Sociedad

ARAGÓN

Zaragoza: desahucian el refugio de 22 personas sin hogar, en plena ola de calor y de rebrote de la Covid-19

Las personas ocupaban un hotel en desuso en una calle del centro de la ciudad, propiedad de la SAREB. Han sido desalojadas por un dispositivo policial de decenas de agentes con material antidisturbio. Como resultado, tres personas detenidas, contusiones por carga policial y una veintena de personas en la calle sin alternativa habitacional.

Jorge Calderón

Historiador y Profesor de Secundaria, Zaragoza

Martes 28 de julio | 16:36

Este martes 28 de julio, una veintena de personas sin hogar han sido desahuciadas del hotel San Valero, que ocupaban como refugio desde hace tres meses, quedando en la calle sin alternativa habitacional en plena ola de calor y en un momento en el que el rebrote de la pandemia en Zaragoza está a niveles del pasado marzo. A pesar de la solidaridad de la plataforma Stop Desahucios y de varias personas concentradas para tratar de evitar el desalojo, el fuerte dispositivo policial ha conseguido abrirse paso.

El hotel turístico, situado en calle Manifestación, se abrió para la Expo 2008 y cerró en 2011. Es propiedad de la SAREB (Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria), una sociedad compuesta en un 55% por capital privado y en un 45% por público, conocida popularmente como el “banco malo”. Fue puesto a la venta por 2,2 millones de euros, llevando años sin comprador y en desuso.

De nuevo, incluso en las situaciones más adversas, se impone la codicia empresarial. Como ha señalado Stop Desahucios Zaragoza en un comunicado este lunes: “desde hace varios meses cerca de 20 personas están teniendo un sitio donde poder vivir dignamente gracias al apoyo y solidaridad de vecinos y organizaciones sociales. Sin embargo, en el momento en que la SAREB se enteró del proyecto decidió ponerle fin iniciando los trámites para el desalojo. Anteponiendo nuevamente la búsqueda de beneficio económico al derecho a tener una vivienda”.

Una situación de la que es responsable y cómplice el Ayuntamiento de Zaragoza, liderado por el PP, así como en el Gobierno de Aragón, con PSOE y Podemos al frente. Como apuntaba la plataforma Zaragoza contra los desahucios: “es el Gobierno de Aragón quién está mirando para otro lado negándose a aplicar su propia ley”, y concluye, “no es que no puedan hacer nada, es que no quieren”. Más de veinte personas en la calle cuando apenas han pasado dos semanas del desahucio de Esperanza, que sigue sin una alternativa habitacional.

El desalojo del hotel comenzó a las ocho de la mañana y en pocos minutos la policía había establecido un cordón policial que ha cortado toda la calle, lo que ha impedido el acceso a muchas personas que se han acercado a solidarizarse con las personas sin hogar. Hacia las nueve de la mañana, llegó al hotel un representante de la SAREB, que ha dejado claro a Santiago, la persona sin hogar al frente del refugio, que no había alternativa al desalojo. La única solución ofrecida ha sido el Albergue Municipal, que se encuentra saturado, sin camas ni recursos suficientes, con un brote de coronavirus muy peligroso y precisamente cerrado a nuevos accesos por el Ayuntamiento.

Santiago en ese momento ha amenazado con quemarse a lo bonzo, echándose gasolina por encima. Afortunadamente entre varios asistentes han conseguido evitar que lo hiciese. Sin embargo, minutos después, cuando ya estaba más calmado ha sido brutalmente detenido por varios policías. Situación de tensión en la que varios activistas han tratado de romper el cordón policial recibiendo porrazos por parte de los agentes.

La llegada sobre las diez de la mañana del agente judicial con actitud de absoluta prepotencia y hostilidad no ha mejorado las cosas, obviando el recurso presentado en el juzgado y que podía paralizar el desahucio. Así los cuerpos antidisturbios se han abierto paso por el grupo de personas activistas que bloqueaba el acceso al hotel, han roto la puerta con cizallas y un mazo, y han sacado una a una a las personas sin hogar que se encontraban en el interior del hotel.

Como resultado, veinte personas sin alternativa habitacional, tres detenidas, varias identificadas y algunas contusionadas. Además, un periodista de Arainfo ha sido privado de su cámara y teléfono móvil cuando estaba cubriendo el desahucio, en una aplicación más de la flagrante ley Mordaza. Por la tarde se ha realizado una concentración en solidaridad con las detenidas en la comisaría de Ranillas.

Lo vivido la jornada de este martes en Zaragoza ha sido otro caso vergonzoso de esta “nueva normalidad”, donde sigue dándose más importancia al negocio urbanístico que a garantizar una alternativa habitacional digna. Pisos y espacios en desuso en manos de bancos, hoteles vacíos por la pandemia y la crisis del turismo, pero la gente sigue en la calle o hacinada en albergues y continúan los desahucios. En un contexto en el que, ante los nuevos casos de contagio que se están produciendo en la ciudad, se ha vuelto a habilitar la Sala Multiusos para el aislamiento.

Hay que luchar por expropiar las viviendas vacías en manos de los bancos, para que cientos de miles de personas tengan una vivienda digna.






Temas relacionados

Aragón   /   SAREB   /   Zaragoza   /   Desahucios   /   Derecho a la vivienda   /   Represión policial   /   Vivienda   /   Partido Popular (PP)   /   Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO