Internacional

ESTADOS UNIDOS

Un millón y medio de nuevos desocupados en Estados Unidos

Cerca de un millón y medio de personas perdieron sus trabajos y pidieron el subsidio de desempleo la semana pasada en Estados Unidos. Si bien el número total de beneficiarios se redujo a menos de 20 millones por primera vez en dos meses por la reapertura económica, varios especialistas señalan que puede no ser sostenible por los recientes rebrotes del virus.

Gloria Grinberg

@GloriaGrinberg

Viernes 26 de junio

Según las cifras del Departamento de Trabajo, las solicitudes semanales de ayudas por desempleo ascendieron esta semana a 1.48 millones, 60.000 menos que la semana anterior, aunque por arriba de los 1.3 millones que esperaban los especialistas.

A su vez, 728.000 trabajadores solicitaron beneficios de la Asistencia de desempleo pandémico (Pandemic Unemployment Assistance), un programa de emergencia financiado con fondos federales destinado a cubrir a los trabajadores independientes y otros trabajadores que no califican para el seguro tradicional de desempleo.

El dato de solicitudes de subsidio de desempleo que se publicó el jueves marcó la decimocuarta semana consecutiva en que los subsidios de desempleo se mantuvieron por encima de un millón, es decir, desde la semana que terminó el 21 de marzo.

A pesar del discurso de Trump de priorizar la economía por sobre la salud, la administración estadounidense no pudo garantizar ni uno ni otro. La actividad económica se contrajo en medio de la pandemia llegando a las tasas de desempleo más altas desde la Gran Depresión de 1930, mientras que en ese lapso se confirmaron 2.3 millones de contagios y 120.000 muertos por la COVID-19 en Estados Unidos.

La economía de EE. UU. cerró el primer trimestre del año con un descenso anualizado del 5 %, la mayor caída de la actividad en el país desde la crisis financiera de 2008, por el impacto de la pandemia del coronavirus en el gasto privado, las exportaciones y el hundimiento de inversiones de capital privado.

Aunque el primer trimestre del año ya refleja parte del impacto de la crisis desencadenada por el coronavirus, los economistas apuntan al segundo trimestre como el periodo en el que se verá en toda su magnitud, con una contracción estimada de la economía que podría rondar el 30 % anual.

En este contexto, el número total de personas que cobran actualmente el seguro de desempleo es de 19.5 millones, por debajo de casi 25 millones a principios de mayo. En Nueva York y otros lugares que fueron duramente afectados por la crisis del Covid-19 muchos negocios están comenzando a abrir, sin embargo, empleados de distintos establecimientos ya denuncian que no se están implementando las condiciones adecuadas de higiene y seguridad para evitar un nuevo brote de la pandemia.

De hecho, un aumento en los casos en los estados que reabrieron antes de lo aconsejado ha aumentado el número de contagio. El martes, el gobernador Greg Abbott, de Texas, instó a los residentes a quedarse en casa y advirtió que el estado podría tener que imponer nuevas restricciones si no se pudiera contener el virus. California y Florida han publicado números récord de casos nuevos en los últimos días.

Como señala la revista Forbes "Los nuevos pedidos [de seguro de desempleo] se están desacelerando ligeramente de una semana a otra, pero los números siguen siendo astronómicamente altos y el progreso del mercado laboral podría verse obstaculizado por un aumento de nuevos casos de coronavirus en todo el país".

Estados Unidos no sólo está recorrido por la pandemia y varios picos de contagios en muchos de sus estados, en las últimas semanas, la ejecución de George Floyd por parte de la policía de Minneapolis ha despertado nuevamente masivas movilizaciones contra el racismo y la brutalidad policial, junto con levantamientos y las más variadas expresiones de lucha contra un sistema cuyas bases se fundan en el colonialismo y el racismo.

Te puede interesar: Una histórica oleada de luchas obreras recorre los Estados Unidos

Junto con esta rebelión, una ola de luchas obreras está barriendo a los Estados Unidos, con más de 800 huelgas, paros y otras acciones desde comienzos de marzo por parte de los trabajadores de la salud y de empresas como Amazon y de fast food. En principio estas luchas se dieron contra el cierre de empresas y también para exigir condiciones adecuadas de seguridad e higiene para evitar contagios y prevenir el Covid-19, ya que miles fueron forzados a trabajar sin medidas de seguridad y se produjeron miles de contagios y muertes de trabajadores. A su vez, se están llevando a cabo huelgas en solidaridad con las víctimas de la brutalidad policial, y el reclamo que exige desfinanciar a la policía se sigue extendiendo en Estados Unidos.

Te puede interesar: Huelga de trabajadores de Amazon en todo Estados Unidos

Los ejemplos más destacados fueron los de los conductores de autobuses, que se organizaron para negarse a colaborar con la policía en el traslado de manifestantes arrestados a las cárceles; los docentes de Minneapolis también se sumaron rápidamente al levantamiento contra la policía. Trabajadores portuarios en todo el país realizaron un huelga por 8 minutos y 46 segundos, el plazo de tiempo que el policía asesino Derek Chauvin estuvo arrodillado sobre el cuello de George Floyd; el 19 de junio los trabajadores portuarios mostraron nuevamente su solidaridad al realizar un paro en el puerto de la Costa Oeste como parte de la jornada de movilizaciones.

Te puede interesar: Los conductores de autobuses de Minneapolis se suman al reclamo de justicia por George Floyd






Temas relacionados

seguro de desempleo   /   Covid-19   /   Coronavirus   /   Desempleo   /   Estados Unidos   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO