctica la capacidad de las organizaciones para trabajar en común. Las pocas experiencias comunes que hemos tenido no han sido muy exitosas, como en Panrico o respecto a la CUP-AE…. Pero miremos al presente y futuro.

Partamos de la situación actual de confinamiento. Nuestra intervención está tomando tres parámetros: las declaraciones que hacemos en seguimiento de la situación; el apoyo a las luchas, por pequeñas que sean, y participar de la más amplia unidad con fuerzas con las que podamos salir a la calle inmediatamente en cuanto recuperemos esta lucha. Intervenimos en el Plan de choque, la Plataforma de defensa de los servicios públicos, la Plataforma 3 de octubre. En ninguna de ellas hoy coincidimos. Más allá de sacar propaganda en nuestras páginas web, ¿cuál es vuestra política hoy para responder a la situación y prepararnos para lo que se nos viene encima?

Por otro lado, además de la solidaridad estamos planteando la necesidad de recuperar la calle: concentración contra los Presupuestos de la Generalitat (24 de abril) y otra el Primero de mayo (convocada con la IAC, a la que apoyaron una decena de organizaciones). Ambas prohibidas. Tampoco nos encontramos. Habría que discutir y compartir una política para esta situación bajo el estado de alarma.

En este esfuerzo por la unidad y por crear un polo de ruptura nos encontraréis siempre. Hemos llamado insistentemente a la formación de un Frente de los y las trabajadoras y los pueblos, en 2012 [1], 2013 [2] y continuamente como puntos de la Resolución de Tareas de todas las conferencias [3], en clave de doble ruptura: con el capitalismo por un programa obrero de salida a la crisis, de ruptura con la Monarquía, por repúblicas y defensa del derecho de autodeterminación.

Pero también hemos avanzado en la práctica en frentes electorales a los que sistemáticamente, hemos exigido continuidad. Así en los acuerdos que dieron lugar a Iniciativa Internacionalista en las europeas de 2009 con Comuneros, Izquierda Castellana, Corriente Roja, Comités de Solidaridad Internacionalista, Endavant [4], a Des de Baix con Revolta Global (Anticapitalistas) y Corriente Roja y el apoyo sin integrarse de En Lucha en las autonómicas de 2010 [5], y en las elecciones generales del 20N de 2011 [6] con Anticapitalistas y En Lucha. Finalmente, con la CUP-AE en 2012, con En Lluita y el apoyo de Revolta Global y las variantes que le han seguido: CUP-CC (2015) y CUP-PR (2019). En ninguno de esos agrupamientos tampoco hemos coincidido. Hoy sostenemos la misma necesidad.

3.- Sobre funcionamiento. Establecer un marco de confianza entre revolucionarios no es menor para avanzar en este proceso hacia la unidad. Queremos un partido fuerte que precisa de un régimen y unas relaciones sanas y de confianza. Pero en este punto empezamos mal. No es posible que el mismo día que nos hacíais llegar la carta por la unidad, en vuestra prensa [7] margináis cuidadosamente a Lucha Internacionalista para dar una noticia interesadamente equivocada. Ponéis como si fuera el “comunicado de la IAC” i citáis que “Entre los colectivos que se han sumado a la iniciativa de la IAC, está CGT, COS, Fapac, la Plataforma 3-O, Procés Constituent, Marea Blanca, Papeles para todos o la CUP.” Sabéis que el comunicado de la IAC [8] no hace referencia a la lista de colectivos, pero que todas las actividades de la IAC alrededor del primero de mayo (llamado a organizaciones en apoyo a la concentración, rueda de prensa del 30… como más tarde la mesa redonda del propio 1, se hicieron como iniciativa de la IAC y LI, que eran las dos organizaciones que presentaron la concentración, a la que se sumaron los colectivos que indicáis.

Esta nota es injustificable de por sí, simplemente porque tergiversa la verdad, porque elimina a uno de la foto. Pero aún más, cuando nos estáis mandando una propuesta para ir ¡a un mismo partido! Para nosotros un proceso de unidad entre organizaciones debe partir de un reconocimiento mutuo y sería muy rechazable que, un sentimiento tan profundo entre muchos y muchas militantes como el de avanzar en la unidad, se pudiera utilizar como un arma arrojadiza para desgastar al otro. Quizás sería buena una rectificación, pero eso lo dejamos a vuestro criterio.

Como os decimos estamos dispuestos a ir superando estas diferencias y avanzar en la máxima unidad de los y las revolucionarias.

Saludos revolucionarios.
11 de mayo de 2020.

El secretariado de Lucha Internacionalista

Te puede interesar: CARTA A LA IZQUIERDA REVOLUCIONARIA DEL ESTADO ESPAÑOL. Avancemos en dar pasos hacia un partido unificado de la izquierda revolucionaria, la clase trabajadora, las mujeres y la juventud



[2Central del periódico de junio-julio 2013: https://issuu.com/luchainternacionalista/docs/lucha_125-13-06





Temas relacionados

CRT   /   Izquierda Revolucionaria   /   Política Estado Español   /   Izquierda independentista   /   Izquierda Anticapitalista   /   Izquierda española

Comentarios

DEJAR COMENTARIO