Juventud

REBELIÓN EN EL CLAUSTRO

UAM: ¿alguien puede llamar a esto autonomía universitaria sin sonrojarse?

Reproducimos el contenido íntegro del discurso que hubiéramos pronunciado durante la Sesión Extraordinaria del Claustro de la Universidad Autónoma de Madrid si se nos hubiera permitido hablar más de cinco minutos.

Viernes 2 de febrero | 15:00

Durante la Sesión Extraordinaria del Claustro de la Universidad Autónoma de Madrid, las y los estudiantes que formamos la candidatura estudiantil Revoluciona tu Universidad intentamos que nuestra presencia en el mismo no pasara inadvertida, haciendo de este espacio nuestra tribuna de denuncia de la privatización de la universidad y su venta a las grandes empresas con la complacencia de la antidemocrática casta universitaria, pese a los límites que suponía una sesión que no estaba contemplada para que existiera un debate real, ante los cuales nos rebelamos.

Reproducimos el contenido íntegro del discurso que hubiéramos pronunciado si se nos hubiera permitido hablar más de cinco minutos:

Discurso de Revoluciona Tu Universidad:

Soy J.C. Batres, de la mayoría estudiantil de Filosofía y Letras, “Revoluciona tu Universidad” (RTU). Como sabéis hoy vamos a elegir los representantes estudiantiles a Consejo de Gobierno y a la Comisión de estatutos o, mejor dicho, la representación estudiantil que en su magnificencia la legislación universitaria nos permite para dar una imagen de representatividad y democracia. Pero ¿podemos llamar a esto democracia?

¿Puede considerarse democrático un órgano en el que solo 21 de sus 56 miembros son elegidos por este claustro, el que se considera el espacio de máxima representación de la comunidad universitaria?

¿Puede considerarse democrático un espacio en el que la representación de estudiantes, PAS, PDIF y profesores asociados -más bien precarizados-, pese a suponer el 95% de la comunidad universitaria, se reparten menos de la mitad de los asientos de este Consejo? Un organismo que deja fuera a las y los trabajadores de los servicios que esta misma universidad ha privatizado, ¿es eso democracia?

Un Consejo de Gobierno que se encuentra secuestrado por el Consejo Social o, mejor dicho, el consejo directivo del BBVA, la farmacéutica Rovi y Endesa, desde donde se decide qué estudiamos, cuánto nos cuesta o qué se investiga. Y os quiero preguntar, ¿se puede considerar democrático que sea este consejo empresarial el encargado de dar su aprobación a lo que emane de este supuestamente autónomo Consejo de Gobierno? ¿Alguien puede llamar a esto autonomía universitaria sin sonrojarse?

Desde RTU pensamos que no. Por eso exigimos un Consejo de Gobierno electo por sufragio universal, independiente de los intereses empresariales en función de la autonomía universitaria, en el que todos sus miembros sean revocables y que responda a una representatividad que refleje la composición real de la comunidad universitaria, es decir, con mayoría estudiantil y la participación de todos y todas las trabajadoras de la universidad.

Sabemos que esto no va a venir de la mano de esta casta universitaria, antidemocrática, apoltronada en sus sillones, unida por mil lazos a las grandes empresas, que ha demostrado estar al servicio de la privatización de la universidad y del expolio sistemático de la educación pública.

La prueba de ello está en los datos y la prensa se hace eco de esta vergüenza. Hace poco el diario digital El Confidencial publicaba una noticia, basada en un informe realizado por el Observatorio del Sistema Universitario, titulada “La universidad española se rompe: cada vez menos dinero y matrículas más caras”.

Y eso lo estamos pagando las y los jóvenes hijos de familias trabajadoras. En concreto esta universidad, en el periodo 2008-2017, ha perdido más de 4.000 estudiantes que no podían pagar matrículas de más de 1.600 euros en un país en el que el salario mínimo apenas supera los 800 euros. ¿Cómo ha respondido a ello la Universidad Autónoma de Madrid? Concediendo la medalla de honor al anterior rector, José María Sanz, responsable de estos resultados.
Que no os engañen, puede que esta casta universitaria proteste por la degradación de la universidad, pero lo harán sin moverse de sus sillones y nunca podrán ocultar que son vasallos de este Régimen que le ha declarado la guerra a la educación pública. ¿Qué mejor muestra de ese vasallaje que el reciente vídeo del rector felicitando el cumpleaños al Borbón Felipe? Al heredero del heredero de Franco, al amigo de la dictadura saudí, al que aplaudía la represión policial en Cataluña, el señor al que nadie ha votado, aunque el rector tiene poca autoridad para dar lecciones de democracia, al fin y al cabo, ni él ni su predecesor ganaron nunca unas elecciones por mayoría.

Desde esta crítica a la casta universitaria y la defensa de una universidad radicalmente democrática, gratuita, verdaderamente pública y al servicio del pueblo trabajador y la transformación social, nos presentamos a las elecciones y obtuvimos el respaldo de cientos de estudiantes para llevar la crítica presente en las aulas y las asambleas también a estas instituciones.

La pregunta ahora es ¿cómo vamos a responder los y las estudiantes y sus representantes en estas instituciones a los ataques que vienen, como la LEMES? ¿Seguiremos la senda de la colaboración y la crítica tibia que no nos ha llevado a ningún lado o nos opondremos activamente a sus reglas de juego? Nosotros y nosotras optamos por este último camino.
Desde esta perspectiva hemos conformado una lista alternativa, combativa y en defensa de una universidad realmente democrática y verdaderamente pública, junto a otras candidaturas del activismo estudiantil. A los y las representantes estudiantiles aquí presentes os pedimos vuestro apoyo para trasladar esta crítica de manera implacable a los órganos de gestión y hacer partícipe de estos debates y peleas a todo el estudiantado.

No puedo terminar sin hacer referencia al enorme movimiento de mujeres y el trabajo de tantas compañeras que están trabajando por la huelga feminista del 8M. Me parece una vergüenza que desde la antigua mesa del claustro se haya pretendido ignorar esta cuestión y no se haya abierto un punto de discusión al respecto.

De la misma manera que se pretende pasar por alto que aquí ha habido dos jornadas de huelga de estudiantes trabajadores, mal llamados becarios, que han demostrado que el buen funcionamiento de esta universidad se sustentaba sobre su trabajo precario y de los que esta universidad se ha librado sin contemplaciones. Por ellos, por ellas, por todos a los que no se da voz en estos espacios: ¡Menos credenciales y más contratos!






Temas relacionados

Revoluciona tu Universidad   /   UAM   /   casta universitaria   /   Armas de la Crítica   /   Universidad Autónoma de Madrid   /   Pan y Rosas   /   Madrid   /   Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO