Internacional

BRASIL

Trabajar hasta morir: el Senado de Brasil aprobó el proyecto de reforma jubilatoria

Lo hizo en la noche del martes. Por mayoría aprobaron el texto en una primera ronda que deberá volver a votarse en la Cámara Alta la semana que viene. Se trata de un ataque histórico a los derechos de los y las trabajadoras.

Miércoles 2 de octubre | 11:47

El Senado brasileño aprobó por mayoría en la noche del martes el proyecto de reforma jubilatoria que ahora deberá pasar a una segunda vuelta de deliberaciones la semana próxima. La reforma que fue confirmada por 56 votos a favor y 19 en contra, es una enmienda constitucional que ataca derechos históricos de los y las trabajadoras brasileñas y en algunos casos obliga a que deban trabajar hasta morir sin haber cobrado nunca un haber jubilatorio por sus años de aporte.

Cuando la ley esté implementada, la mayoría de los y las trabajadoras brasileñas se jubilará más tarde y sus beneficios serán más bajos que los actuales.

Durante la votación los pasillos de la Cámara de Senadores se convirtieron en un toma y daca para terminar de reafirmar los votos a favor y también los beneficios sectoriales por levantar la mano en el recinto. Uno de ellos es el del desguace de los campos petroleros para repartir las ganancias entre los estados representados por los legisladores. Es por eso que en plena sesión varios senadores amenazaron con posponer la votación si no se cumplían los compromisos del gobierno, especialmente la mega-subasta de campos petroleros que está preparando el gobierno de Bolsonaro.

No es un secreto que el avance de la votación de la reforma jubilatoria tiene lugar en medio de una escandalosa "compra de votos", a cambio de los beneficios del petroleo de todos los brasileños y de su sistema previsional.

Bolsonaro y el Congreso introducen cambios fundamentales que van más allá de la edad de jubilación y el tiempo de contribución, y atacan también al salario, las asignaciones y las pensiones por discapacidad.

Con las modificaciones, la jubilación por discapacidad se reducirá drásticamente, teniendo en cuenta que actualmente el salario promedio de los jubilados en Brasil es de alrededor de 1 salario mínimo. Los cálculos preparados por el Ieprev (Instituto de Estudios de Seguridad Social) muestran que hoy, un trabajador de 65 años con 20 años de aportes y con un salario promedio de R$ 2.240,90 recibiría el 90% de este promedio, obteniendo una jubilación de R$ 2.016,81. Luego de aprobada la reforma esta diferencia caería a R$ 1,899.41.

Los legisladores y el Gobierno desplegaron en los últimos meses una extensa campaña, ayudados por los principales medios, en la que defendieron esta reforma diciendo que era necesaria para "atacar los privilegios". Sin embargo la realidad es que mientras que millones de brasileños verán sus jubilaciones reducidas, los parlamentarios, jueces, miembros del Ejecutivo y del Ejército, gozaran de un régimen especial por el que continúan acumulando pensiones y beneficios.






Temas relacionados

Jair Bolsonaro   /   Reforma previsional en Brasil   /   Reforma jubilatoria   /   Reforma previsional    /   Brasil   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO