Sociedad

REBROTES

Restringen la movilidad en Barcelona: prohíben las reuniones y recomiendan no salir de casa

Los brotes de contagio comunitario se han acelerado, ante lo cual el Govern de la Generalitat endurece las limitaciones a la movilidad.

Viernes 17 de julio | 08:30

Foto: Aspecto de la terraza de un bar en el barrio de la Florida de L’Hospitalet (Barcelona). EFE/Andreu Dalmau

Según informa El País: “La Generalitat ha anunciado este viernes que limitará la movilidad en Barcelona y su área metropolitana (Viladecans, el Prat de Llobregat, Sant Joan Despí, Sant Boi de Llobregat, Cornellà, Sant Just Desvern, Esplugues de Llobregat, L’Hospitalet de Llobregat, Montcada i Rexach, Santa Coloma de Gramanet, Sant Adrià de Besós y Badalona) ante el aumento de contagios. La portavoz del Govern, Meritxell Budó, ha pedido a los ciudadanos de esta zona que no se desplacen a segundas residencias este fin de semana y ha explicado que se restringen las reuniones sociales a 10 personas y ha informado de la reducción de aforo en bares y restaurantes y el cierre de locales de ocio nocturno, actividades culturales y gimnasios. Las medidas, que afectan a unos cuatro millones de personas, estarán en vigor 15 días”.

Están afectados por las nuevas medidas los municipios de Barcelona, Viladecans, el Prat de Llobregat, Sant Joan Despí, Sant Boi de Llobregat, Cornellà, Sant Just Desvern, Esplugues de Llobregat, L’Hospitalet de Llobregat, Montcada i Rexach, Santa Coloma de Gramanet, Sant Ardià de Besós y Badalona.

Ante los anuncios, probablemente se volverá a suspender la fiesta de Sant Jordi, que habitualmente se celebra el 23 de abril y se había postergado para el 23 de julio.

Son medidas pragmáticas tomadas para intentar frenar lo que puede ser el comienzo de una segunda ola de Covid, que se esperaba para agosto, pero se ha adelantado.

Como señalábamos ayer en Izquierda Diario:

Se lo advirtieron. Se sabía. Los profesionales sanitarios llevan semanas denunciándolo en sus concentraciones semanales. Los gobiernos autonómicos en plena pandemia han sacado las tijeras de podar para adelgazar nuevamente las plantillas de una sanidad pública extenuada y se han seguido negando a reforzar los recursos para prepararse ante el rebrote.

De la misma manera que sindicatos y organizaciones que trabajan con personas migrantes venían advirtiendo de que las conocidas condiciones de explotación y precariedad laboral y habitacional que padecen los jornaleros agrícolas iban a suponer un riesgo sanitario también. Los gobiernos autonómicos y el ministerio de Trabajo miraron para otro lado, el negocio de la patronal agraria está por encima de la salud pública.

Esta vez ni Ayuso, ni Torra, ni el aragonés Lambán, podrán alegar que la segunda ola les pilló desprevenidos. Tampoco Sánchez e Iglesias, que siguen sin implementar un plan urgente de refinanciación del sistema público de salud acorde con las necesidades o tomando medidas contra las patronales que someten a riesgos altísimos a cientos de miles de trabajadores y trabajadoras.

Mientras comienzan a tomarse medidas para restringir parcialmente la movilidad, no se ha tomado ninguna medida seria para reforzar la sanidad pública, para implementar medidas de seguridad e higiene en los lugares de trabajo, para que los trabajadores y trabajadores no tengan que viajar en metros y trenes repletos, ni para contratar masivamente nuevo personal en los hospitales. Así, todo llevará a una nueva ola, sin la preparación suficiente.

Te puede interesar: Crónica de una segunda ola anunciada






Temas relacionados

Covid-19   /   Barcelona   /   Sociedad   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO